Menú

Herreros anota un triple histórico que convierte al Real Madrid en el nuevo campeón de Liga ACB

La temporada 2004/05 ha echado el telón en Vitoria a lo grande. El Real Madrid ha conquistado la Liga ACB en el quinto y definitivo partido ante el Tau Vitoria gracias al primera canasta de Alberto Herreros, un triple a falta de 5 segundos (69-70). La final más igualada de los últimos tiempos no ha podido tener un colofón más espectacular. El conjunto blanco consigue el trofeo liguero después de cinco años y culmina una gran campaña. El norteamericano Louis Bullock ha sido nombrado MVP de la final pero el héroe del partido ha sido el alero madrileño. El Tau se marcha de vacaciones con la sabor amargo de haber perdido en el mismo año las finales de la Euroliga y de la ACB.

0
La temporada 2004/05 ha echado el telón en Vitoria a lo grande. El Real Madrid ha conquistado la Liga ACB en el quinto y definitivo partido ante el Tau Vitoria gracias al primera canasta de Alberto Herreros, un triple a falta de 5 segundos (69-70). La final más igualada de los últimos tiempos no ha podido tener un colofón más espectacular. El conjunto blanco consigue el trofeo liguero después de cinco años y culmina una gran campaña. El norteamericano Louis Bullock ha sido nombrado MVP de la final pero el héroe del partido ha sido el alero madrileño. El Tau se marcha de vacaciones con la sabor amargo de haber perdido en el mismo año las finales de la Euroliga y de la ACB.

(Libertad Digital) El Real Madrid comenzó muy entonado la gran final y tras una falta técnica a Luis Scola por protestar a los árbitros, logró una buena renta (4-12), después de una canasta de Axel Hervelle. El Tau, muy desacertado de salida en el tiro exterior, encajó un nuevo triple de Louis Bullock y, a partir de aquí, el equipo de Maljkovic se asentó en la pista y fue anontando poco a poco sin excesivos fallos (8-19, m. 9). El primer cuarto, claramente dominado por el combinado madrileño, concluyó con un marcador preocupante para los locales (15-23).

El Tau reaccionó aprovechando que Louis Bullock estaba en el banquillo al tener tres faltas personales. Un triple de Arvydas Macijauskas y un balón robado por el propio escolta lituano recortó la diferencia madridista hasta dejarla en un solo punto (28-29, m. 15). Volvió a la cancha Louis Bullock e hizo un triple, al que respondió Luis Scola con una canasta doble, y un certero Arvydas Macikjauskas adelantó al Tau Cerámica por primera vez en todo el encuentro (33-32, m. 16). Al descanso se llegó con un 39-41 a favor del Real Madrid gracias a un triple de Justin Hamilton y una canasta de Mickael Gelabale.

El tercer cuarto comenzó muy mal para un desquiciado Tau, que encajó un parcial de 0-7 (39-48), en una exhibición de potencia y tiro del estadounidense Justin Hamilton. Hasta que Pablo Prigioni metió un triple en el m. 28, los locales sólo habían conseguido anotar tres puntos en los primeros siete minutos y medio del tercer cuarto. Un triple postrero de Travis Hansen estableció el 51-56 en el 'electrónico' al final del tercer cuarto, con las espadas en todo lo alto de cara al tramo final.

Y ahí llegó la pájara del Real Madrid. Travis Hansen calentó la muñeca y una nueva canasta suya puso el 53-56 en el marcador, a lo que siguieron dos triples espectaculares del alero mormón del Tau Cerámica (59-56, m. 33). Otro triple del báltico Arvydas Macijauskas subió la diferencia baskonista hasta los seis puntos (62-56), a falta de 4:59 para el final del lance y el Madrid no había anotado ni un sólo punto en esos cinco minutos. Dusko Ivanovic puso cuatro 'bajitos' en cancha para jugar el último minuto y medio del encuentro, y la estrategia le dio buen resultado en principio, ya que Arvydas Macijauskas anotó dos tiros libres y aumentó la ventaja hasta los siete puntos (68-61).

Pero las piernas les comenzaron a temblar y el Real Madrid comenzó a resurgir de sus cenizas en un encuentro que parecía visto para sentencia. Primero, recortó la desventaja (69-67) con un tiro libre de Sonko a falta de trece segundos para el final, luego los locales perdieron el balón inexplicablemente desde la línea de fondo. Sacó Sonko de fondo, balón para Hamilton, que amaga la penetración y cede el balón para que Alberto Herreros anote a 5 segundos un triple impresionante, una canasta para la historia y que pasará al recuerdo en el baloncesto español. Un final épico, de esos que se ven una vez cada muchísimos años y que devuelve al Real Madrid a lo más alto.

En Deportes

    0
    comentarios