Menú

Liga

El Real Madrid gana por fin en casa entre banderas de España (2-0)

Un doblete de Isco permite a los blancos doblegar a un Espanyol con dos caras. Las gradas del Bernabéu se llenaron de banderas de España el 1-O.

0
Un doblete de Isco permite a los blancos doblegar a un Espanyol con dos caras. Las gradas del Bernabéu se llenaron de banderas de España el 1-O.
Un mar de banderas de España, en uno de los fondos del Bernabéu durante el Real Madrid-Espanyol. | EFE

Ya iba tocando. Después de tres tropiezos consecutivos en casa —empates ante Valencia y Levante, y derrota contra el Betis—, a la cuarta fue la vencida. Por fin el Real Madrid ha podido ganar en Liga ante su público. En un estadio Santiago Bernabéu que se llenó de banderas de España en la jornada del referéndum ilegal del 1-O, horas después de que el Camp Nou presentara su aspecto más triste en años, durante el Barcelona-Las Palmas, debido a la delirante decisión de la directiva culé de disputar el encuentro a puerta cerrada.

Y ha ganado el Madrid (2-0) gracias a un doblete de Isco Alarcón ante un Espanyol con dos caras. Tras una primera parte muy floja, el conjunto blanquiazul mejoró notablemente a la vuelta de vestuarios gracias a los cambios introducidos por Quique Sánchez Flores. Los periquitos tuvieron buenas ocasiones para haber empatado. Pero apareció el malagueño, el hombre del partido, para acabar salvando los muebles y terminar dejando los tres puntos en casa.

El Madrid también fue un Doctor Jekyll y Mister Hyde antes y después del paso por vestuarios. El equipo de Zidane, con las bajas de última hora de Bale y Carvajal, salió con el cuchillo entre los dientes y tardó sólo 23 segundos en crear su primera ocasión. Con Isco como protagonista, después de un gran pase en largo de Sergio Ramos, aunque se acabaría estrellando con un certero Pau López. Los blanquiazules, que llegaban al Bernabéu tras haber goleado al Deportivo, empezaron siendo un juguete en manos de un Madrid que se presentaba con muchísima facilidad en el área de Pau.

Otra vez Isco

Y es que el Madrid lo intentaba siempre de todas formas: por el centro, con Isco al mando de las operaciones; por las bandas, con el siempre notable Nacho por la izquierda y con el debutante Achraf, que ni mucho menos desentonó, por la derecha; o por arriba, con Sergio Ramos intentándolo de cabeza o con Cristiano Ronaldo pecando a veces de precipitación, como en una volea con la zurda que se marchó alta.

El Madrid jugó en la primera parte con mucha intensidad frente a un Espanyol con muchos problemas con el balón en su poder, durándole menos que un caramelo a la puerta de un colegio. Los blancos hacían circular el esférico a gran velocidad, y en esa faceta destacaron especialmente Kroos y Modric. El alemán y el croata siempre superaron la primera línea de presión con una facilidad pasmosa. Era cuestión de paciencia. No tardaron en llegar así las ocasiones, aunque el primer gol sí se hizo esperar un poco más. Media hora. Fue gracias a la conexión Cristiano-Isco: el portugués habilitó con un gran pase al hueco al malagueño, y éste se presentó solo en el área para batir a Pau, sin duda el mejor de los suyos, con un punterazo.

De no ser por el cancerbero blanquiazul, el Madrid habría cerrado la primera parte con una manita. Enfrente, Keylor Navas era un espectador más. Pero lo cierto es que los catalanes pudieron haber empatado sin haber hecho nada ante la neta superioridad blanca. Fue justo antes del descanso tras un error defensivo de Casemiro. El brasileño quiso despejar la pelota en el área, pero lo que acabó haciendo fue regalársela a un Gerard Moreno que no se lo pensó de primeras, aunque su remate se estrelló en el palo. Hubiera sido demasiado premio para los visitantes viendo los méritos de unos y otros. Con la exigua renta blanca se cerró una primera parte en la que sólo existió un equipo sobre el césped.

Los cambios de Quique surten efecto

Sin embargo, el panorama cambió a la vuelta de vestuarios. Quique introdujo un doble cambio en la segunda mitad —uno de los sacrificados fue Jurado, como por otra parte cabía esperar tras su espantoso primer tiempo— y metió en el campo a Marc Navarro y al incombustible Sergio García. La cosa funcionó porque el Espanyol hizo más en cinco minutos que en los 45 anteriores, coincidiendo también con el inesperado bajón que pegó el Madrid. Se debieron de pensar los blancos que la cosa era coser y cantar. Pero nada más lejos de la realidad.

El descanso le vino como agua de mayo a un conjunto, el visitante, que intensificó su presión arriba y logró dificultar la salida del balón del Real Madrid. El Espanyol era otro equipo sobre el césped del Bernabéu, con más movilidad y mucho más entregado en defensa. A los de Zidane les costó bastantes minutos volver a llegar con peligro al área de Pau López. Entre otras cosas porque no aparecía Isco. Tan sólo un disparo desde fuera del área de Asensio, sin peligro. Muy poco bagaje para inquietar a un rival que había mejorado notablemente sus prestaciones y que rozó el empate en las botas de Gerard Moreno, después de un clamoroso error defensivo de Sergio Ramos, aunque el siempre cumplidor Nacho acabaría salvando los muebles.

Y de lo que pudo ser el 1-1 se pasó al 2-0. Fue en una jugada iniciada por Isco y culminada por el propio crack malagueño, sin duda el hombre de la noche, el encargado de marcar la diferencia. El del Arroyo de la Miel inició una contra de cuatro contra tres: Cristiano habilitó para Asensio y éste para Isco, que volvió a batir a Pau para firmar el tanto de la tranquilidad. Con veinte minutos por delante, dos goles en contra eran ya una losa demasiado pesada de levantar, y siempre estuvo más cerca el tercero del Madrid que el primero del Espanyol. Lo tuvo Lucas Vázquez —el gallego había entrado por Toni Kroos— después de otra gran jugada en la que participaron Marco Asensio y, cómo no, Isco, aunque el 17 blanco no pudo rematar con claridad en el área pequeña. Hubo también minutos para Dani Ceballos, el héroe de la semana pasada en Vitoria, al entrar al campo por Modric.

El Madrid fue mejor en líneas generales, pero debió haber resuelto antes su partido para ahorrarse los sustos. La cosa empieza a carburar en casa y no parece que haya muchos más sobresaltos —al menos no ante rivales en teoría inferiores—, aunque todavía quedan bastantes cosas que mejorar.


Ficha técnica

Real Madrid, 2: Keylor Navas; Achraf, Varane, Sergio Ramos, Nacho; Casemiro, Kroos (Lucas Vázquez, m.69), Modric (Ceballos, m.82), Isco (Borja Mayoral, m.90); Asensio y Cristiano Ronaldo
RCD Espanyol, 0: Pau López; Sergio Sánchez (Granero, m.68), David López, Mario Hermoso, Aarón; Marc Roca (Marc Navarro, m.46) Javi Fuego, Jurado (Sergio García, m.46), Darder; Baptistao y Gerard Moreno

Goles: 1-0, m.29: Isco; 2-0, m.71: Isco
Árbitro: González González (Colegio castellano-leonés). Amonestó a Nacho (m.35) y Casemiro (m.77), del Real Madrid; y a Sergio Sánchez (m.65) y Aaron (m.89), del Espanyol
Incidencias: Partido correspondiente a la séptima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 71.205 espectadores

0
comentarios

Servicios