Menú

Una abogada de extrema izquierda lidera el sindicato que usa a las jugadoras para politizar el fútbol femenino

Amanda Gutiérrez, presidenta de Futpro, fundó el sindicato hace menos de dos años y tras una breve y no muy destacada carrera laboral.

Amanda Gutiérrez, presidenta de Futpro, fundó el sindicato hace menos de dos años y tras una breve y no muy destacada carrera laboral.
La presidenta de Futpro, Amanda Gutiérrez, durante su rueda de prensa con Yolanda Díaz. | Cordon Press

El sindicato Futpro se ha convertido en uno de los actores destacados del fútbol femenino español a una velocidad sorprendente: creado hace menos de dos años, es el mayoritario dentro de las competiciones de mujeres, ganó las elecciones sindicales días después de ser presentado y se ha convertido en el interlocutor no sólo con la Federación y la Liga sino que, a cuenta del escándalo prefabricado de Rubiales, ha llegado a reunirse con la vicepresidenta y ministra de Trabajo en funciones, Yolanda Díaz.

Su presidenta Amanda Gutiérrez, que este lunes compartía estrado y campaña política con la líder de Sumar, ha conseguido lo que sin duda es un éxito notable en cuanto a la trayectoria del sindicato y en cuanto a su propia proyección pública. Pero lo ha hecho, eso sí, a costa de dejar entrar en el deporte todo el caudal de reivindicaciones del feminismo más ramplón.

¿Quién es Amanda Gutiérrez?

Y es que hace sólo un par de años Amanda Gutiérrez, nacida en 1991, era sólo una abogada laboralista no muy conocida que trabajaba en su propia firma. En su biografía en la página de Futpro se define como una apasionada de los deportes, de los que ha practicado varios y "en todos ellos he sufrido discriminación por ser mujer", aunque no especifica en qué ha consistido esas discriminaciones que sufría deporte tras deporte.

Para saber algo más de su perfil profesional podemos recurrir a su página de la red social LinkedIn. Allí vemos que Gutiérrez se graduó en Derecho en 2018 tras ocho años de estudios en la Universitat Oberta de Catalunya. Un año después había completado su máster de acceso a la abogacía y después hizo un segundo máster en Derecho Deportivo Internacional por el Sports Law Institute.

Mientras completaba su formación empezó a trabajar, primero ejerciendo de "becario judicial". Después, y siempre según su propio CV en LinkedIn, fue directora de departamento en Martín Teuler, un pequeño despacho en la localidad de Sant Joan Despí, en Barcelona.

Desde 2018 puso en marcha su propia firma jurídica AGD Abogados, especializada en "asesoramiento legal nacional e internacional sobre derecho del deporte a deportistas de élite femeninas" y, ya en septiembre de 2018, emprendió dos nuevas aventuras profesionales: por un lado se convierte en vicepresidenta de la firma DCT Laboralistas y por la otra lanzó Futpro.

Abogados y la lucha de clases

Vamos a detenernos un momento en DCT Laboralistas porque nos ofrece información muy interesante para conocer mejor el perfil ideológico de Amanda Gutiérrez. El despacho, del que recordamos que es vicepresidenta y en cuya creación ha participado, según ella misma asegura en LinkedIn, se presenta a sí mismo como "dedicado a la defensa jurídica de la clase trabajadora en aras a la transformación social a través de los principios cooperativistas y de la economía social".

Aseguran que defienden "los derechos de las personas trabajadoras frente a la patronal en el contexto de la lucha de clases". En un vídeo en YouTube su presidente, Luis Fernández Pallarés, explica que "estamos perdiendo la lucha de clases" y deja perlas como que los derechos laborales "son las normas del juego de la burguesía", aunque acto seguido apostilla que "aunque si fuese por la burguesía directamente no existirían".

El nacimiento de Futpro

En este entorno laboral está inmersa Amanda Gutiérrez en el momento que crea Futpro en septiembre de 2021, según la ya referida biografía profesional en la red social LinkedIn, aunque atendiendo a las informaciones periodísticas del momento se presentó algo más tarde, en el mes de diciembre.

Futpro se crea, tal y como explica su fundadora en una entrevista en El Confidencial, cuando la liga femenina se profesionaliza: "Pensé que, al crearse una nueva liga, habría una nueva patronal. Me pareció un buen momento para hacer el cambio".

