Menú

Liga

Benzema enciende aún más al Real Madrid (2-4)

El delantero, con una exhibición, marcó dos goles pero destacó en todas las facetas. El Madrid, muy superior, sigue creciendo. Lesión de Ramos.

0
El delantero, con una exhibición, marcó dos goles pero destacó en todas las facetas. El Madrid, muy superior, sigue creciendo. Lesión de Ramos.
Benzema, dueño y señor del partido. | EFE

El Espanyol-Real Madrid fue como el Rafa Nadal-Novak Djokovic. Ves a dos equipos competir pero uno, por mucho que se esfuerce, no tuvo nunca posibilidades. No hubo partido. La superioridad de los visitantes fue tan aplastante, tan humillante incluso, que el resultado, una goleada, se quedó muy corto. Se juntaron dos rachas opuestas. El Espanyol afrontaba el encuentro habiendo sumado tres puntos de los últimos treinta. Y el Real Madrid, pese a que sigue a diez puntos del Barcelona, cambió el chip tras ganar al Sevilla. Es un equipo totalmente distinto. Es una versión competitiva que juega un fútbol vistoso y que, por primera vez en toda la temporada, aspira a revalidar la Champions League si mantiene este nivel.

El cambio del Real Madrid tiene muchos nombres. Sergio Ramos, Modric, Vinicius… pero el partido en El Cornellá tiene uno: Karim Benzema. Hay que viajar mucho en el tiempo para recordarle una exhibición similar. Su partido fue antológico. Era como ver jugar a un adulto ante niños que no le llegan a la altura de sus rodillas. La superioridad con la que jugó le permitió hacer todo lo que le dio la gana. A la altura de Messi. Goles, regates de todo tipo y un saco de asistencias.

La única novedad en el equipo de Solari fue Toni Kroos. Y tiene pinta que no le va a quitar de ahí. Reapareció ante el Girona en Copa para jugar media hora y ante el Espanyol ya disputó el partido completo. Reguilón sigue afianzado en el lateral izquierdo y ahora puede temblar Lucas Vázquez porque ya ha vuelto Bale y, encima, con un golazo con una ruleta entre dos defensas. La diferencia entre los dos equipos no tardó en verse reflejada en el marcador. A los cuatro minutos, Luka Modric se metió hasta la cocina para disparar. ¡Sin que nadie le cubriera ni con la mirada! Su disparó fue rechazado por Diego López y Benzema marcó a placer.

Es incomprensible que un equipo de Primera División como el Espanyol pueda defender tan mal una jugada tan sencilla. Al cuarto de hora llegó otro gol de Sergio Ramos, otro más. Y no fue de penalti. Fue de un testarazo, como le gusta decir a él. Un remate formidable y muy complicado de cabeza. Cayéndose un poco atrás, sin que tuviera mucha fuerza el centro de Modric y aun así, la puso al segundo palo tocando la red lateral. El capitán está en un gran momento y es probable que, viendo el resultado de ida, no juegue el jueves ante el Girona. No salió tras el descanso después de una entrada de Sergio García.

El Espanyol no enseñó los dientes hasta casi la media hora de partido con el tanto de Leo Baptistao. No hizo absolutamente nada hasta este gol lleno de fortuna. Un disparo desde la frontal acabó, tras un rechace en Lucas, en las botas del atacante que estaba completamente sólo. Nada o poco pudo hacer Courtois. Ese último cuarto de hora fue el más aburrido. El Madrid sacó la dormidina, sobó el balón todo lo que quiso y, cuando parecía que no se movería el marcador para irse al descanso, llegó la mejor acción de Vinicius. El brasileño, con un toque sutil, hizo una pared con Benzema y este batió a Diego López con un disparo flojo pero bien colocado con el interior. Hay que decir que fue el partido más flojo de Vinicius. No porque estuviera mal, pero es que la mayoría de ataques del Madrid fueron por la banda derecha.

La segunda mitad fue más de lo mismo. Era cuestión de tiempo que el Madrid ampliará el marcador. Hay pocos equipos más flojos que el Espanyol atrás. Son mejores en ataque y ahí no fallaron Reguilón y Carvajal en las bandas y el centro del campo se comió a los de enfrente en todas las ocasiones. Se nota que físicamente están mejor. Sólo hubo un momento de dudas tras la expulsión de Varane, pero ya el Madrid ganaba por 1 a 4. A los pocos minutos de entrar Gareth Bale al campo, una jugada en la frontal del área la finalizó con un buen disparo cruzado. El mejor regreso posible. En el minuto 81, Rosales recortó distancias pero fue un espejismo. No había ni una mínima sensación de remontada. Marcelo, para jugar con Reguilón por delante, Bale y Nacho, por la lesión de Ramos, fueron los cambios del Madrid. Se quedaron sin jugar Isco y Ceballos. Complicado que haya movimientos en este once titular del Real Madrid tan solvente. Como se suele decir, que no se toque lo que funciona.

Ficha técnica:

2 - RCD Espanyol: Diego López; Javi López, Lluís, Mario Hermoso, Dídac (Rosales, min.64); Marc Roca, Darder (Melendo, min.75), Álex López; Sergio García, Leo Baptistao (Piatti, min.67) y Borja Iglesias.

4 - Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Ramos (Nacho, min.46), Reguilón; Casemiro, Kroos, Modric (Marcelo, min.75); Lucas Vázquez, Benzema y Vinicius (Bale, min.64).

Goles: 0-1, min.4: Benzema; 0-2, min.15: Sergio Ramos; 1-2, min.25: Baptistao; 1-3, min.45: Benzema; 1-4, min.67: Bale; 2-4, min.81: Rosales.

Árbitro: Gil Manzano (comité extremeño). Expulsó a Varane (min.72). Amonestó a Marc Roca (min.7); Sergio Ramos (min.27), Sergio García (min.34), Carvajal (min.81), Álex López (min.85), Nacho (min.88) y Courtois (min.90).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésima primera jornada de LaLiga Santander disputado en el RCDE Stadium ante 21.215 espectadores.

0
comentarios