Menú

Los grandes dorsales del deporte: jugadores y clubes, a vueltas con los números

Los sucesores a los dorsales más ilustres son el nuevo quebradero de cabeza para los clubes en este mercado de fichajes.

Los grandes dorsales del deporte: jugadores y clubes, a vueltas con los números
Zidane con el '5' en la camiseta del Real Madrid | Archivo

Si hay algo importante para el jugador, además del equipo, cuerpo técnico y compañeros, es el dorsal que lleva en la camiseta. Son muchos los grandes nombres de la historia del fútbol que se relacionan con históricos dorsales, es el caso del ‘9’ de Van Basten, el ‘10’ de Pelé o Maradona o el ‘14’ de Cruyff. En baloncesto, la cosa está igual. El ‘23’ de Jordan o el ‘24’ de Kobe Bryant son tan importantes que se retiraron de las posibilidades numéricas. Y es que hay veces que el equipo tiene a algunos dorsales reservados para las figuras del deporte rey. Aun así, los jugadores también quieren su protagonismo y aspiran a estampar su número favorito en la espalda de su camiseta. En este mercado, la historia parece aún más complicada.

Equipos como el FC Barcelona, el Real Madrid y ahora el Manchester United tienen problemas para encontrar dignos herederos de ciertos números. Para los culés, el ‘10’ de Messi es símbolo de la década dorada del argentino en el Camp Nou y las noches de espectáculo del rosarino. Ahora, con el delantero en las filas del PSG, el dorsal está libre y parece que nadie se decide a llevarlo. Messi se decidió a vestir el ‘30’ de sus inicios en el Barça, pero el club blaugrana tiene huérfano el dorsal. Memphis Depay parecía destinado a llevarlo, sin embargo, el francés ha cogido el ‘9’ que vestía Braithwaite después de que el danés se decidiese a vestir el ‘19’.

En el Madrid, la cosa está pareja. Hasta hace poco, el debate de quién podría vestir el ‘4’ de Ramos estaba en la calle. Nadie supo qué hacer con el número que vistieron Miguel Muñoz, Pirri, Juanito o Fernando Hierro anteriormente. El club de Chamartín lo tomó con naturalidad y el sucesor de Ramos, al menos en lo numérico, es Alaba, el último fichaje de la zaga. Sin embargo, parece que la sección de incorporaciones no se ha cerrado para el Madrid. Con la más que posible llegada de Mbappé, el francés tiene que escoger entre los dorsales que quedan libres, es decir, el ‘5’ de Zidane, el ‘23’ de Beckham en el Madrid y el ‘19’ más enfocado a otro perfil de futbolistas. Habrá que ver si Mbappé se decide a negociar con sus compañeros su nuevo número si finalmente llega a la capital de España.

Y el último que ha llegado a Manchester es Cristiano. La vuelta del hijo pródigo. Tras 12 temporadas, vuelve a Old Trafford donde dio comienzo a su historia de oro. Esa historia se escribió con el ‘7’ bordado en la espalda del de Madeira. Sir Alex Ferguson apostó por él y fue digno heredero de los Cantona, Beckham o George Best. Ahora, el dueño de esa zamarra es Edison Cavani. El delantero uruguayo desembarcó en el Teatro de los Sueños hace menos de un año y se decidió a vestir el ilustre dorsal. Con Cristiano en la caseta habrá que ver si continúa portando el mismo número o si se lo cede a su anterior dueño.

Así pues, los números se han convertido en el problema de los clubes y no sólo en lo presupuestario. Los dorsales de los clubes más grandes también influyen en la capacidad de ver al futbolista y, por tanto, en las posibles campañas publicitarias y marketing que pueda hacerse con él. Es el problema de los últimos románticos del fútbol: mantener la esencia de los dorsales más recordados.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios