Menú

Liga

¿Por qué Marcelino no puede ser el nuevo entrenador del Valencia?

El extécnico del Villarreal era el gran candidato a convertirse en el sucesor de Pako Ayestarán, despedido este martes. 

0
El extécnico del Villarreal era el gran candidato a convertirse en el sucesor de Pako Ayestarán, despedido este martes. 
Marcelino era el elegido para entrenar al Valencia | Twitter

El Valencia es un polvorín. Tras un verano convulso –se marcharon André Gomes, Mustafi y Paco Alcácer, la columna vertebral del equipo de Mestalla, los sustitutos llegaron sobre la bocina– y un inicio de temporada desastroso –cuatro derrotas en las cuatro primeras jornadas sitúan a los chés como colistas de la Liga–, la exigente afición valencianista está que trina. A la crisis deportiva se une la institucional.

La gestión de Peter Lim, con el trabajo en la sombra de Jorge Mendes, no convence en la capital del Turia. Los constantes bandazos en un proyecto que parece no tener rumbo, fichajes que huelen mal, entrenadores sin experiencia -Nuno, Neville y Pako Ayestarán-, hacen que la tensión en torno al equipo pueda cortarse con un cuchillo.

Tras el despido este martes de Ayestarán, será Voro como técnico interino el que ocupe el banquillo ante el Alavés el jueves. El bombero de Alcudia, acude, por cuarta vez desde el 2008, a intentar controlar el incendio de Mestalla. Eso sí, el exjugador del Valencia, que no quiere abandonar su puesto de delegado, ya ha dejado claro a su directiva que la manguera solo la tiene disponible temporalmente, hasta que encuentren un nuevo comandante. No quiere hacerse cargo del equipo de forma definitiva.

Así las cosas, Jesús García Pitarch, director deportivo del Valencia, está en pleno casting para encontrar un entrenador adecuado que intente sacar de la deriva al equipo valenciano. No es una tarea fácil. Además de que no hay muchos técnicos disponibles, algunos recelan del banquillo de Mestalla, considerado un auténtico devora técnicos: ¡El Valencia busca su 10º entrenador en cuatro años! Con la situación de inestabilidad que se palpa en el entorno del club y una afición en llamas, la selección del nuevo míster es compleja.

Uno de los grandes candidatos a entrenar al Valencia era Marcelino García Toral. El exentrenador del Villarreal reunía todas las condiciones para ponerse al frente de la nave ché: conoce la liga, experiencia, carácter... Sin embargo, una norma de la Real Federación Española de Fútbol impide que el asturiano pueda sentarse en el banquillo de Mestalla está temporada

Marcelino fue despedido del Villarreal el pasado 11 de agosto. Para intentar proteger a los clubes más modestos –que un técnico pretendido por un grande no pueda marcharse a mitad de temporada– y al colectivo de entrenadores –para repartir el pastel de los banquillos de manera más equitativa– , la Real Federación Española de Fútbol prohíbe que un técnico entrene a dos equipos de la misma categoría en una misma temporada.

Así lo recoge el artículo 162:"Si se resolviese el vínculo contractual entre un club y un entrenador (…) sea cuál fuere la causa, estos últimos no podrán actuar en otro en el transcurso de la misma temporada".

La clave de esta situación está en la interpretación que se haga de la palabra "temporada". Marcelino pensaba que la temporada empezaba una vez se dirige el primer encuentro oficial (él no llegó a hacerlo). Sin embargo, el reglamento no deja lugar a dudas en su artículo 187, apartado 1: "La temporada oficial se iniciará el día 1º de julio de cada año y concluirá el 30 de junio del siguiente".

El asturiano fue inscrito por el Villarreal el 11 de julio y destituido un mes después, por lo que ya cuenta a efectos federativos como que ha entrenado a un equipo esta misma temporada.

Tras el varapalo que supone la imposibilidad de incorporar a Marcelino, Pitarch pone sus miras en los otros nombres de la lista: Caparrós, Villas Boas, Mancini y Rubén Baraja están en la terna. ¿Quién será el valiente que se coma la patata caliente de Mestalla?

0
comentarios