Menú

Liga

El Real Madrid presume de pegada y le mete ocho goles al Depor

Exhibición de juego de los blancos con tres goles de Cristiano, dos de Bale, dos de Chicharito y uno de James. Benzema hizo mejor al resto.

26
Exhibición de juego de los blancos con tres goles de Cristiano, dos de Bale, dos de Chicharito y uno de James. Benzema hizo mejor al resto.
Cristiano celebra su triplete. | Cordon Press

El estadio de Riazor es recordado en el madridismo por el taconazo de Guti y, desde este sábado, también por "el día de los golazos". No existe un encuentro en el que el Real Madrid haya marcado tantos y de tan bella factura. Los aficionados del Deportivo de la Coruña se habrán marchado disgustados y enfadados con su equipo, pero, con el tiempo, podrán decir que ellos estuvieron ese 20 de septiembre. El primer día en el que se picaron por primera vez Ronaldo, Bale y James a ver quien anotaba el tanto más espectacular. E incluso se atrevió a asomar la cabeza Chicharito con un chicharrazo.

Después de un inicio titubeante de juego y resultados por parte del equipo de Carlo Ancelotti, el Real Madrid ha comenzado a despertarse. Está estirándose tan sólo, pero ya comienza a dar miedo. Meter 13 goles en dos partidos está a la altura de muy pocos equipos, quizá sólo del Madrid. Pegada tiene de sobra. Y sino, ahí está el dato: de los ocho goles, Benzema, el delantero titular, no ha marcado ninguno. Tres Cristiano Ronaldo, su primer hat trick, dos Bale y Chicharito, y uno James Rodríguez. Una goleada que asusta, seguro que hoy no duermen tranquilos los jugadores del Elche.

Lo cierto es que a este Real Madrid no sólo se le piden goles, también juego. Y en Riazor lo hubo. Aunque no marcó, gran parte de la mejoría la tuvo Benzema. El francés si supo leer los espacios que le dejaba la defensa del Deportivo y generó combinaciones y agujeros que supieron aprovechar sus compañeros. El 0-1 llegó por banda. Lo marcó Ronaldo. El luso consiguió transformar un pase defectuoso en uno de los mejores goles de cabeza de su trayectoria -y tiene bastantes-. El delantero fue capaz de mandar el balón por encima del portero, con un cabezazo desde el punto de penalti, teniendo que dar dos pasos atrás y con el defensor encima. Además, el centro de Arbeloa era blando, sin fuerza. Fue el preludio de una lluvia... de goles.

El 0-2 tiene como autor a James Rodríguez, autor de la segunda obra de arte. Con goles así vale los 80 millones que se pagaron por él porque hay pocos jugadores con la capacidad de poner la pelota en la escuadra como lo hizo el colombiano. Ya lleva tres tantos esta temporada. Su efectividad y su rendimiento se exprimen más cerca del área.

James celebra su tanto. | EFE

El tercer tanto refleja la situación de la zaga del Deportivo de la Coruña. Benzema encuentro un océano entre los centrales, Lux sale casi a mitad de su campo, derriba al francés y Ronaldo -en fuera de juego- marca a placer al coger el rechace. Con 0-3, al descanso.

La segunda mitad comenzó con un penalti inexistente de Sergio Ramos que transformó Medunjanin. Fue el momento en el que el fantasma de la remontada de San Sebastían se asomó por La Coruña. Estuvo presente durante 12 minutos en los que vio como el Deportivo desperdiciaba cuatro ocasiones. Pero Carlo Ancelotti hizo que ese fantasma se esfumara cual visita fugaz. Lo consiguió con un cambio que sirve, además, para comprobar que hay más fondo de armario del que se quiere ver. Quitó a Benzema para dar entrada a Illarramendi, un jugador que sigue siendo válido, aprovechable y necesario para el Madrid. Con la entrada de un centrocampista más, el conjunto blanco recuperó el dominio del partido, la pelota y fue una máquina al contraataque.

Bale marcó los dos siguientes goles con un disparo raso y otro picándo por encima del portero. Fueron asistencias de Marcelo e Isco. El andaluz estuvo 20 minutos en el campo, suficientes para convencer a todos de que quizá merezca algo más de protagonismo.

Benzema, Bale, Ronaldo, Kroos y Modric han jugado de inicio todos los partidos menos ante la Real Sociedad por la lesión de Cristiano. Tener una oportunidad es complicado y han de aprovechar las pocas oportunidades que tienen. Y sino, que se lo digan a Chicharito Hernández. Salió al campo con 1-5 en el marcador, con todo el pescado vendido, pero se fue a las duchas con la sensación de que se lo ha puesto algo más complicado a Ancelotti. En 15 minutos, marcó dos goles. El primero del mexicano con una soberbia volea con la zurda a 20 metros de la portería. Él es diestro y supuestamente un rematador de área. Se quitó una etiqueta que, con este tanto, se muestra como gran futbolista ante aquellos aficionados madridistas que no le conocían.

El Real Madrid va a ritmo de diésel, pero ha pegado un gran acelerón. Nunca en la historia, los blancos habían metido ocho goles en Liga fuera de casa. De momento, ha ganado a Basilea y a dos equipos ascendidos, pero, al menos, ha conseguido que se le vuelva a tomar en serio.

Lo más popular

0
comentarios

Servicios