Menú

Óscar Fernández: "Soy un enfermo de la información, pero me gusta la libertad en las jugadoras"

Libertad Digital habla en exclusiva con el entrenador del Madrid CFF en el decimocuarto episodio de su serial de entrevistas a entrenadores.

0
Libertad Digital habla en exclusiva con el entrenador del Madrid CFF en el decimocuarto episodio de su serial de entrevistas a entrenadores.
Óscar al frente del Madrid. | Carolina Brito

Tras varios años pasando por todas las categorías del Unión Adarve madrileño (Cadete, Juvenil B, Juvenil A y primer equipo, al que dirigió en Segunda B), Óscar Fernandez se embarcó en la aventura de dirigir al Madrid CFF en la Liga Iberdrola de fútbol femenino.

Tras una racha de buenos resultados conseguidos en el mes de enero, Óscar ha llevado al equipo a la quinta plaza.. En el serial de entrenadores que Libertad Digital está realizando durante esta temporada, el técnico toledano es protagonista tras las entrevistas realizadas a Pacheta, Paco Jémez, Asier Garitano, Irene Ferreras, Míchel González, Julio Velázquez, José Luis Oltra, Martín Lasarte, Miroslav Djukic, Javi Calleja, Miguel Herrera, María Pry y Diego Dabove.

Pregunta: Antes de preguntarle por táctica y metodología, ¿cómo está viviendo la buena racha del equipo en estas últimas semanas?

R: La verdad es que ha sido un buen mes de enero a pesar de la derrota contra el Real Madrid el Día de Reyes. A partir de ahí ha ido todo bastante bien ganando los dos partidos que teníamos aplazados y sumando esas tres victorias ligueras que nos han hecho meternos un poquito en esa zona alta.

P: ¿Se nota mucho desde dentro esa diferencia entre los grandes de la liga y los equipos medios y más modestos?

R: La liga está más igualada este año justo por debajo del Barcelona, sobre todo por la entrada del Real Madrid, los buenos refuerzos del Levante y porque el Atlético de Madrid sigue teniendo buena plantilla. Sí es cierto que el Barcelona es otra cosa. Es un transatlántico lleno de estrellas mundiales y están a otro nivel. Luego en la zona media hay muchos equipos entre los que estamos nosotros donde todo es muy igualado y los partidos se acaban decidiendo por detalles.

P: Ya a nivel metodológico, ¿cómo sería una semana tipo en su equipo para preparar un partido?

R: El día posterior al partido lo que hacemos es analizar el rendimiento propio del equipo. Ahí analizamos todo lo que hemos trabajado durante la semana y cómo se ha trasladado eso al partido que hemos jugado. Creo que tenemos una identidad muy clara y por eso intentamos cada día dar matices a ese estilo definido. Luego por supuesto hay que ver si el plan de partido que elegimos se ha cumplido. Ya el martes empezamos a preparar el siguiente choque. Recibo todo el análisis del rival por parte de mi analista Jorge, el tema de las ocasiones con Santi y las jugadas a balón parado con José Carlos y a partir de ahí elegimos qué plan debemos seguir. Se crea el plan inicial, generamos una estrategia operativa sobre lo que vamos a trabajar a diario con contenidos tácticos y vamos generando matices para terminar de cerrar ese plan. Solemos descansar el martes y ya entre el jueves y el viernes cerramos el plan de partido para ese viernes dar los últimos coletazos.

oscarfernandezmadridcff.jpeg

P: ¿Qué debe tener un equipo para tener el sello de Óscar Fernández?

R: Cualquiera que pueda ver al Madrid o que en su día vio al Unión Adarve puede ver que mis equipos son muy reconocibles. Nos gusta presionar alto, recuperar la pelota muy rápido en transición defensiva y lo más cerca del área rival y a partir de ahí fluye todo. Una vez recuperada la pelota y ya en transición ofensiva me gusta que seamos verticales, que la pelota no vaya hacia atrás sino hacia delante y que, si podemos, hagamos contraataques rápidos para aprovechar que el rival está desordenado. Si no conseguimos que sea eficaz esta transición rápida buscamos tener el balón en campo contrario, sostenernos a partir de ahí, someter al rival en su campo y generar fútbol ofensivo por carriles interiores que es por donde yo creo que está el fuerte de nuestros equipos.

P: ¿Tener tanta capacidad de análisis hace que las jugadoras sean más robóticas que rebeldes en comparación con otras épocas?

R: Es algo que otorgamos los entrenadores y hay que diferenciar entre roles naturales que tienen y otros que les damos los técnicos. A mí me gusta esa rebeldía y esas jugadoras anárquicas que buscan generar diferencia de calidad a partir de sus cualidades individuales y eso hay que fomentarlo en los entrenamientos. En mi caso soy un enfermo de la información, pero sí creo en esa libertad que hay que otorgar y formar en los entrenamientos. Es evidente que el plan hay de partido hay que seguirlo en conjunto, pero hay momentos del juego en el que ellas son las protagonistas porque al fin y al cabo son las que deben jugar y las que están en el césped.