Este relato, por cierto, contrasta en cierta medida con el que podemos leer en la página de Futpro, donde dice que "a raíz de representar legalmente a las jugadoras más importantes de España y Europa, y pelear incansablemente por ayudarlas, me ofrecieron la oportunidad de liderar este nuevo proyecto".

Por supuesto ya había otros sindicatos de futbolistas, sobre todo la mayor y más conocida AFE, y todos admiten en sus filas a mujeres, pero Futpro se crea únicamente para las profesionales femeninas. Así lo explica su presidenta en la misma entrevista: "Las jugadoras se cansan de vivir de las sobras. Quieren algo que esté creado solo para ellas y que el 100% del tiempo se dedique a ellas. Es algo que no tienen en muchos organismos o sus propios clubes. Siempre estamos viviendo de migajas, lo que sobra del masculino para nosotras. Y cansa".

El éxito del proyecto es inmediato: se presenta de la mano de Andrea Pereira, en aquel momento jugadora del Barcelona y de la selección, y hoy en día secretaria del sindicato, rápidamente es apoyado por otras profesionales conocidas, ese mismo mes de diciembre se impone en las elecciones sindicales y poco después se enzarza en una complicada negociación con la RFEF que sólo culminó unos días antes del inicio de la liga 2022-23.

Ahora, y en mitad de toda la polémica por Rubiales en la que ha tenido un papel relevante, ya que es el sindicato de Jenni Hermoso y ha asumido públicamente una especie de representación de la jugadora en el conflicto, Amanda Gutiérrez vuelve a la carga e insiste en una reclamación salarial que lleva tiempo dirimiendo con la Liga Femenina en la negociación del convenio colectivo: subir el sueldo mínimo de 16.000 euros que cobran ahora las futbolistas profesionales. Una exigencia que ha encontrado eco en la ministra Yolanda Díaz, tal y como ambas escenificaron en una comparecencia conjunta este lunes.

Buenas subvenciones

Las elecciones sindicales y las negociaciones no son el único campo en el que Futpro ha conseguido éxitos relevantes: en una entrevista en la página especializada Relevo preguntaban a Gutiérrez como era posible que si la AFE, que tiene 13.000 afiliados, había recibido una ayuda de la RFEF de 360.000 euros su sindicato, que en aquel momento contaba con sólo 61 miembros –ahora presume de tener cerca de un millar– hubiese recibido 125.000.

Las explicaciones de la sindicalista eran que "la cantidad mínima es de 100.000€ y la máxima 400.000€" y que la subvención "es en proporción al ámbito en el que tú actúas", un razonamiento no demasiado coherente ya que ella misma admitía que "yo actúo en el ámbito del femenino, en el que hay muchas menos licencias y AFE actúa en ambas disciplinas y hay muchas más licencias". Acto seguido trataba de zanjar la polémica como si se tratase de un ataque injustificado: "No voy a entrar más en eso. Al final siguen siendo ganas de desprestigiar el sindicato de las futbolistas".

Según una noticia recientemente publicada por La Razón eso sería sólo una parte del pastel: sólo en 2022 el sindicato habría recibido más de medio millón de euros en subvenciones, aunque le periódico de Planeta no especifica una cantidad más concreta ni la desglosa en detalle.

Mientras tanto, Futpro presume de financiarse "con el dinero de las cuotas que abonan sus afiliadas". Lo cierto es que un sencillo cálculo a partir de esas cuotas y de las cifras de afiliadas que ellos mismos reconocen nos lleva a unos ingresos en torno a 100.000 euros al año que parecen claramente insuficientes para mantener una estructura como la que aparenta tener.

A partir de ahí, también reconocen que están "en busca activa de patrocinios o colaboraciones con marcas afines al proyecto, y solicitando las ayudas correspondientes al gobierno". Por lo pronto, ya cuentan con un grupo de partners, aunque con la excepción de Axa, su "socio asegurador", ninguno de ellos es una empresa de renombre.

De cualquier modo, no se puede negar que, como decíamos al principio, en muchos aspectos Futpro ha sido un proyecto muy exitoso, sobre todo teniendo en cuenta la escasa experiencia laboral previa de Amanda Gutiérrez y su nulo perfil público hasta el momento. En sólo tres años ha pasado de ser una abogada con un pequeño despacho propio y un canal de YouTube con menos de 900 suscriptores a capitalizar en buena medida los éxitos del fútbol femenino y comparecer públicamente con una vicepresidenta del Gobierno.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro