Menú

Liga

El adiós definitivo de uno de los mayores iconos madridistas

En su último partido participó activamente en el triunfo del Cosmos al que hizo campeón.

0

Se retira un icono madridista. Raúl González Blanco. El jugador se ha despedido a lo grande del fútbol profesional. Con un título. El número 22 de su carrera. Haciendo campeón a su último equipo, el Cosmos, Raúl cuelga las botas para siempre, pero su legado jamás se olvidará. Comienza la leyenda.

Impresionante carrera

El alma madridista será recordado por su tremendo palmarés (6 Ligas, 3 Champions y 2 Intercontinentales), pero por encima de los títulos, por ser un referente para todos sus compañeros y la afición blanca. Siempre al servicio del equipo. Marcó 323 goles en 741 partidos con la casaca merengue.

Quizá sus características no eran de delantero top -no era rápido, ni fuerte, ni potente, no tenía capacidad de desborde en el uno contra uno, ni era especialmente bueno en el juego aéreo -, pero su instinto asesino, su inteligencia, su gran capacidad para situarse en el área en el sitio adecuado en el momento preciso, su sacrificio en la presión y su carácter ganador, le convierten en uno de los mejores delanteros de la historia. Además, tiene otra característica que habla de su grandeza. Siempre aparecía en los momentos importantes. Decisivos fueron sus goles en las finales de la Octava y de la Novena Copa de Europa del Real Madrid o en la final de la Copa Intercontinental.

Tras dejar el Real Madrid, Raúl, con su olfato goleador y su actitud en el campo con el Schalke 04, enamoró a Gelsenkirchen en tan sólo dos años. Dejó huella en la ciudad alemana donde marcó 40 goles en 98 partidos y se convirtió en el auténtico líder espiritual de su equipo.

Tras disfrutar de otra liga y fútbol a primer nivel, Raúl decidió emprender otras aventuras más exóticas y menos exigentes. Conoció las particularidades del fútbol árabe, en Qatar, para decidir terminar su carrera en Estados Unidos, en el mismo club en el que el mítico Pelé dijo su adiós definitivo al fútbol. En total su impresionante carrera se extiende hasta los 21 años.

Tras colgar las botas, Raúl siempre tuvo claro lo que quería. Seguir ligado a lo que más le gusta. El fútbol es su vida y por eso se ha venido preparando en estos últimos años. Las puertas del Real Madrid están abiertas para él de par en par.

0
comentarios

Servicios

  • Inversión
  • Seminario web
  • Podimo
  • Reloj LD