Menú

Liga

El Madrid firma una remontada 'líder' ante el Villarreal (2-3)

El Madrid perdía el liderato con un merecido 2 a 0. Entró Isco y cambió el partido. Bale, Ronaldo de penalti y Morata, autores de los goles.

0
El Madrid firma una remontada 'líder' ante el Villarreal (2-3)
Morata celebra el gol de la victoria. | EFE

¿Qué más tienen que hacer Morata e Isco para que Zidane sea justo con ellos? El entrenador, entre otras cosas, debe saber aprovechar los buenos momentos de cada futbolista, y es evidente que los dos están viviendo una etapa en la que su rendimiento individual está por encima de los minutos que tienen y más si les comparas con sus competidores por un puesto en el once titular. Los dos futbolistas españoles cambiaron un partido que tenía perdido el Real Madrid.

El campeón de Europa, el campeón del mundo, el equipo de los récords, estaba cediendo el liderato al Barcelona tras 60 minutos horribles. Nulos en ataque, plastilina en defensa ante un Villareal que dominaba todas las facetas del juego. En Barcelona se frotaban las manos, en Madrid crecía la indignación ante la proximidad de la cuarta derrota del año. Pero todo cambió en el minuto 57. Mientras Bakambú celebra el segundo gol de los amarillos, Zidane ordenaba que saliera Casemiro y entrara Isco, un futbolista que no jugó nada en la derrota ante el Valencia en Mestalla. Colacao turbo, solución instantánea. El malagueño, por delante de Kroos y Modric, empezó a pedir la pelota y no se cansó de ello. Y, por primera vez en todo el partido, el Madrid empezó a carburar. La reacción fue inmejorable. El empate, algo impensable vista la imagen de los dos equipos hasta entonces, se cuajó en 20 minutos. La remontada, a los 5 minutos de entrar Morata por Benzema. ¿Casualidad? Haría mal Zidane en pensar así.

El Madrid fue un equipo vulgar en la primera parte

El técnico francés, que sí acertó en los cambios, erró en el once titular. Pepe por Varane y Bale por James, únicos cambios respecto al partido del miércoles en Valencia. Casemiro lleva dos partidos que no roba ni una cuarta parte de los balones que conseguía habitualmente. Modric no está fino, y Kroos, más o menos igual. Faltaba alguien nuevo en el centro del campo que impidiera el dominio total y absoluto del Villareal hasta el citado cambio de Isco. El Real Madrid, sin exagerar, no daba dos pases seguidos durante muchos minutos. Sobre todo en el último cuarto de hora de la primera parte. Metidos dentro de su área, sin ideas en ataque estático ni tampoco para el contraataque. Como el Villareal toca muy bien, es su especialidad, prácticamente le negaba cualquier opción de salida rápida tras un robo. Marcelo inventaba una jugada de la nada o algún centro lateral. Poco más. Ese era el bagaje ofensivo de una plantilla tan potente.

El embotellamiento al que sometió el Villareal al Real Madrid se ejemplifica perfectamente en el 1 a 0. Minuto 49. Tras una posesión larga del equipo local, hasta seis jugadores del Madrid están dentro de su área. Un defensa rechaza a la frontal donde está completamente sólo Bruno para recoger la pelota, abrir a banda y volver a atacar. Y fue así como llegó el tanto de Trigueros que empaló muy bien una pelota muerta a la que ninguno de los seis jugadores blancos llegaron. La defensa, como durante casi todo el partido, mirando sin morder. Un pecado mortal ante el buen hacer del Villareal con la posesión. Sólo la falta de gol evitó un resultado a su favor en la primera parte. A los cinco minutos, Bakambú marcó el segundo tanto. Bruno, que tiene un criterio y una visión prodigiosa, tuvo tiempo para mirar a un lado, al otro, al centro, saludar a su mujer y dedicarle el pase al delantero a quien le diera la gana. Nadie le encimó y así es imposible defender. El delantero ganó a Ramos con un buen movimiento y definió ante Keylor Navas, pero era fuera de juego.

Indignación en Villareal con el penalti del 2 a 2

Aquí cambió la película. El Real Madrid, que imitaban a Ryan Gosling y Emma Stone en La La Land, cantando por todos lados, se cambió de sala para ver La llegada, protagonizada por Isco. Él tenía la solución para sus problemas. En el Villareal también añadirían que vieron Atraco a las 10 y media. Ahora lo entenderán. El 2 a 1 fue de Gareth Bale. Un centro de Carvajal, otro más, a la cabeza del galés para marcar, otro más, en una de sus especialidades. Cristiano Ronaldo, que disparó al poste unos minutos antes con una gran volea, anotaría el empate con un discutido penalti. Intentaremos ser lo más precisos posible. Kroos dispara. Víctor Ruiz despeja la pelota que termina en las mano de Bruno Soriano. ¿Involuntariedad? Sí. ¿Penaltí? Puede ser. La mano del centrocampista estaba en una posición antinatural, se ayuda para controlar y no es un rebote de su propio cuerpo. Mientras Fran Escribá y Soldado se desgañitaban, Ronaldo empataba con un fortísimo lanzamiento. El partido había dado un giro de 180 grados y el Madrid estaba en la buena ola.

El definitivo 2 a 3 llegaría al borde del final. Un robo de Isco, tirándose al suelo, acabaría en un excelente centro de Marcelo y el remate de cabeza de Morata, jugador de la Liga que menos minutos necesita para marcar gol. El Madrid había remontado un 2 a 0 ante el equipo menos goleado de primera división. Y sí, han leído bien. Isco se tiró al suelo para robar la pelota. Tiene calidad, pero se mancha la camiseta como cualquiera. En 2.070 minutos (23 partidos) el Villarreal había encajado solo 15 goles. Para remontar el Madrid le hizo 3 en 24 minutos. Mucho mérito.

El Real Madrid mantiene el liderato y se lleva los tres punto de un estadio muy complicado donde Atlético de Madrid perdió y Sevilla y Barcelona perdieron pero el resultado no debe ocultar bastantes carencias, errores, problemas o como quieran llamarlo. Pero lo peor fue la lesión de Sergio Asenjo. Se ha operado tres veces la rodilla y es probable que tenga que volver a pasar por el quirófano.

Ficha técnica:

Villarreal, 2: Sergio Asenjo (Andrés Fernández, m.35), Mario, Musacchio, Víctor Ruiz, Jaume Costa, Bruno Soriano, Trigueros (Rodri, m.76), Jonathan dos Santos, Castillejo, Adrián (Cheryshev, m.58) y Bakambu.

Real Madrid, 3: Keylor Navas, Carvajal, Pepe, Ramos, Marcelo, Casemiro (Isco, m.58), Modric, Kroos, Bale (Lucas Vázquez, m.89), Benzema (Morata, m.77) y Cristiano Ronaldo.

Goles: 1-0, m.50: Trigueros. 2-0, m.56. Bakambu. 2-1, m.64: Bale: 2-2, m.74: Cristiano, de penalti. 2-3, m.83: Morata.

Árbitro: Gil Manzano (Colegio extremeño). Expulsó con tarjeta roja al entrenador del Villarreal, Fran Escribá. Mostró tarjeta amarilla a los locales Bruno, Soldado (en el banquillo), Álvaro (en el banquillo) y Mario, y al visitante Pepe.

Incidencias: partido de la jornada 24 de la Liga disputado en el Estadio de la Cerámica ante 21.415 espectadores.

Lo más popular

0
comentarios

Servicios