Menú

El mensaje del Atlético: respetar al Valladolid, hablar poco y ganar

El conjunto rojiblanco no quiere una voz más alta que la otra hasta que se logre el objetivo final.

0
El conjunto rojiblanco no quiere una voz más alta que la otra hasta que se logre el objetivo final.
Simeone quiere repetir el título de 1996 y 2014. | Cordon Press

Se acabaron las palabras en el Atlético de Madrid. Ni señales, ni cálculos, ni visiones de victorias o derrotas, se necesitan hechos, es decir, se necesita lo mismo que se consiguió ante Real Sociedad y Osasuna, ganar. El conjunto rojiblanco, ajeno a cualquier cosa que no tenga que ver con el partido final ante el Valladolid, tiene claro el mensaje dentro del vestuario: respetar al Valladolid, hablar poco y ganar. Esas son las dos premisas que no hace falta firmar por escrito porque toda la plantilla sabe que las tiene que cumplir a rajatabla.

El Atlético, y en concreto Simeone, ya ha vivido en muchas ocasiones la tensión previa a un partido que puede dar un título. De hecho, el Cholo tiene en su palmarés como rojiblanco varios títulos que se decidieron en un último partido decisivo. Los mejores ejemplos los tiene precisamente en el campeonato nacional liguero. Como jugador llegó a la última jornada de la temporada 1995/1996, el curso del Doblete, con el título en su mano. Además jugó ante un Albacete que podía descender esa misma jornada, lo mismo que le pasa al Valladolid. El Atlético, con gol de Simeone en el 1-0, ganó 2-0 y fue campeón. Ya en 2014, los rojiblancos necesitaban un empate en el Camp Nou y lo lograron. Dos de dos para el Cholo.

Ahora la situación se repite y el Atlético quiere aprovechar sus experiencias pasadas para no caer en ninguna trampa. El Valladolid, por su parte, tiene que ganar y esperar que el Huesca pierda y el Elche no gane. Con un empate del equipo oscense, por ejemplo, el conjunto de Sergio estaría en Segunda sí o sí. Son factores a tener en cuenta ya que un gol a favor o en contra de Huesca y Elche podría afectar a la moral del club vallisoletano en pleno partido.

En el Atlético, las cuentas son claras y solo les vale ganar. En el conjunto rojiblanco saben que el Villarreal tiene la final de la Europa League 4 días después de su duelo ante el Real Madrid y dan por hecho que la lógica dicta que el cuadro de Emery esté más centrado en eso que en el partido en Valdebebas. Aún así, el Villarreal podría quedarse sin Europa League o Champions si pierde los dos partidos. Pero todo eso da igual, porque el Atlético se pone en el escenario más exigente y ese es que el Real Madrid gane su partido y que ellos tengan que hacer lo mismo en el José Zorrilla.

En el vestuario se habla de final y las finales se ganan o se pierden, no se empatan. Por lo tanto, la actitud colchonera será la de ir a ganar el partido en todo momento. Frente a Osasuna tuvieron más de 10 llegadas en toda la primera parte ante un equipo que se cerró bien atrás, pero faltó gol. En Pucela esperan un Valladolid ordenado aunque los vallisoletanos, reyes del empate con 16 ‘x’ en la quiniela de la temporada, no pueden empatar si quieren seguir vivos en Primera. Así que la orden es clara, ataque total sin descuidar la defensa para evitar otro caso Budimir.

Por último, el Atlético se aislará de todos los posibles y lógicos intentos de presión rivales. El club rojiblanco sabe que es época de hablar de ligas perdidas en el último partido, arbitrajes, conspiraciones y primas. Sin embargo, Simeone ha marcado el camino de hablar poco y ganar. Esa es la mejor estrategia de un Atlético que descansará hoy martes tras la sesión de recuperación de ayer lunes. El miércoles, vuelta a los entrenamientos para, entre otras cosas, ver si Lemar está disponible. El que no lo estará será Savic, sancionado.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot