Menú

Liga

El Barça decide jugar su partido ante Las Palmas a puerta cerrada

La noticia se conocía sólo 25 minutos antes del inicio del encuentro. El club azulgrana quiso suspenderlo a toda costa.

0
La noticia se conocía sólo 25 minutos antes del inicio del encuentro. El club azulgrana quiso suspenderlo a toda costa.
El Camp Nou, vacío ante la UD Las Palmas. | Imagen TV

Lamentable medida adoptada por el FC Barcelona, que ha decidido que su partido contra la UD Las Palmas, correspondiente a la séptima jornada de LaLiga Santander, se dispute a puerta cerrada debido al referéndum ilegal del 1-O en Cataluña.

Así lo anunciaba el club azulgrana a las 15:50 horas, apenas 25 minutos antes del inicio del encuentro, mediante el siguiente comunicado en su Twitter oficial:

Se trata de la peor decisión posible, con los consiguientes perjuicios para los aficionados desplazados al Camp Nou —un estadio con capacidad para 98.500 espectadores—, que se enteraban de la noticia con muy poco margen de reacción.

Y es que el Barça quiso aplazar a toda costa su partido ante Las Palmas por los acontecimientos de este domingo en Cataluña. En un primer momento se informaba de la decisión "unilateral" de la entidad azulgrana de suspender el encuentro, como pudo saber el Grupo Libertad Digital de fuentes de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), aunque la LFP y la Federación Española de Fútbol (RFEF) —que es el organismo que tiene la potestad de suspender o no el partido— se negaron en redondo y en ningún momento quisieron dar por suspendido el choque.

Además, este medio también pudo saber que los Mossos d'Esquadra ya habían garantizado la seguridad tanto a la RFEF como a la Liga y a los clubes implicados.

Pérdida de seis puntos

De haberse suspendido unilateralmente el encuentro, éste habría terminado con el resultado de 0-3 favorable al conjunto insular y la pérdida de seis puntos para el equipo azulgrana, según informaba el propio presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, en los micrófonos de Bein Sports justo antes del inicio del choque. "Ante la negativa de la Liga, perderíamos seis puntos, tres por incomparecencia y otros tres por la sanción, así que hemos decidido hacerlo a puerta cerrada para mostrar nuestra disconformidad", decía Bartomeu.

Además, el máximo dirigente azulgrana dijo que el hecho de jugar a puerta cerrada no es por motivos de seguridad, porque "la seguridad está garantizada", sino que se trata de "un ejemplo para que la gente vea nuestra disconformidad". "Que el mundo entero vea el Camp Nou vacío y sepan lo que estamos sufriendo (...) Lamentamos profundamente que a la gente no se le haya permitido ejercer su libertad de expresión", apuntaba Bartomeu, olvidando que la consulta de este domingo es ilegal.

Dimite Vilarrubí

La decisión de jugar el Barça-Las Palmas a puerta cerrada ya se ha cobrado su primera víctima. Se trata de Carles Vilarrubí, que ha decidido presentar su dimisión como vicepresidente del club azulgrana al no estar de acuerdo con la medida adoptada por la Junta Directiva en su reunión de urgencia celebrada a mediodía de este domingo.

Vilarrubí presentaba su renuncia nada más conocerse el comunicado del club en el que se informaba de la decisión de jugarse el partido a puerta cerrada, aunque Bartomeu espera que el directivo dé marcha atrás y cambie de idea. "Tendremos tiempo para hablar en los próximos días sobre este tema. Es normal que en una Junta no todos tengamos la misma opinión", decía al respecto el presidente del Barça.

0
comentarios

Servicios