Menú

Liga

Fracaso y éxito: psicología deportiva de Iker Casillas a Marc Márquez

Hablamos con Irene Villa y Patricia Ramírez sobre la importancia de la psicología en el mundo del deporte, y de casos como el de Casillas y Márquez.

Hablamos con Irene Villa y Patricia Ramírez sobre la importancia de la psicología en el mundo del deporte, y de casos como el de Casillas y Márquez.
Marc Márquez e Iker Casillas. | Libertad Digital

A sus 55 años, Thomas Rongen sube hasta la cima del Monte Alava con un entusiasmo contagioso. Más de dos horas de duro recorrido que reciben la recompensa de unas vistas privilegiadas del puerto y la ciudad. "Es increíble todo lo que pueden aportar las personas si les dedicas atención". Así habla este carismático entrenador de fútbol cuando se refiere al llamado peor equipo de la historia. Una denominación para la selección de Samoa Americana, protagonista de un documental por sufrir la mayor derrota en un partido de fútbol internacional. Aquella histórica paliza ante Australia (31-0) fue el preludio de un cambio, de una gesta que se comenzó a fraguar con la llegada de Rongen a las islas samoanas. Con el holandés como técnico, este combinado de jugadores no profesionales consiguió su primera victoria oficial como miembro de la FIFA. Lo hizo tras imponerse a Tonga por 2-1 en un partido valedero para la clasificación a la Copa de Naciones de Oceanía. Rongen es una leyenda, un héroe por estas tierras, y hay que volver a otras palabras suyas para entender parte del éxito: "Si jugáis mejor la próxima semana, habrá una bonificación de mil o dos mil dólares. Es así como se motivan actualmente los jugadores. Pero estos chicos juegan porque aman este deporte, y no reciben un céntimo a cambio. Asombroso". Nos preguntamos cuanto de cierto puede haber en dicha reflexión, y buscamos respuesta en la figura de Irene Villa. "Yo creo que a un deportista le motivan los valores del deporte. Luchar hasta el último momento, y no rendirte jamás. Es la mayor motivación que hay, al margen del reporte económico. Creo que debe ser así".

La llamada de Simeone a Irene Villa

Y así fue con el Atlético de Madrid, al menos la temporada pasada. Irene fue convocada por Diego Pablo Simeone para dar una charla a los jugadores rojiblancos, y su mensaje caló hondo en un equipo de primer nivel que asombró a propios y extraños ganando la Liga española, y dejando en la cuneta a los dos gigantes del campeonato, el Barcelona y el Real Madrid.

Todo comenzó con una llamada telefónica. Al otro lado de la línea, el Cholo Simeone. "Me preguntó si me gustaba el fútbol, y la verdad es que no soy muy aficionada. No soy de ningún equipo. Así que me contó un poco la historia del Atlético, y me estuvo comentando la situación actual del equipo, que estaban ganando partidos muy importantes, y que estaban en un momento clave de la Liga", nos cuenta Irene, en la que percibimos todavía su emoción al relatar esa llamada. La periodista, que perdió sus dos piernas en un atentado de ETA, estuvo con la plantilla en un hotel de Bilbao horas antes de que el equipo se enfrentara al Athletic en San Mamés. El Atlético ganó ese partido con un incombustible Simeone, que como suele ser habitual, arengó de forma constante a los suyos desde la banda. "Aluciné con Simeone. Un hombre muy sencillo con el que comparto técnicas de motivación y valores de vida. Como suelo decir, la única derrota es el desaliento, y ese mensaje Simeone es capaz de transmitirlo a diario. Tiene un magnetismo increíble, y por ejemplo, consiguió que viera el final de liga. Lloré en el último partido contra el Barcelona".

A raíz de esta experiencia, y por lo que nos acaba de contar, a Irene Villa se le asocia con el Atlético de Madrid, pero ella tiene claro cuál es su trabajo y nos confiesa que no le importaría atender una llamada de Carlo Ancelotti. "¿Por qué no?, no creo que me llamen… Pero me dedico a eso, y la verdad es que desde que di la charla al Atlético me tienen más en cuenta. Ha sido un antes y un después. Incluso en Argentina me quieren también para conferencias. Estuve en Semana Santa, que fuimos a ver a mis suegros, y acabé en todas las televisiones".

Casillas, ¿en el ocaso de su carrera?

Y en todas las tertulias futboleras de todas las televisiones, se discute desde hace tiempo la figura de Iker Casillas. "Iker se debe apoyar en sus aptitudes, y seguir creyendo en él porque es el mejor portero del mundo. Lo ha demostrado infinidad de veces, y ni caso a la gente. Ni Casillas ni una persona anónima tienen que hacer caso del qué dirán, porque en realidad muchas veces la gente es injusta. Así que ni caso a las críticas. Al menos es lo que yo haría", nos dice Irene.

