Menú

Liga

Griezmann toma Granada y el Atlético se acerca al podio de la Liga (0-1)

Un solitario gol del francés en el minuto 84 dio los tres puntos al Atlético que asegura el cuarto puesto y se acerca al tercero.

0
Griezmann toma Granada y el Atlético se acerca al podio de la Liga (0-1)
Griezmann volvió a salir al rescate del Atlético | EFE

Aún está por ver si el Atlético de Madrid merece ser uno de los tres mejores equipos de la Liga, pero el que lleva tiempo tirando del carro para que esa posibilidad exista bien vale un tercer puesto e incluso el primero. Antoine Griezmann es el goleador/salvador del Atlético y sólo él fue capaz de tomar Granada cuando la afición rojiblanca ya empezaba a quedarse sin pelos de los que tirarse.

En un día en el que el Sevilla había empatado de forma sorprendente ante el Leganés y con un duelo en el Calderón ante los hispalenses en una semana, Simeone y los suyos no podían permitirse dejar pasar el regalo, pero rozaron un nuevo tropiezo. Real Sociedad y Villarreal llegaron a oler la sangre.

El Atlético mereció ganar en la segunda parte por ocasiones y mayor calidad de sus hombres aunque dejar pasar la primera sin demasiadas prisas estuvo muy cerca de costarle un disgusto que, a estas alturas, hubiese sido imperdonable. Menos mal que Griezmann no entiende de cuartos puestos.


Cuestión de intensidad y ganas

Duelo de urgencias para ambos equipos y, sin embargo, sólo uno de los dos conjuntos decidió mantener el nivel de intensidad durante toda la primera parte. Ese sería el Granada ya que el Atlético de Madrid no puso el pie sobre el acelerador nada más que en la recta final de los 45 minutos iniciales.

Pese a la excesiva velocidad de crucero instalada en el cuadro de Simeone, frente a la fuerza que imponía el Granada, el Atlético tuvo el 0-1 en varias acciones, más contundentes que las acumuladas por los locales. Los andaluces adelantaron la presión para asfixiar la salida de balón colchonera y en gran parte del primer acto el plan salió bien. Más aún cuando el juez de línea cometió dos errores de bulto a señalar dos fueras de juego inexistentes que el Atlético encontró con balones a la espalda de la defensa.

Los madrileños no superaron en ningún momento el aprobado raspado aunque la situación podía haber cambiado si Griezmann y Carrasco, pareja atacante por las circunstancias, hubiesen tenido vía libre en esas dos jugadas invalidadas en las que vieron cerca la posibilidad de plantarse sólos en el mano a mano. La mejor oportunidad del Granada llegaría a balón parado con un centro de Wakaso que Oblak desvió evitando males mayores.

Alcaraz y Simeone tomaron el camino de vestuarios sabiendo que aún quedaba demasiado trabajo por hacer y concretar. En el caso del segundo, ya sabía que habían tirado a la basura la mitad del encuentro.

San Antoine, el salvador

El Cholo dio un golpe sobre la mesa en el descanso para espabilar a sus jugadores y mandó dos mensajes. El primero de ellos fue psicológico y el segundo lo protagonizó Correa. Si ya has desperdiciado 45 minutos, perder aún más tiempo sería un acto temerario por lo que Simeone puso al argentino en el campo y quitó a Thomas.

El Atlético pasó de ser una balsa de aceite a salir como motos en los diez primeros minutos. El Granada vio venir la jugada y lejos de echarse atrás se la jugó a igualar la contienda a base de físico. Lo logró el equipo de Alcaraz y la falta de eficacia rojiblanca les permitió sobrevivir y contraatacar hasta que su depósito de gasolina dijo basta.

El Cholo no terminaba de ver las cosas claras pese a la irrupción de Correa, el impecable partido de Filipe por la izquierda y las buenas ocasiones que estaba generando Carrasco. Por esa razón, el técnico argentino subió la apuesta metiendo a Giménez en el centro para quitar a Gaitán adelantando así la posición de hombres como Koke y Saúl.

El Atlético empezó a crecer en el centro del campo y con el paso del tiempo fue encontrando aclarados y espacios suficientes como para ver la portería de Ochoa cada vez más cerca y con más continuidad. Las segundas jugadas eran para los visitantes y las ocasiones se fueron acumulando. Los locales nunca tiraron la toalla y en cuanto tuvieron pista libre a la contra se lanzaron con velocidad buscando el 1-0.

Los últimos veinte minutos de encuentro fueron de ida y vuelta aunque en ese carrusel de ataques y defensas el equipo que parecía más cerca del gol era el Atlético. El 0-1 se intuía, pero no se concretaba y Simeone tenía muy poco en el banquillo ante las ausencias de Gabi, Gameiro y Torres.

Sin ‘9’ en el cuadro colchonero tuvo que aparecer el ‘7’ de siempre. Griezmann se puso la capa para volver a salvar de la caída libre a su equipo y en el minuto 84 encontró la luz a seguir con un cabezazo cruzado perfecto merced a un pase medido de Koke.

El gol salvador de Griezmann valió más que tres puntos ya que el Sevilla pasó de verse a siete con la posibilidad de irse a diez si ganaba en el Calderón a tener el miedo de pasar de los cinco actuales a los dos que tendría si cae en el Manzanares.

Lo dicho: Griezmann, bien vale una plaza directa en la Champions. Eso sí, regalar las primeras partes puede valer menos que una previa.

Ficha técnica:

Granada, 0: Ochoa; Foulquier, Saunier (Aly Malle, m.86), Ingason, Gastón Silva, Héctor (Isaac Cuenca, m.77) ; Uche, Wakaso, Boga, Andreas Pereira; y Adrián Ramos (Kravets, m.57).

Atlético de Madrid, 1: Oblak; Juanfran, Savic, Godin, Filipe Luis; Koke, Thomas (Correa, m.46), Saúl, Gaitán (Giménez, 60); Carrasco (Vrsaljko, m.86) y Griezmann.

Árbitro: Hernández Hernández (C. Grancanario). Expulsó por doble cartulina amarilla al local Wakaso (m.92). También amonestó a los locales Saunier, Ingason y Foulquier, y a los visitantes Carrasco, Juanfran y Godin.

Gol: 0-1, m.84: Griezmann.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima séptima jornada de la Liga Santander disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante 19.000 espectadores, un millar de ellos visitantes.

Lo más popular

0
comentarios

Servicios