Menú

Liga

Un Real Madrid sin vergüenza (3-0)

Derrota merecida e incluso corta ante un Eibar que mareó al Madrid de principio a fin. Escalante, doblete de Enrich y partidazo de Cucurella.

0
Derrota merecida e incluso corta ante un Eibar que mareó al Madrid de principio a fin. Escalante, doblete de Enrich y partidazo de Cucurella.
Sergi Enrich marcó el 2-0. | EFE

No hemos entrado en diciembre y ya es complicado elegir el peor partido del Real Madrid. La derrota en Ipurúa es una auténtica vergüenza para un club gigante en horas bajas. Todos sus rivales son conscientes de ellos y cualquiera, hasta instituciones tan modestas como el Eibar, pueden ridiculizar a un campeón cuyos títulos parecen haberse ganado hace años. El gigante está en la UVI, tiene muchos problemas y no se sabe cuál es el remedio para recuperarle. Cualquier partido puede ser una derrota. ¿O es favorito el Madrid ante Roma y Valencia, sus próximos rivales? El Madrid podía haberse enganchado a la Liga este fin de semana pero la realidad es que se desenganchó de la Liga hace mucho tiempo y como sigan así, ni sus propios aficionados verán sus partidos, algo que ya está empezando a suceder.

El Real Madrid está perdido en todos los aspectos. Perdidos en el palco, sin reacción ante la venta de Cristiano y donde se ofreció un contrato de dos años y medio a un técnico imberbe como Solari que no ha demostrado casi nada hasta la fecha. Y muy perdidos en el vestuario con una plantilla donde todos están irreconocibles. ¿Solari había cambiado al Real Madrid? En los resultados, sí. En las sensaciones, muy poco. Preguntabas esta semana en el club y pocos estaban convencidos de que hoy se ganaría. La derrota ante el Eibar no es culpa del entrenador. Esto es, simplemente, la continuidad de una crisis que no iba a cambiar Solari, Conte ni Zidane aunque decidiera volver cual salvador semi divino. Solari pudo hacer algo, como intentar algún cambio arriesgado o variar el sistema. Algo había que hacer.

La derrota por 3 a 0, pudo y debió ser por mayor diferencia, tiene como culpable a los que pisan el césped cada tres días. No fue ni si quiera una cuestión de actitud. Salvo alguna jugada aislada, como en el 1 a 0, el equipo corrió y peleó. El problema es que, como decimos, están perdidos. Corren sin saber a dónde y por qué. Algo que se evidencia aun más por el visible desorden. Están muy mal colocados. Esto y que no hay nadie que pueda tirar del carro. No es Asensio. ¿Es que está mejor Kroos, Modric, Varane o Bale? Parece mentira pero el Madrid, a día de hoy, depende de Karim Benzema, el único futbolista, con Courtois, que se puede salvar de la quema. El resto, a la hoguera y que espabilen porque si esto sigue así, el teléfono de Florentino Pérez puede echar humo el próximo verano.

El guion del partido fue el esperado. El de siempre en Ipurua. Presión alta, ritmo asfixiante hasta que no pueden más con su alma que en el día de hoy fue hasta el pitido final. Un equipo, el de Mendilibar, extremadamente ordenados, con las ideas muy claras y que compiten de lujo. El Real Madrid nunca estuvo cómodo. Nunca.

El primer tanto llegó al cuarto de hora en un córner a favor del Madrid y con consulta del VAR que tanto discute Mendilibar. Ceballos remata flojo desde la frontal del área y el contraataque termina en un rebote que transforma Escalante en el área pequeña tras una excelente parada de Courtois. La jugada ejemplifica las ganas de unos y otros. Salvo Ceballos, que no despeja bien, nadie bajó a defender del Real Madrid.

Mención especial para Orellana y sobre todo, Cucurella. Las dos bandas del Eibar fueron una pesadilla para el Real Madrid. El segundo, que acaba de aterrizar en primera división, se mostró ante el mundo con un partidazo. Le comió la tostada a Odriozola en el segundo tanto que sirvió en bandeja a Enrich y también fue clave en el tercero, donde Kike García se adelantó a un dormido Varane tras otra parada más de Courtois.

A Luka Modric y a Toni Kroos, les pasan por todos lados y atacan sus espaldas constantemente. Ceballos, que sólo comparte con Casemiro el escudo del Real Madrid, jugó de mediocentro pero nunca lo fue y eso que corrió por los tres. ¿Está Ceballos para eso o para mandar con la pelota? Si Modric y Kroos están así y Casemiro está lesionado, habrá que utilizar a Llorente o Valverde de cinco y adelantar a Ceballos para que juegue de lo que sabe. En defensa el Madrid es una calamidad. Es de los peores equipos de primera división. Siempre lo ha sido tradicionalmente, pero ahora más. Y lo que es más sorprendente, con el balón, no hicieron nada. Es increíble que suceda algo así con la plantilla que tienen. Sensación constante de improvisación. Ninguna jugada con sentido. Ninguna conexión. Cada futbolista es una isla. Ya son muchas derrotas pero esta es la primera en la que no ha tenido ninguna opción. El Madrid ha sido un pelele en manos de un Eibar a quien hay que darle la enhorabuena por una victoria histórica. Nunca habían ganado a Madrid, Barcelona o Atlético de Madrid. Sin Lopetegui, ¿a quién va a destituir ahora Florentino Pérez?

0
comentarios