Menú

Liga

El emotivo adiós de Torres: "Fernando, eres Atleti"

Así despidió la afición del Atlético a Fernando Torres, el Niño de la hinchada colchonera. Su último regalo, dos goles y una emocionante despedida.

0
Así despidió la afición del Atlético a Fernando Torres, el Niño de la hinchada colchonera. Su último regalo, dos goles y una emocionante despedida.
En la despedida de Fernando Torres: de niño a leyenda

El Atlético de Madrid se despidió del Vicente Calderón con dos goles de Fernando Torres y Fernando Torres se despidió del Atlético de Madrid con su particular homenaje al Doblete que le hizo prometer con 11 años que algún día celebraría en Neptuno un título como jugador. Sus dos goles ante el Eibar fueron su último regalo para una afición que lo ha encumbrado hasta el altar de las leyendas. La despedida soñada para un goleador.

Fue el broche perfecto para una historia de película. Un niño al que su abuelo Eulalio Sanz le hizo del Atlético de Madrid cuando apenas sabía lo que era el fútbol y que en su último día como rojiblanco rompía a llorar cuando le mandaba un mensaje al cielo desde el césped. Le agradeció ese empujón para ser colchonero y también le dio las gracias por ello. La tarde-noche que vivió el Metropolitano poco tenía que ver con el partido que se había jugado porque Fernando Torres iba a tener, no un adiós, sino un hasta siempre.

Goles y lágrimas rojiblancas

Con el dorsal ‘9’ a la espalda a los grandes goleadores se les exige goles. Sin ellos no son nada. Con ellos acaban siendo leyendas. Fernando Torres portó tres dorsales como colchonero. Debutó con el 35, capitaneó al equipo siendo sólo un adolescente con el 9, regresó con el 19 y se ha despedido nuevamente con el número que llevan los grandes goleadores.

Haciendo honor a su dorsal, Fernando marcó dos goles en su último día como rojiblanco. El primero a pase de Correa en la primera parte y el segundo siendo el más listo de la clase peleando por un balón dentro del área y superando al portero con un movimiento de crack. De momento, nunca se han cantando tan alto goles así en el Metropolitano. Ese también es el legado de Torres. El nuevo estadio colchonero pondrá a prueba a todos los que quieran colgarse el cartel de sucesor de Fernando y sólo el que más lo merezca lo tendrá. Ojo, no será tarea fácil superar al Niño.

Los últimos minutos fueron para un Torres melancólico. Pidió perdón varias veces por no estar bien colocado, pero su cabeza estaba ya en otros menesteres: quería saborear cada olor, sonido y color de su afición. El pitido final trajo consigo el discurso de Gabi, el reconocimiento de sus compañeros y la aparición de sus descubridores con un emocionado Manuel Briñas a la cabeza. Gárate también le dedicó unas palabras y justo después de colocar una gigantesca camiseta rojiblanca firmada en la previa por miles de aficionados, Fernando cogió el micro.

En su discurso, junto a su familia, Torres dio las gracias a todos los presentes, se acordó de los rojiblancos que están en el denominado "tercer anfiteatro", ese mismo en el que están su abuelo y Luis Aragonés, y acabó llorando de emoción pidiendo a su hinchada que no olvide el presente para pelear en el futuro: "Recordad cómo os sentís ahora. La felicidad de ver a un equipo campeón. Recordad esto cuando vengan tiempos difíciles. No sé qué habré hecho para merecer todo esto. Gracias".

Se acaba la generación rojiblanca de Fernando Torres. Aquella que aguantó años de disgustos para acabar resucitando de la mano del Cholo y con el propio Fernando levantando la Europa League en Neptuno. "De Niño a leyenda", como rezaba el tifo antes del partido. Su legado es simple: "Sentirse campeones y aguantar cuando vengan tiempos malos". Su despedida, sinceramente, no suena como un adiós sino como un hasta luego. Fernando Torres y el Atlético de Madrid aún tienen cuentas pendientes, aunque esa historia ya sea fuera del terreno de juego. Ya volvió como jugador y todo el mundo sabe que ese sólo fue el primero de sus retornos. Fernando, eres Atleti.

0
comentarios

Servicios