Menú

Liga

El Real Madrid gana al Sevilla con un hat-trick de Cristiano y demuestra que quiere la Liga (2-3)

Tres goles del portugués alivian a un Madrid que sólo fue mejor contra diez jugadores. Descomunal esfuerzo del Sevilla, que nunca se rindió.

0
Tres goles del portugués alivian a un Madrid que sólo fue mejor contra diez jugadores. Descomunal esfuerzo del Sevilla, que nunca se rindió.
Cristiano Ronaldo celebra uno de sus tres goles al Sevilla. | EFE

Con razón llevaba el Sevilla quince meses sin perder en el Sánchez Pizjuán. Normal que no hubieran caído ante nadie en toda la temporada. El Real Madrid tuvo que sudar lo que no está escrito para llevarse tres puntos de oro en su lucha por la Liga. Una victoria de mucho mérito y cuyo factor diferencial estuvo en Cristiano Ronaldo, el delantero del futuro del Madrid. El portugués anotó los tres goles de su equipo porque, por mucho que haya perdido velocidad, aceleración, regate, disparo lejano y juego combinativo, sigue siendo el mejor dentro del área. Su olfato y puntería están intactos y, gracias a ello, le sirve para callar muchas bocas.

Lo cierto es que el Real Madrid sólo fue mejor que el Sevilla contra diez jugadores en una decisión complicada pero mal gestionada por parte de Unai Emery. Al borde de la media hora del encuentro, Krychowiak y Sergio Ramos chocaron en un salto y el primero se llevó la peor parte. Se fracturó la nariz y estuvo fuera del partido durante diez minutos hasta le consiguieron frenar la hemorragia. Antes de ese choque, Sevilla y Madrid empataban a cero. Tras la vuelta de Krychowiak, el marcador reflejaba un 0-2 a favor de los visitantes. La decisión de Emery era difícil, le salió mal, aunque a su equipo prácticamente no se le puede achacar nada. Hasta la última jugada tuvieron opciones de empatar.

Dos de los tres goles del futuro 9 del Madrid llegaron de cabeza. Ronaldo tiene un muelle en el cuello para dar una potencia extra a centros sin demasiado peligro. Algo superlativo. Así pasó en el 0-1. Isco centró con la zurda al segundo palo y el luso aprovechó una mala salida de Sergio Rico para marcar. El Madrid aprovechó al máximo esos diez minutos con un jugador más. Abrió el campo, metió al Sevilla en su área, como no había pasado en todo el partido, y con un centro de James, peinado de Chicharito y remate de avispado de Ronaldo, llegó el 0-2. Un partido igualado al máximo y casi sin ocasiones, parecía finiquitado por una jugada aparentemente sin mayor importancia y que fue decisiva.

Los dos goles de Ronaldo fueron una losa para el Sevilla, que mostró su pundonor, su orgullo, su fuerza, su fútbol y su amplia plantilla en la segunda mitad. Y es que al borde del descanso, Sergio Ramos le hizo un favor a su exequipo. El central, que volvió a jugar de mediocentro, cometió un error de principiante. Otro más. Carlo Ancelotti, que le había calificado el sábado como "el defensor más completo", no podía contener su enfado. En el minuto 45, a segundos del descanso, Ramos cometió un penalti absurdo al tirarse sobre Vidal. Y, todo sea dicho, acción que viene precedida de una pérdida inexplicable de Marcelo, el peor jugador del partido. Bacca transformó una pena máxima que aviva las llamas de una pelea que iba a ser descomunal en la segunda parte.

Máxima emoción hasta el final

Cómo sucedió en el pasado encuentro ante el Barcelona en el Pizjuán (2-2), el Sevilla salió sin miedo a nada. Con la fe de un equipo que no había sido inferior y que era inexpugnable en casa. La segunda parte fue un auténtico tormento para el Real Madrid. Se sucedían las llegadas, Reyes y Vidal rompían con verticales, Banega se movía con antojo, Mbia era un peligro en la segunda línea y, con Sergio Ramos en el centro del campo, el Real Madrid no tenía respuesta. La opción del sevillano junto a Kroos queda en cuestión tras este partido. No aportó seguridad ni ayudó a recuperar el control. Ancelotti le pone simplemente porque no confía en Illarramendi y porque Bale no estaba recuperado todavía.

