Menú

Liga

Cristiano pide perdón a la afición por su falta de acierto

El jugador del Real Madrid intentó batir sin acierto al portero del Málaga hasta en ocho ocasiones antes de marcar de penalti.

0
El jugador del Real Madrid intentó batir sin acierto al portero del Málaga hasta en ocho ocasiones antes de marcar de penalti.
Cristiano celebra su gol pidiendo perdón a la grada. | EFE

"Hoy no me aplaudáis, hoy no", decía Cristiano a la grada mientras con sus manos hacía el gesto de pedir perdón. Una celebración de gol atípica, pero lo cierto es que hacía bastantes minutos que se apreciaba que el siete del Real Madrid no estaba contento con su actuación. Le faltó puntería al portugués, pero no debió asumir toda la culpa puesto que el gran mérito de que no le entrase nada fue más bien de un espectacular Willy Caballero. El portero del Málaga se exhibió como nunca en uno de los campos donde más repercusión puede alcanzar una buena noche de aciertos.

"No estaba contento, porque quería marcar y tuvo muchas oportunidades. Tuvo sangre fría para lanzar el penalti", dijo Carlo Ancelotti al término del partido frente al Málaga. Al entrenador del Real Madrid tampoco se le escapaba el estado de ánimo de Cristiano.

Su gesto hacia la afición tras marcar hizo evidente lo exigente que es consigo mismo. Quiso ganarse los aplausos por su propio esfuerzo. Hasta ocho veces intentó batir a Caballero con tres lanzamientos desde fuera del área, un tiro a balón parado, dos chuts a bocajarro y con otros dos potentes disparos en el área... pero sólo desde los once metros y en el descuento fue capaz de atravesar el muro del cancerbero argentino.

Cristiano no se abrazó con sus compañeros ni tampoco se quitó la camiseta en un gesto de rabia como sucedió ante el Levante. Sólo pidió perdón. La afición del Bernabéu, en cambio, se puso en pie. No hubo pitos, no hubo críticas, solo aplausos a un jugador al que le hervía la sangre ante tanto fallo de cara al gol. Estaba ansioso por marcar, era evidente, pero no por ello se convirtió en un jugador egoísta. De hecho, ante la sorpresa de muchos, Di María probó suerte con el lanzamiento de una falta que en otro tiempo hubiera acaparado Cristiano.

Igual que la afición, sus compañeros supieron quedarse con la parte positiva de su juego. "Nunca debería pedir perdón", dijo Carvajal antes de meterse en los vestuarios. "Hoy ha tenido algunas ocasiones y no las ha metido. El próximo día las meterá. No es preocupante. Lo preocupante es que no tuviera ocasiones", resaltó el canterano blanco.

0
comentarios