El portero del Real Madrid encaja en los parámetros de un deportista de élite. Lo ha ganado todo a nivel nacional, internacional e individual. Y ahora, tras una carrera de vértigo que comenzó con tan solo 18 años, Casillas seguramente atisbe que se encuentra en el tramo final de su trayecto como jugador de primer nivel. Irene admite la dificultad que puede suponer esta situación: "Desde luego, si es así, es un momento difícil. Es igual que cuando una persona se jubila. Entonces, se trata de cambiar un poco el objetivo de la vida, de disfrutar cada etapa. Cuando algo se termina, es porque incluso algo mejor empieza".

Una reflexión que comparte Patricia Ramírez, psicóloga deportiva que por ejemplo, trabajó en el Real Betis de Pepe Mel. "La carrera de deportista no se termina ahí, porque todo el cúmulo de experiencias y conocimientos que se lleva, hacen que se le abra nuevas puertas con nuevos objetivos y oportunidades. Yo siempre les digo a los deportistas de alto rendimiento que tienen la suerte de vivir dos vidas profesionales, o tres. Normalmente un deportista, que puede tener una carrera de veinte años o más, con todo lo que aprende, le sirve para abrir esas nuevas puertas. No se hace a un lado, empieza a pensar en abrir otras puertas con nuevas motivaciones". Ya se trate de Casillas o de cualquier otro jugador, si el deportista pasa por un mal momento, Patricia aboga por hacer una intervención individual al margen de la intervención grupal y destaca la labor del psicólogo deportivo en cualquier equipo: "Un psicólogo del deporte tiene que estar en un equipo, ya sea el Real Madrid, o cualquier otro, porque en el deporte de alto rendimiento intervienen variables psicológicas que afectan a dicho rendimiento. Si hablamos de un porcentaje del cerebro que tiene relación con el éxito en el deporte, tendría que haber alguien que trabajara esa parte mental. Igual que hay un preparador físico o un médico, tiene que haber alguien que trabaje las variables psicológicas porque forman parte de la competición". Aunque también advierte: "A través de las variables psicológicas puede haber una mejora en la capacidad física, pero el psicólogo no incide directamente en esa capacidad".

Patricia Ramírez habla de Márquez

En el otro extremo de la balanza se encuentra Marc Márquez. Ejemplo de joven precoz, que bate marcas a velocidad de crucero… con una Honda que ya no tiene secretos para el recién coronado bicampeón del mundo de MotoGP.

Márquez, de tan sólo 21 años, es comparado con las leyendas del motociclismo. ¿Esto supone una presión extra que podría ser contraproducente a largo plazo? Responde Patricia: "La presión se pone desde fuera, y tú tienes que trabajar para que esa presión no te afecte. Tienes que estar centrado en lo que depende de uno mismo, es decir, del rendimiento. Y dejar de pensar en resultados a largo plazo. Aceptar que hay gente que puede tener puestas expectativas en ti, pero que tú no tienes por qué responder a ellas. El pensamiento tiene que estar puesto en el presente, no en el futuro".

El problema, quizás, es que Márquez sí que responde a todas y cada una de las expectativas puestas en él. Es más, las lleva a otro nivel, y puede que un secreto de ese éxito venga dado por esta premisa que nos explica Patricia: "Tiene que haber dos tipos de retos. Uno a largo plazo, que te permita trabajar en el día a día en el reto a corto plazo. Tienes que saber adonde quieres llegar. Y a partir de ahí, cuando tienes eso definido, tienes que volver al inicio y trabajar esos pequeños retos que son los que dan seguridad y te orientan hacia la meta".

Y el como llegar a la meta está condicionado por una virtud, principal, que debe disponer un deportista para optimizar al máximo su potencial. "Clarísimo, la capacidad de disfrute. En el momento que no disfrutas, no hay capacidad de mejora. Se convierte en algo agresivo. El deporte es algo en lo que uno se mete porque tiene talento y porque lo disfruta".

Tanto Patricia Ramírez como Irene Villa nos dieron esta respuesta, y con ella nos quedamos. Seguro que también Thomas Rongen, que consiguió vislumbrar su objetivo cuando empezó a disfrutar de su equipo, aunque fuera considerado el peor de la historia.

Temas

0
comentarios

Servicios

  • YoQuieroUno
  • Radarbot
  • Hipoteca
  • Masajeador