Y es que el galés, que fue suplente, fue decisivo con su entrada en el partido. Chicharito, que tiene que asumir bien, no como Isco, que es suplente, dio entrada a Bale, que hizo exactamente lo que se espera de un suplente. Ayudó en defensa, aportó frescura, se movió por varias zonas del campo y se notó su entrada. De sus botas llegó el 1-3, que pocos se esperaban. El galés centró desde la derecha al segundo palo, donde Ronaldo levantaba la mano desde hacía segundos. Balón preciso y remate de cabeza espectacular al segundo palo. Por tercera vez lo digo, Ronaldo es el futuro delantero del Madrid. 42 goles lleva ya el portugués en Liga, volviendo a superar nuevamente a Messi en la lucha por el pichichi, después de que el argentino le hiciera dos al Córdoba en el Nuevo Arcángel.

Pero ni con el tercer tanto en el 68, el Sevilla se rindió. A los diez minutos llegó el segundo regaló de la defensa visitante. Marcelo no se enteró de la entrada de Vidal por su espalda y este cedió a Iborra para marcar con un toque sutil al segundo palo. Gol calcado a cualquiera de los que anota Iborra en esta nueva posición que le ha encontrado Emery en un gran acierto. La postura de Casillas también fue calcada a la de su último partido ante el Celta. ¿Qué hizo Iker? Pues mirar. Si tuviera los mismos reflejos para parar que para señalar al culpable del gol, sería un porterazo.

Los últimos quince minutos fueron un espectáculo para el espectador, una pesadilla para el Madrid y una tortura para el Sevilla, que pudo y debió empatar el partido. Casillas estuvo acertado en un par de salidas, Denis Suárez estuvo a punto de marcar con un disparo que se fue besando el palo y es que mientras Emery metía a Suárez, Gameiro e Iborra, tres jugadores que mejoraron al Sevilla, Ancelotti dio entrada a Illarramendi y Arbeloa para quitar a un perdido Marcelo.

Tras el pitido final, ninguno de los protagonistas se marchó del terreno de juego. Muchos se tiraron al césped agotados tras un cansancio y esfuerzo demoledor. Los jugadores del Sevilla se marcharon tristes por la derrota pero con el orgullo de su afición, de pié y aplaudiendo su partido. Los del Madrid aliviados por tres puntos claves y con deberes por delante. Ramos y su posición, Marcelo, Casillas y la pérdida del control del partido son aspectos a mejorar ante de enfrentarse ante una Juventus cuyo centro del campo es de lo mejor que hay en Europa.

Ficha técnica

Sevilla, 2: Sergio Rico; Diogo Figueiras (Denis Suárez, m.70), Carriço, Kolodziejczak, Trémoulinas; Krychowiak (Iborra, m.77), Mbia; Aleix Vidal, Banega, Reyes; y Bacca (Gameiro, m.77)
Real Madrid, 3: Casillas; Carvajal, Varane, Pepe, Marcelo (Arbeloa, m.88); Kroos, Sergio Ramos, Isco (Illarra, m.84), James; Cristiano Ronaldo y Chicharito (Bale, m.66)

Goles: 0-1, m.35: Cristiano Ronaldo; 0-2, m.37: Cristiano Ronaldo; 1-2, m.45+1: Bacca, de penalti; 1-3, m.68: Cristiano Ronaldo; 2-3, m.78: Iborra
Árbitro: José Luis González González (Comité castellano-leonés). Amonestó a Sergio Ramos (m.45+1) y Carvajal (m.51), del Real Madrid; y a Reyes (m.67), Trémoulinas (m.87), Carriço (m.92) y Aleix Vidal (m.93), del Sevilla
Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo quinta jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán, que colgó el cartel de 'no hay billetes', ante unos 40.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones

0
comentarios

Servicios