Menú

Liga

Kiko Casilla salva la emoción liguera ante el Valencia y pone al Real Madrid segundo (3-2)

La gran actuación del portero blanco en la recta final evitó un gol del Valencia que habría proclamado al Barcelona campeón.

15
Cristiano Ronaldo, bigoleador ante el Valencia. | EFE

Una excepcional segunda parte de Kiko Casilla, que aprovechó su oportunidad ante la ausencia de Keylor Navas, y el inacabable olfato goleador de Cristiano Ronaldo, que volvió a mostrarse en un buen estado de forma físico tras las dudas de las últimas semanas, permitieron al Real Madrid asaltar la segunda posición de la clasificación de la Liga tras vencer a un Valencia que tuvo sobradas ocasiones para haber puntuado en el Santiago Bernabéu, hecho que habría dado con el Barcelona como campeón matemático. Sin embargo, tras la magnífica actuación del portero catalán, el equipo blanco, que desconectó en cierta medida en la recta final del partido, afrontará la última jornada como la única alternativa de poder al equipo de Luis Enrique tras la derrota del Atlético de Madrid ante el Levante.

Contrariamente a lo que podría pensarse, no había ambiente de partido grande en el feudo del Paseo de la Castellana. Pese a que finalmente asistieron 73.000 espectadores, no parecía ni mucho menos que la parroquia local creyera fervientemente en las aspiraciones ligueras de los suyos. Lejos de recibimientos como en la Champions, no existía un ambiente real de remontada en el torneo doméstico, ni en las decisiones de Zidane, que a los conocidos Navas, Bale y Carvajal, sumó a Modric a última entre los que descansaron, ni en el empuje desde la grada. Y esa sensación no tardaría en incrementarse, cuando los tempraneros goles de Fernando Torres en Valencia y Leo Messi en el Camp Nou convirtieron el título blanco en una quimera. Así que el juego empezó plano, como de partido intrascendente, hasta que Cristiano Ronaldo tocó arrebato para dibujar un nuevo escenario.

Porque ante la zozobra local, tuvo que activar el luso el despertador, ya superado el ecuador de la primera parte. La primera vez, al plantarse solo ante Alves tras un sensacional pase de Kroos en profundidad en el que el luso no acertó a transformar, con Benzema liberado para empujarla a placer. Acto seguido, con el de Madeira efervescente, un latigazo desde la frontal con la derecha tras deshacerse de Abdennour supuso el 1-0. A partir de ahí se soltó un poco la coleta el Madrid. Ramos, de cabeza, y Benzema, a centro de Danilo, no acertaron a encarrilar el duelo. Todavía llegaría la más clara, un cabezazo de Lucas Vázquez con gran parada de Alves cuando se cantaba ya el gol, en lo que fueron los diez mejores minutos de los de Zidane. Entre tanto, parecía el Valencia ese equipo a medio camino entre el despiste y el pasotismo que ha sido toda la temporada, hasta que una clarísima ocasión fabricada por Parejo y Alcácer, y desaprovechada de forma inexplicablemente infantil por Cancelo, fue su tarjeta de visita al Bernabéu. Coincidiendo con ello, Casadesús empataba para el Levante, con lo que las escasas sensaciones con las que empezó la tarde parecían voltearse definitivamente, con el Real Madrid provisionalmente como segundo, y a un solo gol del Espanyol de ser incluso líder.

Encarrilaría más las cosas para los merengues Benzema, en un gol que no debió subir al marcador, por posición ilegal del galo en su primer intento de remate, aunque el tanto llegara a la segunda, cuando la pelota procedía del visitante Cancelo. Así las cosas, al descanso todo parecía plácido para los de Zidane, que empezarían a estar más pendientes de la radio y de administrar esfuerzos que del propio Valencia, lo que a punto estuvo de costarle un serio disgusto a la afición blanca, en forma de título matemático del Barcelona. Porque aunque el propio Benzema pudo cerrar las opciones ches nada más reanudarse el juego, hecho sólo evitado por una enorme intervención del felino Alves, la segunda parte fue completamente diferente, con el partido sin control para los locales, en un toma y daca en el que Casilla se erigió en salvador merengue.

Coincidiendo con los ecos del segundo gol del Barça, el larguero madrileño tembló con una falta fantásticamente bien chutada por Parejo, que precedió en segundos al gol de otro producto de la cantera blanca, Rodrigo, aprovechando un espantoso despeje de Raphael Varane, que volvió a confirmar que sigue lejos de su mejor momento de forma. En la temporada en que debía asentarse en la titularidad, el elegante defensor galo sigue generando más dudas que certezas. Había entrado el partido en una locura repleta de incertidumbre, con el Madrid incapaz de dominar la parcela ancha, pero sintiéndose cómodo en un intercambio de golpes en el que Lucas Vázquez pudo ampliar la ventaja pero tuvo que ser de nuevo Ronaldo el que lo hiciera, devolviendo de nuevo al ambiente una sensación de desahogo que duró demasiado poco.

Porque casualmente, a partir del tercer gol local, el partido sólo tomó una dirección: la de la portería local. Zidane empezó a dar descansos adicionales, con Benzema y hasta Cristiano entrando en la rotación. Entró en el lugar del portugués Arbeloa, despedido con honores por el Bernabéu en su último juego con la camiseta blanca como local. Pero duró poco el ambiente de relajación, pues otro palo de Parejo, tras meter una buena mano Casilla, de nuevo al alimón con gol de Suárez en Barcelona, y una gran ocasión de André Gomes, advirtieron al Madrid de que la recta final no sería plácida, con los locales a otra cosa, y el Valencia crecido, más desde el golazo del propio Gomes, aún a diez minutos de la conclusión. Dos paradas más del portero local evitarían el empate visitante, con los de Ayestarán volcados buscando un resultado decoroso en una campaña para el olvido, y permitieron que la Liga siga viva ante la última jornada, con el Real Madrid como segundo clasificado, esperando un pinchazo del Barcelona en Los Cármenes y un triunfo madrileño en Riazor. Un escenario que, en buena medida, la afición del Real Madrid debe agradecer a un Kiko Casilla que justificó ante el Valencia el porqué de la inversión en su fichaje.

Ficha técnica

Real Madrid, 3: Kiko Casilla; Danilo, Varane, Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, James Rodríguez; Lucas Vázquez (Jesé, m.76), Cristiano Ronaldo (Arbeloa, m.79) y Benzema (Kovacic, m.65)
Valencia, 2: Diego Alves; Barragán, Mustafi, Abdennour (André Gomes, m.46), Siqueira; Javi Fuego, Enzo Pérez (Piatti, m.86), Parejo, Cancelo (Santi Mina, m.46); Rodrigo y Paco Alcácer

Goles: 1-0, m.26: Cristiano Ronaldo; 2-0, m.42: Benzema; 2-1, m.55: Rodrigo; 3-1, m.58: Cristiano Ronaldo; 3-2, m.81: André Gomes
Árbitro: Fernández Borbalán (Comité andaluz). Mostró tarjeta amarilla a Casemiro, del Real Madrid; y a Enzo Pérez, Siqueira y Javi Fuego, del Valencia. Enseñó la roja directa al visitante Rodrigo
Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo séptima jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Santiago Bernabéu

Lo más popular

0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
España Baila Flamenco