Menú

Liga

Coser y cantar para el Barcelona ante la Real (4-0)

Insultante triunfo ante la Real en el Camp Nou, sin forzar la máquina en ningún momento. Luis Suárez, Neymar, con un doblete, y Messi, goleadores.

0
Insultante triunfo ante la Real en el Camp Nou, sin forzar la máquina en ningún momento. Luis Suárez, Neymar, con un doblete, y Messi, goleadores.
El tridente, imparable | EFE

Un día más en la oficina para el Fútbol Club Barcelona. Sin necesidad de pisar en ningún momento el acelerador, los de Luis Enrique destrozaron a la Real Sociedad en un partido que deja a los azulgranas todavía más arriba en la clasificación pero, especialmente, mostrando una sensaciones de superioridad absolutamente desalentadora para sus rivales.

Las intenciones de Eusebio Sacristán en su primer partido como técnico donostiarra fueron loables, pero quizá tanto como temerarias. Armó de inicio un centro del campo repleto de jugones: Rubén Pardo, Granero, Canales y Xabi Prieto, y quiso presionar arriba al Barcelona, jugándole incluso en su campo. El resultado, pese al buen querer vasco, fue que a los tres minutos Luis Suárez ya había tenido un primer mano a mano, bien salvado por un providencial Rulli. Sería sólo el aviso de lo que ocurriría en la primera parte. Sin cuajar un partido pluscuamperfecto, el Barcelona dejaría los tres puntos resueltos, aprovechando el magnífico estado de forma de Iniesta, Neymar y Luis Suárez. Entre ellos, y el oportunismo de un Dani Alves poco participativo pero letal cuando intervino, la historia estaba resuelta sin esfuerzo, como si casi de una ley matemática se tratase, pues Bravo fue poco más que un espectador que sólo se lució cuando volvió a mostrar su sensacional sangre fría cuando tiene que jugar con el balón en los pies.

Lo que apretaba la Real arriba, lo regalaba atrás. Uno tras otro, varios, decenas de balones tras los centrales txuri urdin. Igual aparecía Mathieu, que Suárez, o Neymar, con Messi en tareas de juego más entre líneas, cerca de Iniesta, frotando la bola de cristal. Hasta se permitió el manchego empezar a celebrar un cabezazo suyo que murió en el poste de Rulli, pues un gol de Iniesta con la testa habría sido noticia casi de portada. Poco más tarde, en la primera subida de Alves, saltó la chispa, y su certero balón al área se lo puso Neymar imposible a un Rulli muy acertado hasta el momento. La exhibición de Neymar ya había comenzado por aquel entonces.

Serían esos veinte minutos escasos lo que duraría la resistencia donostiarra. Los de Eusebio, completamente naifs en la ofensiva, con Carlos Vela pensando no se sabe bien en qué, nunca inquietaron. La supuesta estrella donostiarra fue retratada por Bruma, en los diez minutos que el de Guinea Bissau dispuso sobre el césped en la recta final, y en los que tardó apenas un minuto en llevar más peligro que el mexicano en el resto del duelo. De hecho, sería el africano el único que haría trabajar a Claudio Bravo en algún momento del partido.

Fueron cuatro como pudieron ser diez, si los azulgranas hubieran querido. Jugando al tran tran, sin necesidad de presionar arriba, apretar los dientes, o perder la cabeza en ningún. Si, como decía aquel, el fútbol es un estado de forma, el del Barcelona, liderado por un inconmensurable Neymar, es celestial. Y cerca de ese calificativo está Luis Suárez, cuyo remate en el 2-0, con una espectacular volea a centro nuevamente de Alves, fue para guardar.

Con la historia resuelta, y el rival conocedor de su incapacidad para hincar el diente en un armazón de hormigón armado, la segunda parte fue casi anestésica. El Barcelona no quiso hacer sangre, pues no lo necesitaba, y dosificó esfuerzos. Luis Enrique gastó los cambios en un santiamén, modificando casi al completo la defensa, y el partido desde ahí fue lo que quiso Neymar. El brasileño primero buscó su segundo tanto (14º en Liga BBVA, por 12 de Suárez), y después se empecinó en que Messi tuviera el suyo, hasta que, sin dejarse la vida en ello, y casi por estadística, terminó por llegar en el noventa, cerrando un día más en el Camp Nou un partido sin esfuerzo real, con el rival cayendo de maduro. El catalán es un equipo hoy por hoy inabordable y al que bajar de su descollante momento de forma, si las lesiones no intermedian, no resultará nada sencillo para sus rivales.

Ficha técnica:

FC Barcelona (4): Bravo; Alves (Adriano, m. 62), Piqué, Mascherano (Bartra, m. 69), Mathieu (Alba, m. 65); Busquets, Iniesta, Rakitic; Neymar, Messi y Suárez.

Real Sociedad (0): Rulli; Elustondo, Mikel González, Íñigo Martínez, Yuri; Rubén Pardo, Canales (Oyarzábal, m. 59), Granero, Xabi Prieto; Vela (Bruma, m. 81) y Agirretxe (Héctor Fernández, m. 73).

Goles: (1-0): Neymar (m. 22); (2-0): Suárez (m. 42); (3-0): Neymar (m. 53); (4-0): Messi (m. 90).

Árbitro: Iglesias Villanueva (gallego). Mostró tarjeta amarilla a los visitantes Yuri, Granero, Canales, Pardo, y Elustondo.

Incidencias: partido disputado en el Camp Nou, perteneciente a la 13ª jornada de la Liga BBVA.

0
comentarios