Menú

El Manchester United reina en la locura ante el Liverpool y se mete en semifinales de la FA Cup

Un gol de Amad Diallo en el 121’ decide una eliminatoria de cuartos de final simplemente espectacular con siete goles y varios giros de guión.

Un gol de Amad Diallo en el 121’ decide una eliminatoria de cuartos de final simplemente espectacular con siete goles y varios giros de guión.
EFE

El Manchester United ha enterrado el póker de títulos con el que el Liverpool quería despedir a Jürgen Klopp y una prórroga convertida en montaña rusa, en la que los diablos rojos levantaron un 2-3, desembocó en el pase de los de Erik Ten Hag a semifinales de la Copa de Inglaterra (FA Cup), provocando la primera gran decepción del Liverpool esta campaña.

Uno de los grandes partidos del año, quizás el más emocionante de la temporada, lo finiquitó el desterrado Amad Diallo en el minuto 120, cuando ya olía a penaltis en Old Trafford. El marfileño culminó una contra junto a Alejandro Garnacho y dejó de piedra a Jürgen Klopp, que fue ganando en el minuto 87 y en el 110 de la prórroga y acabó derrotado y sin posibilidad de levantar los cuatro títulos este curso. Será por tanto el United el que vaya a Wembley y no se puede decir que de forma inmerecida.

Los de Ten Hag se adelantaron a los diez minutos cuando Scott McTominay empujó un rechace de André Onana a disparo de Garnacho y aguantaron el tipo durante prácticamente toda la primera mitad.

Pero este United es capaz de tocar todos los extremos y en apenas tres minutos, justo antes del descanso, se inmoló. La defensa del United flotó a Quansah, le dejó entrar en el área y su pase horizontal encontró a Darwin, que descargó de primeras para que Mac Allister batiera al meta camerunés.

Instantes después del 1-1, Aaron Wan-Bissaka y Bruno Fernandes se atascaron en la banda, permitieron que Joe Gomez robara la pelota y su centro encontró a Luis Díaz en el segundo palo. Aguantó la pelota, se la dio a Núñez y su disparo lo tapó Onana. El rebote lo embolsó Mo Salah y lo clavó con la diestra.

Otra decepción del United que deparó una segunda parte llena de ocasiones para los dos equipos. Pudo sentenciar el Liverpool por medio de Salah y Núñez, igual que pudo empatar el United mucho antes, pero no fue hasta la salida de Antony cuando encontró el camino. El brasileño, un año después de su último gol en este estadio, se dio la vuelta dentro del área y su disparo con la diestra entró junto al palo de Kelleher.

Era el minuto 93 y al United aún le quedaba una última palabra. Christian Eriksen elevó la bola por encima de toda la defensa y dejó solo a Rashford, que con todo a favor no encontró la portería.

El fútbol, que no perdona estas acciones, castigó al United ya en la prórroga, cuando un tiro de Harvey Elliott desde fuera del área tocó en la bota de Eriksen y envenenó la pelota lejos de Onana.

Era el minuto 112 y el Liverpool parecía vencedor. Hasta que Darwin regaló una pelota en el carril central a McTominay, el escocés se encontró con la defensa rival desordenada y pudo combinar con Rashford dentro del área. Esta vez el 10 no falló. Se redimió y apuntó a los penaltis, un desenlace justo para este partido.

Pero aún quedaba un último giro de guion. Con el tiempo a punto de cumplirse y córner a favor del Liverpool, Amad Diallo, un chico que esta semana era noticia por borrar de su perfil todo aquello relacionado con el United, robó la pelota en su propia frontal y salió a la carrera junto a Garnacho. El argentino le dio el balón la frontal contraria y empezó a pedirle que le devolviera la pared. El marfileño tuvo otra idea, salió hacia su zurda y sacó un latigazo cruzado que se metió junto al palo izquierdo de Kelleher.

El delantero se quitó la camiseta, se fue a la esquina con su público y el árbitro le echó por doble amarilla. Le daba igual. Se fue por el túnel de vestuarios arropado como un héroe. Había ganado el partido, evitado el póker de títulos del eterno rival y metido al United en la posibilidad de ganar un trofeo esta temporada.

Temas

En Deportes

    0
    comentarios