Menú

La derrota de la selección española en Chipre que acabó con Javier Clemente

Se cumplen 25 años de la derrota en Larnaca (3-2) que le costó el puesto al Rubio de Barakaldo como seleccionador tras seis años en el cargo.

Se cumplen 25 años de la derrota en Larnaca (3-2) que le costó el puesto al Rubio de Barakaldo como seleccionador tras seis años en el cargo.
Javier Clemente, durante su etapa como seleccionador español. | Cordon Press

Tras esos días de ambiente de Guerra Civil vividos en Francia en junio de 1998, a Javier Clemente le recomendaban dimitir. "Déjalo, Javi, es lo mejor". Y él contestaba: "De aquí me tienen que echar, yo no me voy". Todo tras una ridícula participación de España en el Mundial donde íbamos con la mejor intención, con las mejores opciones, con unas esperanzas que hacía mucho tiempo no teníamos. España se la pegó el primer día ante Nigeria, luego empató con Paraguay y una goleada ante Bulgaria (6-1) no sirvió de nada. Fuera de la primera fase. Decepción histórica.

Tras aquello todo el país enfureció deportivamente. El seleccionador nacional era el centro de todas las críticas. Hasta el gobierno se posicionó. Esperanza Aguirre, ministra entonces de Cultura y Deporte, lo decía: "Este seleccionador no puede continuar ni un minuto más". Pero Clemente siguió a pesar de todo. Ángel María Villar le mantuvo en el cargo con toda la prensa en contra, incluidos los más proclives al técnico vasco (Marca, TVE, Cadena Cope) que se habían rendido y habían sido muy críticos con el papel de la selección en el Mundial. En eso que llegó un 5 de septiembre, en Larnaca (Chipre). Lo que parecía un partido de trámite se convirtió en la pistola que disparó el tiro fatal a Clemente.

Aquella tarde de sábado de hace ahora 25 años la selección vivió una tragedia en toda regla. Perdió 3-2 en un partido espantoso y a Clemente no hubo quien le salvara ya. Una vez llegado a Madrid todo eran rumores, casi certezas. El martes 8 de septiembre se confirmó lo inevitable. Javi y la directiva llegaban a un acuerdo que era el mejor para todos. El vasco se fue muy a su estilo. "No os he tenido miedo nunca, que lo sepáis", le dijo a la prensa.

José Antonio Camacho fue su sustituto a pesar de que Lorenzo Serra Ferrer, exentrenador del Mallorca y del Betis y en el cuerpo técnico del Barcelona en aquel momento, era el favorito de Villar. Camacho dirigió luego en la Eurocopa 2000 y el Mundial 2002 al combinado patrio pero su mandato fue más corto que el de Clemente.

Se terminaba aquel mediodía de septiembre una era que marcó un antes y un después en el fútbol español. Nunca una selección fue tan ruda y tan complicada de ganar como aquella de Clemente. Pero nunca antes la prensa había estado tan en contra de un seleccionador. Clemente hizo de su selección un equipo, una fortaleza. No siempre iban los que mejor estaban. Él prefería un armazón complicado de batir. Y lo consiguió.

Su selección perdió cuatro partidos. Los citados en Chipre y en el Mundial 98 ante Nigeria, uno en 1993 en Dinamarca y en el Mundial de Estados Unidos ante Italia en un encuentro inolvidable. Porque merecimos ganar, por la ocasión de Salinas, por la nariz de Luis Enrique.

Estos días Movistar Plus va a estrenar un documental donde se recogen en tres episodios todos los años de Clemente. Seis para ser exactos, desde junio de 1992 hasta septiembre de 1998. Seis años de guerra con la prensa, de estar conmigo o contra mí. De revolución, de olvido de los jugadores de toque sustituidos por chicos menos dotados técnicamente pero con fortaleza física. Famoso es el día que fueron a Irlanda a jugarse media clasificación para EEUU’94. Esa tarde a España sólo le valía ganar. Clemente salió con seis defensas (Ferrer, Nadal, Camarasa, Voro, Giner y Hierro) y dijo "aquí no puedo venir con jugadores blanditos porque no salimos vivos". Y España ganó 1-3. Fue una España que jugaba feo pero que era eficaz.

Fue una España que, paradójicamente el día que más ofensivo jugó fue aquel de Chipre en el que se acabó su tiempo. Esa tarde con Luis Enrique, Etxeberría, Alfonso, Raúl y Morientes en la alineación. Cosas que tenía ese fútbol. La España de Clemente que hace 25 años murió pero que tenía dos años más de vida según su contrato. Quién sabe qué hubiera pasado.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro