Menú

Liga

Míchel, al borde de la destitución: Al Thani está a punto de salirse con la suya

El Valencia endosa una manita a un Málaga que, junto con el Alavés, se mantiene como único equipo sin puntuar en Primera.

0
El Valencia endosa una manita a un Málaga que, junto con el Alavés, se mantiene como único equipo sin puntuar en Primera.

José Miguel González del Campo, Míchel, parece tener las horas contadas como entrenador del Málaga. El técnico madrileño está al borde de la destitución tras la goleada encajada por el conjunto de la Costa del Sol ante el Valencia en Mestalla (5-0), en el partido que ha abierto la quinta jornada de LaLiga Santander, con un hat-trick de Simone Zaza, además de los goles de Santi Mina y Rodrigo.

De esta forma, el cuadro malacitano se mantiene junto al Alavés —el equipo vitoriano jugará este miércoles contra el Deportivo de La Coruña en Riazor— como único equipo de Primera División que cuenta todos sus partidos por derrotas. Con la manita encajada en Mestalla, el Málaga tiene un balance de un solo gol a favor (frente a la UD Las Palmas, 1-3) y once en contra. Números que colocan al preparador madrileño, de 54 años, con la soga al cuello.

Lo cierto es que, seis meses después, la situación de Míchel en el club de Martiricos ha dado un giro de 180 grados. El técnico fichó por el Málaga en marzo de 2017 y, en los doce partidos que dirigió al equipo la pasada temporada, los andaluces subieron como la espuma en la clasificación, acabando el campeonato en undécima posición y logrando sonadas victorias como ante el Barcelona (2-0), el Valencia (2-0), el Sevilla (4-2) o el Celta (3-0).

Sin embargo, todo cambió en verano con la marcha de jugadores clave en los esquemas de Míchel como Carlos Kameni, Ignacio Camacho, Pablo Fornals y Sandro Ramírez. Ello, unido a que al técnico no le trajeron los fichajes esperados —Javi García terminó recalando en el Betis y Nordin Amrabat, sobre la bocina, en el Leganés—, terminó por abrir la caja de los truenos en el paseo de Martiricos, con un sonado enfrentamiento entre el propio entrenador y el jeque Abdullah ben Nasser Al Thani.

"No me gusta dirigir desde Twitter", llegó a decir el técnico, en clara referencia a la tendencia del jeque de utilizar las redes sociales para referirse a cuestiones del club. "Te has equivocado", le respondía, días después, Al Thani a Míchel. La guerra estaba servida en el Málaga.

Y ahora, con la manita encajada ante el Málaga, la destitución de Míchel puede ser cuestión de horas.

Eso sí, a la espera de acontecimientos, el madrileño de momento se centra en su trabajo. "No temo nada, pienso en el partido ante el Athletic", decía Míchel en rueda de prensa. El sábado (18:30), La Rosaleda puede dictar sentencia —si es que no lo ha hecho antes Al Thani— en el duelo contra los leones.

0
comentarios

Servicios