Menú

Liga

La segunda unidad del Real Madrid se divierte y pasa por encima del Deportivo (2-6)

Exhibición del Real Madrid tras la derrota en el Clásico. Recital de Isco, con gol incluido, y doblete de James.

0
Exhibición del Real Madrid tras la derrota en el Clásico. Recital de Isco, con gol incluido, y doblete de James.
Isco celebra con Marcelo y Lucas Vázquez su gol al Deportivo en Riazor. | Cordon Press

Nada mejor que una goleada para curar las penas. Tres días después de la derrota en el Clásico ante el Barcelona, el Real Madrid ha pasado por encima del Deportivo de La Coruña en Riazor (2-6) para seguir la estela de los azulgranas. Los blancos siguen empatados a puntos con el equipo de Luis Enrique (78), que previamente había hecho los deberes frente a un Osasuna que ya es matemáticamente equipo de Segunda División.

Y ha ganado el Madrid en tierras gallegas con una auténtica exhibición de la llamada segunda unidad. Sin Benzema, Cristiano Ronaldo, Toni Kroos, Luka Modric, el lesionado Bale y el sancionado Sergio Ramos, esta noche ha sido turno para los Isco, James, Marco Asensio, Lucas Vázquez, Morata, Kovacic... Un recital de todos ellos bajo la batuta de ese mago del balón llamado Isco Alarcón. Tras su exhibición hace diez días en Gijón, el malagueño ha vuelto a echarse el equipo a la espalda, liderando el recital blanco en La Coruña.

Pero no sólo él, pues también han brillado sus compañeros: James hizo un doblete, Morata abrió el marcador —aunque luego desperdició varias ocasiones claras para haber aumentado su cuenta particular—, Asensio se mostró eléctrico en las conducciones de balón y Kovacic estuvo soberbio, tanto en tareas defensivas como en las aportaciones en ataque. Quien quizá no brilló tanto esta vez fue Lucas Vázquez, aunque el gallego, en un partido especial para él al jugar en casa —nació hace ya casi 26 años en la localidad coruñesa de Curtis—, resultó providencial marcando el gol de la tranquilidad antes del descanso, poco después de que Florin Andone hubiera acortado distancias para el Dépor.

Y es que el Madrid, que salió al césped de Riazor con nueve cambios con respecto al que jugó el Clásico —tan sólo repitieron Nacho y Marcelo—, tuvo algunos minutos malos, pero tampoco muchos. Fue un mero espejismo. El Madrid dominó a placer casi todo el encuentro y pasó por encima del cuadro de Pepe Mel como una apisonadora. Respuesta brillante de esa segunda unidad para poner en tela de juicio a la BBC —crecen las voces dentro del madridismo que aseguran que al equipo le puede venir hasta bien la baja de Gareth Bale durante las próximas semanas—, amén de otros jugadores que no acaban de estar finos, como es el caso de Luka Modric o Toni Kroos.

50 segundos para olvidar las penas

Sólo 50 segundos tardó el Real Madrid en marcar el primer gol de la noche, empezando a dejar atrás la derrota ante el Barça. Isco aprovechó una pérdida del Deportivo para ponerle un pase en profundidad a Morata, que no perdonó ante Germán Lux dentro del área. El equipo de Zidane se vino arriba y empezó a asediar la portería del Poroto, que en los siguientes minutos tuvo que emplearse a fondo, ante ocasiones de Morata y Marco Asensio, para evitar que cayera el segundo.

La segunda unidad blanca había salido como un tiro y brillaba con su fútbol, tan válido o más que el que practica el "Real Madrid A", como el propio Pepe Mel llamaría a los habituales titulares de Zidane a la conclusión del partido. James, Isco y los tres de arriba tenían muchísima movilidad y velocidad ante un Dépor que, la verdad sea dicha, también daba todas las facilidades del mundo. Asensio y Morata se habían estrellado contra Lux, pero el 0-2 no tardaría en caer. Lo firmaría James Rodríguez, que antes del cuarto de hora aprovechó un pase de Danilo desde la derecha para perforar la portería.

Parecía coser y cantar para un Real Madrid que firmó 20 primeros minutos de ensueño en Riazor. Pero, contra todo pronóstico, los blancos levantaron el pie del acelerador y, al igual que ocurriera hace tres semanas en Leganés (2-4), el Dépor lo aprovechó para venirse arriba y empezar a acercarse a la portería de Kiko Casilla, titular hoy en lugar de Keylor Navas. Tras una ocasión de Lucas Vázquez y otra de Morata, desbaratada literalmente con la cara por el meta local —en el descanso tendría que ser sustituido por el polaco Tyton—, llegaría el gol del cuadro blanquiazul que parecía meterle en el partido. Así, un remate fallido de Kakuta se convirtió en un pase de gol para Andone, que no perdonó e hizo subir el 1-2 al marcador.

Fueron momentos de incertidumbre para el Madrid. Carles Gil obligó a Kiko Casilla a estirarse con un disparo desde la frontal y Sidnei, tras una mala salida del portero, estuvo a punto de empatar de rebote. Pero lo que acabaría llegando fue el 1-3 en el minuto 44. Justo antes del descanso. Un auténtico mazazo para el Dépor. Todo nació gracias a Isco, que aguantó como un jabato la entrada de Arribas, se marchó con una excelsa ruleta y habilitó a banda para Marcelo, cuyo centro lo remató Lucas Vázquez para devolver una buena renta para los suyos justo antes del paso por vestuarios.

Al son de Isco

Además de Lux, Pepe Mel también metió en el campo en el descanso a Fernando Navarro, tratando de tapar agujeros, pero el Madrid siguió a lo suyo, jugando a una velocidad endiablada. Ahí se lució Marco Asensio, que superó a la defensa gallega como y cuando quiso. Como en una jugada que protagonizó a la hora de partido, con una fenomenal cabalgada, aunque Lucas no aprovechó el regalo de su compañero y disparó fuera.

Isco siguió a lo suyo y poco después inició la jugada del 1-4, obra de James a pase de un Morata que se había llevado la pelota ante la salida de Tyton, mientras que el malagueño también se sumaría a la fiesta goleadora diez minutos, poco antes de ser sustituido, después al rematar a la red un pase de Lucas Vázquez. 1-5. Todo el pescado vendido en Riazor.

Pero aún quedaba tiempo para ver más goles. Como el golazo que marcó Joselu de cabeza, rematando a la red un centro desde la izquieda de Andone, mientras que Casemiro —que había entrado al campo junto a Mariano Díaz— firmaba el definitivo 2-6 con un obús desde fuera del área. También hubo algunos minutos para Álvaro Tejero, del Castilla, mientras que el colegiado Sánchez Martínez, ya en el último minuto del tiempo reglamentario, anulaba injustamente un gol a Mariano por un fuera de juego que no era.

En definitiva, cómodo triunfo de los blancos en Riazor gracias a la exhibición de su segunda unidad. Como decía Isco al final del partido, "la grandeza de este equipo es tener 23 titulares". Un auténtico plantillón que tiene este Real Madrid, el único equipo que sigue dependiendo de sí mismo para poder proclamarse campeón de Liga. Un título que el madridismo lleva esperando cinco años tras haberlo conquistado por última vez en 2012.


Ficha técnica

Deportivo de La Coruña, 2: Lux (Tyton, m.46); Juanfran, Sidnei, Arribas, Luisinho; Álex Bergantiños, Guilherme; Carles Gil (m.56), Emre Çolak, Kakuta (Navarro, m.46); y Florin Andone
Real Madrid, 6: Kiko Casilla; Danilo, Nacho, Varane (Tejero, m.88), Marcelo; Kovacic, Isco (Casemiro, m.78), James; Lucas Vázquez, Morata y Asensio (Mariano, m.78)

Goles: 0-1, m.1: Morata; 0-2, m.14: James; 1-2, m.34: Andone; 1-3, m.44: Lucas Vázquez; 1-4, m.66: James; 1-5, m.77: Isco; 2-5, m.83: Joselu; 2-6, m.86: Casemiro
Árbitro: Sánchez Martínez (Colegio murciano). Mostró tarjeta amarilla a Arribas (m.66), Joselu (m.92) y Çolak (m.93), del Deportivo; y a Isco (m.68), del Real Madrid
Incidencias: Partido de la trigésimo cuarta jornada de LaLiga Santander 2016/17 disputado en el estadio de Riazor ante 26.788 aficionados

0
comentarios

Servicios