P: ¿Es más de fijarse en el rival o prefiere centrarse en su equipo?

R: Es un 50-50. Depende de lo que tengas en el equipo. Si te refieres a si soy más proactivo o reactivo... depende de las fases del encuentro. Cuando hablo de fases me refiero a minutos. En el inicio soy más reactivo esperando a ver qué hace el rival para contrarrestarlo o canalizarlo y a partir del minuto 15 me gusta ser más proactivo e imponernos al rival. Luego si vas ganando puedes ser más reactivo y si vas perdiendo tienes que proponer y ser más proactivo. Depende de la fase de partido en la que estemos.

P: ¿Puede irse cabreado a casa pesa a ganar y viceversa?

R: Sí, yo creo que eso nos pasa a todos. Somos enfermos de la táctica y queremos que nuestros equipos lo hagan bien. Se lo digo a ellas. Esto es un proceso y hay que controlarlo todo, pero el fútbol es como es porque puedes hacer muchas cosas bien y pierdes por detalles y al revés igual. Lo importante es marcar los pasos adecuados para buscar siempre el camino hacia la victoria.

P: ¿Cómo es en la derrota? ¿Logra desconectar o prefiere meter mano en la situación cuanto antes?

R: Tras perder no me gusta hablar mucho de la derrota. Tampoco lo hago con la victoria. Como mucho transmito algún pequeño mensaje, pero no me gusta hablar justo después de perder. Eso sí, a nivel personal perder para mí es como un luto. Cuando pierdo hago todo para evitar perder otra vez. A partir de ahí aparece ese proceso de pensar por qué he perdido y cómo puedo revertir la situación.

P: Sobre táctica general, más allá de su equipo en concreto, estamos viendo a lo largo de los años una evolución del 4-4-2 a un 4-3-3, luego regresar a ese 4-4-2 tan habitual o incluso la aparición del 3-5-2 o 5-3-2 que estamos viendo ahora en muchos equipos. ¿Qué le parece este nuevo sistema que muchos equipos están implementando?

R: Es un sistema que te permite tener una muy buena ocupación en los momentos previos a las transiciones. En el momento previo a la recuperación de balón tienes dos puntas por lo que vas a poder hacer daño en contragolpe si logras robar. En el momento de la pérdida si tienes tres centrales y el rival dos puntas o solo uno vas a tener muy buen ocupación de espacios para poder parar esa transición. Todo viene de esto, según pienso yo. Muchos entrenadores italianos lo han hecho desde hace unos siete años, sobre todo Antonio Conte, y a partir de ahí se está utilizando mucho más en España. Incluso viene derivado de Pep Guardiola y la famosa salida lavolpiana con un centrocampista metido entre centrales para tener un jugador más ahí y tener más presencia en inicio de juego. Eso tiene beneficios. Por el contrario, a mí por ejemplo me gusta jugar mucho por fuera y ocupar carriles exteriores, algo que con este sistema no funciona demasiado porque pierdes un jugador por banda. Además una gran fuente de goles en todas las categorías son los centros laterales y si no tienes ese dos contra uno en banda es más complicado generar esos centros. Es un poco la teoría de la manta. Si tiras hacia arriba, se quedan los pies al aire y si tapas los pies te quedas sin tapar por arriba. Como todo tiene sus pros y sus contras.

P: Una curiosidad táctica. Estamos viendo en las estadísticas que muchos equipos en muchas categorías están sacando la mayor parte de sus saques de esquina al primer palo. El porcentaje es muy alto. ¿A qué cree usted que se debe?

R: El mejor ejemplo son las dos mejores versiones del Atlético de los últimos años, ya sea el de Radomir Antic con Pantic o el de Simeone. Son balones que hacen mucho daño porque si alguien toca en el primer palo luego es más difícil controlar dónde va la pelota. Pasa lo mismo con el saque en corto. Al final cuando juegas un córner en el que no hay un toque más es más fácil de defender por las marcas fijas, pero si movilizas algo la defensa rival, las marcas se mueven y ahí se genera más peligro. Es normal que pase esto porque los entrenadores estudiamos mucho a los rivales y la idea es encontrar la fisura en sistemas muy bien cerrados o definidos.

P: ¿Nota mucho cambio entre el fútbol femenino y el masculino?

R: Siempre lo hablamos entre nosotros y es más un tema condicional. Al final los hombres tienen más fuerza y por lo tanto más potencia y más velocidad. Por lo demás todo es igual a nivel de gestión. Ellas son muy profesionales, se dedican mucho a este mundo y tengo la suerte de tener un vestuario muy bueno y muy sano. A nivel táctico y metodológico el resto de cosas son iguales. Al final esto es fútbol y es lo mismo en chicas que en chicos.

En Deportes

    0
    comentarios