Menú

Liga

Un gran Celta saca los colores a un Barcelona sin ideas ni suerte

Los de Luis Enrique se vieron superados en casa por el conjunto vigués y no supieron remontar el tanto encajado al comienzo del segundo tiempo.

Los de Luis Enrique se vieron superados en casa por el conjunto vigués y no supieron remontar el tanto encajado al comienzo del segundo tiempo.
Larrivey celebra el tanto ante el Barça. | EFE

Recuperar sensaciones, gustarse con el balón, ganar confianza, despejar dudas, y sobre todo, ganar. Si el Fútbol Club Barcelona, tras su derrota en el Bernabéu, esperaba algo del encuentro ante el Celta, seguramente respondía a esos cinco objetivos. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. El equipo del `Toto´ Berizzo se llevó el triunfo por 0-1 del Campo Nou ante un equipo a medio camino del cambio de ciclo, plagado de dudas, fugas y goteras, y al que ni la insultante superioridad técnica sobre el noventa y cinco por ciento de los equipos de la liga le sirvió para tumbar a los celtiñas. Eso sí, justo es reconocer que el Barça tampoco tuvo la suerte de cara, pues se estrelló hasta cuatro veces con la madera (dos Neymar y otras dos Messi), y que si se hubiera llevado los tres puntos tampoco habría que soprenderse, pues el meta vigués, Sergio Álvarez, volvió a exhibirse cuando su equipo más lo necesitaba, como hiciera hace algunas semanas en el Vicente Calderón, cuando los gallegos arrancaron un empate a dos ante el Atlético de Madrid.

Con Suárez titular por primera vez en casa, y Piqué en la grada, quien sabe si castigado por Luis Enrique tras su mal partido en Madrid y su affaire con un teléfono móvil en el banquillo azulgrana durante la Supercopa de Cataluña, el entrenador asturiano iniciaba ante el Celta su enésima mini renovación, dando a Rafinha junto a Rakitic la manija del equipo desde el inicio, y con Mascherano y Mathieu como centales, dejando el costado zurdo para Jordi Alba. Los primeros minutos sirvieron para mostrar que Neymar y Suárez tiene pinta de que se entenderán de maravilla en poco tiempo. El uruguayo aparece por todos lados, ambas bandas incluidas, técnicamente es sensacional, y es listo como pocos, lo que o a su olfato asesino le hace un jugador estelar. Neymar se aprovechó de su movilidad la primera media hora, para crear peligro ante la desaparición en combate de un Leo Messi que apenas tocó el balón en treinta minutos. A todo, esto, el Celta, bien plantado, procuraba avisar a los azulgrana que no había ido timorato a la Ciudad Condal, y lanzaba siempre que podía las rápidas contras en las que Nolito, Orellana y Larrivey buscaban las costillas de la zaga local, en especial de un Dani Alves al que Nolito volvió loco todo el partido y al que parece se le ha acabado el crédito en el Camp Nou. A balón parado también amenazó el cuadro olívico, con un testarazo de Pablo Hernández que atajó bien Bravo.

Despertó Messi a la media hora, y dos arreones suyos en cinco minutos recordaron su mejor versión, terminando uno en el larguero y otro en el comienzo de la exhibición del arquero celtiña. Tras ello, `La Pulga´ volvió a desaparecer hasta el descanso, y de nuevo los visitantes devolvieron un cierto run run a que algo podía ocurrir, pese a que Neymar y Suárez probaron nuevamente la eficacia de Sergio Álvarez.

Tras el paso por vestuarios, y pese a que un errático chut de Neymar murió en el larguero vigués en apenas tres minutos, tras la primera aparición ofensiva de Jordi Alba (quién le ha visto y quién le ve), el Barcelona acusaba que toda la pólvora que le sobra arriba, le falta de lucidez en su centro del campo, otrora su mejor arma. Ni Rafinha ni Rakitic fueron en ningún momento lo que necesita Luis Enrique, al que no le quedaría otra que tirar de Xavi en el ecuador de la segunda parte. El problema para el asturiano es que para entonces, y tras un aviso previo de Pablo Hernández, Larrivey ya había adelantado al Celta, poniendo al Barça al borde del ataque de nervios, como las mujeres de Almodóvar. En el gol, Nolito controló un complicado balón en la frontal, y el andaluz se inventó una obra de arte con su tacón para poner en franquía a `Larrigol´. El resto fue obra del ex del Rayo, que fulminó a Claudio Bravo.

A partir del gol el Barça se aturulló aún más. Cargó demasiado el juego por el centro, zona donde se movían Messi, Suárez y Neymar. Junto a Xavi, Luis Enrique tiró de Pedro, que dio aire al costado derecho, pero el canario ha perdido mucha de la confianza que le sobrara no hace tanto. Cierto es que los culés tuvieron ocasiones, que Suárez probó insistentemente a Sergio Álvarez, y que una falta de Messi acabó en la mismísima cruceta. Pero no menos cierto es que Charles pudo y debió poner el 0-2 tras otra nueva genialidad de Nolito cuyo rechazo fue directo a la cabeza del brasileño, mandando éste el balón por encima del larguero con Bravo aún en el suelo.

El Barça, no hace tanto adalid del juego del centro del campo, ha perdido buena parte de su identidad. Le sobran argumentos ofensivos, pero no de generación de juego. He ahí el problema de Luis Enrique ahora mismo. Ése, y que un transatlántico llamado Real Madrid ha puesto la velocidad de crucero, lo que no beneficia en absoluto, ya se sabe, a que los azulgranas se quiten sus dudas de encima. Los blancos, que llegaron a estar seis puntos por detrás de su eterno rival, ya andan por delante, y este sábado dormirán como líderes provisionales, a expensas de lo que haga mañana el Sevilla. Se avecinan curvas en Barcelona.

Ficha técnica:

0 - Barcelona: Bravo; Alves, Mascherano, Mathieu, Jordi Alba, Sergio Busquets (Xavi, min.65), Rakitic, Rafinha (Pedro, min.65) Messi, Luis Suárez y Neymar.

1 - Celta: Sergio; Hugo Mallo, Cabral, Sergi Gómez, Jonny, Rodoja, Pablo Hernández (Boja Fernández, min.69), Krohn-Dehli, Orellana, Larrivey (Charles, min.76) y Nolito (Madinda, min.88).

Goles: 0-1: Larrivey, min.55.

Árbitro: Vicandi Garrido (Comité vasco). Mostró tarjeta amarilla a Pablo Hernández (min.13), Sergi Gómez (min.73) y Pedro (min.92).

Incidencias: Partido de la décima jornada de la Liga BBVA disputado en el Camp Nou ante 71.468 espectadores. Antes del encuentro, se guardó un minuto de silencio en memoria de Gustau Biosca, defensa del mítico Barcelona de las 'Cinco Copas' fallecido la pasada madrugada a los 86 años.

Temas

0
comentarios

Servicios

  • YoQuieroUno
  • Radarbot
  • Hipoteca
  • Masajeador