Menú

La Federación acusa a Albert Soler de encubrir el pago de 3 millones de euros del Barcelona a Negreira

Según la RFEF, cuando Soler abandonó el Barça en dirección al CSD "conocía todos los pagos satisfechos desde el F.C. Barcelona a Negreira".

Según la RFEF, cuando Soler abandonó el Barça en dirección al CSD "conocía todos los pagos satisfechos desde el F.C. Barcelona a Negreira".
Albert Soler, en rueda de prensa junto a Robert Fernández. | EFE

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) que preside de forma interina Pedro Rocha acusa al expresidente del Consejo Superior de Deportes (CSD) y exdirectivo del F.C. Barcelona, Albert Soler, de encubrir el pago de 3 millones de euros de la entidad blaugrana al ex vicepresidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA), José María Enríquez Negreira.

La RFEF ha recurrido ante la Audiencia Provincial de Barcelona la decisión del titular del Juzgado de Instrucción nº 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre, de no imputar a Albert Soler por delitos de prevaricación y omisión del deber de perseguir delitos. Soler ya está siendo investigado en la causa por un delito continuado de corrupción deportiva y otro de administración desleal.

Según el escrito de 13 páginas, al que ha tenido acceso Libertad Digital, "la denuncia del Ministerio Fiscal destaca que Soler gozaba de la máxima confianza del expresidente Josep María Bartomeu, tenía conferidas facultades de organización y control del Barcelona y conocía perfectamente los importes que se facturaron desde enero de 2011 hasta junio de 2018 por las entidades Nilsad SCP y Dasnil 95 SL. Ambas sociedades estaban controladas por José María Enríquez Negreira y su hijo Javier Enríquez Romero".

"La mentada denuncia también vincula a Soler con los pagos efectuados desde el Barcelona a la mercantil Soccercam SL, sociedad exclusivamente de Javier Enrique Romero. A través de esta sociedad, el señor Enríquez Romero habría facturado elevadísimas cantidades a Tresep 2014 SL, empresa del fallecido Josep María Contreras y esta a su vez, habría dirigido las facturas convenientemente infladas al Barcelona para su abono. Como destaca el Ministerio Fiscal en su propia denuncia, todo este entramado era perfectamente conocido por Soler", añade la RFEF.

"Tan es así que en su declaración ante la Policía de 21 de septiembre de 2022, y que tuvo lugar cuando todavía director general de Deportes, Soler reconoció haber tenido relación con Enríquez Romero y conocimiento de la existencia de los pagos realizados. Independientemente de que el investigado declarase expresamente ante la Policía haber tenido relación con Enríquez Negreira, lo que está claro es que, en cualquier caso, cuando abandonó su puesto en el Barcelona en dirección al Consejo Superior de Deportes, Soler conocía todos los pagos satisfechos desde el F.C. Barcelona a José María Enríquez Negreira y Javier Enríquez Romero y estaba al corriente de toda la operativa presuntamente fraudulenta", apunta el escrito.

Según la Federación, "las pesquisas llevadas a cabo por la Unidad Adscrita de la Fiscalía de la Brigada Provincial de Policía Judicial obrantes a las actuaciones han puesto de manifiesto que entre los meses de junio de 2014 y marzo de 2021, periodo en el Soler ocupó diferentes cargos de responsabilidad en el F.C. Barcelona, se produjeron numerosos pagos desde el Barcelona en dirección a empresas cuyos últimos beneficiarios habrían sido José María Enríquez Negreira y Javier Enríquez Romero".

"Así durante el tiempo en el que Soler ostentó algún cargo directivo en el club, se realizaron los siguientes pagos: A Nilsad SCP un 1.078.047 euros, a Dasnil 95 SL 1.685.142 euros, a Tresep 2014 SL 450.120 euros, de los que 287.334 euros habrían ido a parar a Soccercam SL. Ello supone que un total de 3.050.524 euros habrían salido del F.C. Barcelona en dirección a las cuentas de la familia Negreira durante el tiempo en el que Albert soler ejerció como directivo del F.C. Barcelona", destaca el recurso.

El "silencio de Soler"

La Federación recuerda que "Albert Soler abandonó el F.C. Barcelona en marzo de 2021 e inmediatamente pasó a ostentar un alto cargo en el Consejo Superior de Deportes siendo conocedor de la existencia de estos pagos a las empresas de Enríquez Negreira y Enríquez Romero. Pese a ello, Soler no promovió ni la incoación de ningún expediente disciplinario para sancionar administrativamente las infracciones cometidas cuando aún no habían prescrito, ni la persecución de los delitos presuntamente cometidos, quebrando así toda expectativa de que los hechos pudieran ser sancionados plenamente conforme disponía el ordenamiento jurídico vigente entonces y pretendiendo, entendemos, que tanto las infracciones administrativas como los delitos cometidos quedasen impunes".

"Esta parte considera que los mencionados delitos de prevaricación y omisión del deber de perseguir delitos pueden ser catalogados sin ningún género de dudas como cometidos por Soler para procurar la impunidad de los pagos efectuados a la familia Negreira. En efecto, si Soler hubiera denunciado dichos delitos tan pronto como tomó posesión como director general de Deportes, como era su obligación, estos podrían haber obtenido una adecuada respuesta tanto desde el ámbito administrativo como el penal", sostiene la RFEF.

"En su lugar, Soler guardó silencio, tratando así de ocultar la supuesta trama orquestada para sacar fondos del F.C. Barcelona en dirección a los investigados José María Enríquez Negreira y Javier Enríquez Romero. Evidentemente, el único fin que podría perseguir dicho silencio era tratar de ocultar la existencia de estos pagos y que los supuestos responsables tuvieran una oportunidad de escapar de la acción de la justicia", concluye.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios