Menú

Liga

El Celta deja al Barça sin liderato en una noche de locos (4-3)

El equipo vigués se fue al descanso con una ventaja de 3-0. Los culés reaccionaron en la segunda mitad hasta que llegó la cantada de Ter Stegen.

0
El equipo vigués se fue al descanso con una ventaja de 3-0. Los culés reaccionaron en la segunda mitad hasta que llegó la cantada de Ter Stegen.
Tucu Hernández celebra su gol al Barcelona. | Cordon Press

Noche de locos en Balaídos. Como ya ocurriera el año pasado, el Celta ha derrotado al FC Barcelona en un duelo plagado de goles y emoción. Tácticamente el partido no había por donde cogerlo -si acaso algo en la primera mitad-, pero ha sido una auténtica oda al espectáculo que ha hecho vibrar al aficionado. Y los azulgranas han vuelto a hincar la rodilla en Galicia, dejándose un liderato que pasa a manos del Atlético de Madrid antes del parón por los compromisos de las selecciones nacionales.

El equipo del Toto Berizzo se fue al descanso con una ventaja de tres goles en el marcador gracias a once minutos mágicos -los que fueron del 22 al 33-. Todo parecía visto para sentencia. Pero el Barça, al fin con Andrés Iniesta en el campo después de que Luis Enrique lo hubiera dejado de inicio en el banquillo -fue el partido número 600 del manchego con la camiseta azulgrana-, reaccionó en la segunda mitad y logró acortar distancias, marcando dos goles en sólo siete minutos: primero Piqué hizo el 3-1 de cabeza y luego Neymar transformó un penalti.

Ni mucho menos el partido estaba visto para sentencia. A base de arreones, y con Iniesta al mando de la nave, el Barça apretó en busca del empate pero lo que acabaría llegando fue el 4-2, obra del Tucu Hernández al aprovecharse de una tremenda cantada de Ter Stegen a la hora de despejar el balón. Piqué volvió a marcar de cabeza, firmando el tercer tanto de su equipo, y tanto él como Neymar estuvieron cerca de lograr el empate en la recta final con sendos remates de cabeza. Al final el marcador no se volvería a mover y se consumó la victoria celeste por 4-3.

Luis Enrique volvió a tirar de rotaciones

El Barça acudía a Vigo con la lección aprendida tras el 4-1 de la pasada temporada. Y viajaba también con dos ausencias importantes, las de Leo Messi y Samuel Umtiti, mientras Luis Enrique tiró de rotaciones y, además de Iniesta, también dejó en el banquillo a Ivan Rakitic y Mascherano. En el once, jugadores como Mathieu, André Gomes, Rafinha o Arda Turan. El turco fue de lo mejor del Barça en la primera mitad. Los azulgranas pronto buscaron la portería de Sergio Álvarez, pero el Celta, con Berizzo apostando por su once de gala tras los numerosos cambios que introdujo el pasado jueves en la Europa League ante el Panathinaikos, supo reaccionar a la perfección. El cuadro celeste ejerció una presión alta, asfixiante, y ahogó el centro del campo azulgrana.

Así, entre Tucu Hernández, Wass y Radoja se comieron a Busquets, André Gomes y Arda Turan. El 1-0 llegó a los 22 minutos: un mal pase de Ter Stegen, que Busquets no pudo controlar, fue aprovechado por el chileno Hernández para robar la pelota en la medular y habilitar de primeras a Iago Aspas. El gallego combinó con Pione Sisto, y el danés, pura potencia, finalizó la jugada de forma magistral haciendo subir el 1-0 al marcador.

El gol desató el delirio en Balaídos y dio alas a un Celta que no tardaría en volver a golpear con otro rápido contragolpe, conducido y finalizado por un omnipresente Iago Aspas. El Barcelona estaba tocado y sus agobios aumentaron con el gol en propia meta de Mathieu: el francés trató de desviar un milimétrico pase de Wass hacia Aspas, pero lo que hizo fue introducir el balón en su propia portería. El equipo celeste estaba on fire y, con la ventaja de 3-0 en el marcador, se vio con todo a favor de cara a una segunda mitad que se le antojaba plácida.

No bastó con Iniesta y Piqué

Pero nada más lejos de la realidad. El Barça necesitaba un revulsivo y, tras el paso por vestuarios, Luis Enrique dio entrada a Iniesta por Rafinha. El manchego respondió a la perfección, echándose el equipo a la espalda y buscando (y encontrando) las cosquillas de un Celta que había experimentado un notable bajón físico en la segunda mitad.

El Barcelona se hizo dueño del balón y, apoyándose en la calidad de Iniesta, empezó a crecer. A crecer y a creer. El manchego puso un medido centro hacia Piqué, que batió a Sergio de certero testarazo (3-1, m.57) y, siete minutos después, Neymar transformó un claro penalti de Radoja a André Gomes.

La hazaña azulgrana parecía cercana. Y el equipo de Luis Enrique confiaba en repetir remontada como la del pasado miércoles en Champions ante el Borussia Mönchengladbach (1-2), pero un clamoroso error de su portero Ter Stegen, al intentar picar el balón por encima de Tucu Hernández cuando éste lo presionó en el área, lo condenó con otro gol. Era el 4-2 con un cuarto de hora por delante.

Y aún quedaba tiempo para ver más cosas: Piqué volvió a agigantarse y, a cuatro minutos del final del tiempo reglamentario, volvió a batir a Sergio Álvarez de cabeza. Neymar y el propio central internacional rozaron la épica en la prolongación, pero la pelota no quiso entrar y al final se consumaría la derrota del Barça -segunda de la temporada tras la sufrida en casa contra el Alavés- y un nuevo triunfo del Celta, que está sabiendo remontar el vuelo tras un pobre inicio de curso con su tercera victoria consecutiva en el campeonato.


Ficha técnica

Celta de Vigo, 4: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Sergi Gómez, Cabral, Roncaglia; Radoja, Hernández, Wass (Jonny, m.82); Pione Sisto, Bongonda (Marcelo Díaz, m.61) y Aspas (Guidetti, m.87)
FC Barcelona, 3: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Mathieu, Jordi Alba (Paco Alcácer, m.79); Busquets (Denis Suárez, m.75), André Gomes, Arda Turan; Rafinha (Iniesta, m.46), Luis Suárez y Neymar

Goles: 1-0, m.22: Pione Sisto; 2-0, m.31: Iago Aspas; 3-0, m.33: Mathieu, en propia meta; 3-1, m.57: Piqué; 3-2, m.64: Neymar, de penalti; 4-2, m.76: Pablo Hernández; 4-3, m.86: Piqué
Árbitro: Vicandi Garrido (Comité vasco). Mostró tarjeta amarilla a Hugo Mallo, del Celta; y a Busquets, Luis Suárez y Piqué, del Barcelona
Incidencias: Partido correspondiente a la séptima jornada de LaLiga Santander 2016/17 disputado en el estadio municipal de Balaídos ante 20.901 espectadores

0
comentarios

Servicios