Menú

Liga

Caos victorioso del Atlético de Madrid en Valladolid (2-3)

Los rojiblancos vieron cómo le empataban un 0-2 a favor para acabar ganando con un gol de Griezmann cuando peor lo pasaban. Nueva lesión en defensa.

0
Griezmann celebra uno de sus dos goles al Real Valladolid. | EFE

El Atlético de Madrid de la temporada 2018/2019 es un auténtico caos. Sin embargo, en las dos ocasiones en las que sus partidos se han ido a la hipérbole de dicho descontrol, el resultado final ha sido igual de positivo. Ante el Athletic en el Metropolitano pasó del 0-1 y del 1-2 al 3-2 mientras que en Valladolid lo hizo a la inversa, del 0-2 al 2-2 y finalmente al 2-3. Dos resultados ante bilbaínos y vallisoletanos positivos para el Atlético, pero que no reflejan ni mucho menos el ADN que Simeone le ha dado al club desde que llegó. En su mejor momento, el cuadro colchonero reinaba en el control y en la consistencia. Ahora lo hace en el caos.

De momento ganar en partidos locos le sirve y mucho al cuadro madrileño para seguir aspirando a todo, pero Simeone no está del todo conforme con su Atlético de Madrid porque el equipo va a chispazos y además da la sensación de que sólo revoluciona el motor cuando está contra las cuerdas. A la larga eso puede causar muchos problemas, pero en Pucela sirvió para llevarse la victoria y tres puntos que alejan momentáneamente el fantasma de los encuentros no ganados fuera de casa.

Griezmann, sin ser su mejor partido, estuvo en todas y gracias a él, la Liga sigue estando cerca.

Más premio del merecido

No se puede sumar un resultado mejor con menos. Ese es el mejor resumen para el 0-2 con el que el Atlético de Madrid se marchó al descanso en el Estadio José Zorrilla. La razón de este escueto argumento es que el Valladolid, en condiciones normales, tuvo que haberse ido al descanso al menos con empate a uno en el marcador. Ganando o empatando, pero no perdiendo.

El equipo de Sergio hizo muchos más méritos que su rival para lograr un resultado positivo en los primeros 45 minutos y el de Simeone también hizo los suyos aunque en su caso fue para llevarse algo negativo al zurrón. Como si de un partido fácil se tratase, el Atlético dio la sensación de querer simplemente estar bien situado para acabar marcando gol en alguna contra o en alguna acción de inspiración individual. Les salió bien al final, pero es el mismo error que les ha hecho tirar en muchos partidos los 45 minutos iniciales a la basura.

El Cholo optó en Pucela por Kalinic junto a Griezmann escoltados con las apariciones de Correa y Saúl, que a su vez estaban sustentados por Rodrigo y Koke. El técnico argentino puso final al binomio Thomas-Rodrigo que tantos buenos partidos está firmando este año y el equipo lo notó mucho. Más en el descontrol de la segunda parte. No se ganó la medular en ningún momento, tampoco se encontró precisión en la salida de balón e incluso faltó músculo para llevarse los balones divididos que fueron blanquivioletas en casi todo momento.

¿Por qué con todo lo dicho anteriormente, el Atlético se fue ganando 0-2 al descanso? Porque a fin de cuentas, el equipo de Simeone está repleto de calidad y de la nada puede generar un balón recuperado, un pase medido de Griezmann y la definición que Kalinic ofreció a la grada demostrando una cosa: tiene carencias para regalar, pero tiene el gol que ahora necesita el Atlético. El penalti rearbitrado por el VAR por mano de Olivas pareció dar por finiquitado el encuentro, pero el gol de Griezmann sólo fue el preludio del caos.

Griezmann aceleró a tiempo

Tan mal salió el Atlético de Madrid en la segunda parte que, por momentos, pareció parodiarse a sí mismo. ¿Le acusan de falta de atención en ocasiones? Falta de intensidad. ¿Le acusan de no ser tan fuerte como antaño a balón parado? Dos goles en seis minutos en jugadas a balón parado. ¿Le piden que no arranque cuando está exigido sino antes? Sólo arrancó bajo presión. ¿Se lesionan muchos defensas? Filipe, KO.

Todo lo citado anteriormente pasó en la segunda parte del Atlético en Pucela y no se terminó de redondear la remontada vallisoletana porque a los hombres de Simeone les dio por arrancar y en el campo apareció la sobriedad de Thomas para ocupar el puesto de Saúl que a su vez sustituyó a Filipe en el lateral. El Cholo también dio entrada a Vitolo y Gelson, pero el verdadero revulsivo ya estaba en el campo. Griezmann es el termómetro de su equipo y cuando él acelera el equipo lo hace con el francés. Bastaron dos detalles del galo, mayor consistencia en el centro y un picotazo dentro del área del '7' para conseguir el 2-3 y llevarse el partido. No lo mereció, pero se lo llevó.

El Atlético salió de Valladolid abrazándose como si de un título se tratase. No es para menos. Eso sí, matiz importante: el caos no es cholista y aunque sí lleva algo de coraje innato, al argentino le gusta la intensidad bajo control, no descontrolada.


Ficha técnica

Real Valladolid, 2: Masip; Antoñito, Calero, Kiko Olivas, Nacho; Keko, Alcaraz, Míchel (Borja, m.84), Óscar Plano (Verde, m.82), Toni (Leo Suárez, m.74) y Ünal
Atlético de Madrid, 3:Oblak; Arias, Savic, Godín, Filipe Luis (Thomas, min. 58); Correa (Gelson, min 74), Rodrigo, Koke, Saúl; Kalinic (Vitolo, min. 68) y Griezmann.

Goles:0-1, m.25: Kalinic; 0-2, m.45, Griezmann, de penalti; 1-2, m.56: Calero; 2-2, m.62: Saúl, en propia puerta; 2-3, m.80: Griezmann
Árbitro: Undiano Mallenco (Comité navarro). Amonestó a Plano, Toni, Kiko Olivas y Koke
Incidencias: Partido de la decimosexta jornada de LaLiga Santander 2018/19 disputado en el Nuevo Zorrilla de Valladolid. Casi lleno, en torno a los 22.500 espectadores

Lo más popular

0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation