Menú

Liga

Vitamina G del Atlético para romper la maldición del Girona (2-0)

Los goles de Godín y Griezmann en la recta final del partido decantaron el choque. El 1-0 llegó tras una complicada y ajustada decisión del VAR.

0
Vídeo caducadoVídeo caducado

Dicen que no hay que tropezar dos veces en la misma piedra, pero si en vez de dos ya se ha tropezado en cinco ocasiones es entonces cuando una simple rivalidad deportiva entre dos equipos que ni se conocían hasta hace dos años puede alcanzar el rango de maldición para uno de los dos contendientes. Los Atlético-Girona o Girona-Atlético se están convirtiendo en clásicos del sufrimiento para el equipo de Simeone. No en vano, el cuadro madrileño se ha medido a los gerundenses en seis ocasiones con cinco empates, una eliminación copera y una victoria, esta última en la que tuvieron que sudar sangre y mirar de reojo al VAR.

El gol del triunfo del equipo del Cholo llegó en el minuto 76 y casi no llega si no hubiese sido por el VAR. Al uruguayo Godín no le sientan nada mal los goles revisados por el videoarbitraje en el Metropolitano. Ante el Athletic, un gol del capitán charrúa le dio los tres puntos al Atlético en el descuento y frente al Girona pasó algo parecido aunque con más minutos por delante para llegar al final del partido. La jugada, polémica, fue tan justa y tan milimétrica, que el fuera de juego o no de Griezmann fue tan ajustado como la victoria rojiblanca ante el Girona. A la sexta fue la vencida.

Ambiente gélido por la huelga de animación

Más que respetables son las opiniones de las aficiones siempre y cuando queden enmarcadas en un clima de tranquilidad y de ausencia total de cualquier tipo de violencia, pero a la hora de protestar quizá no sea muy recomendable hacerlo con un silencio absoluto. La razón es simple: si en casa no se nota el calor de la afición el que lo paga no es, ni mucho menos, el conjunto visitante sino el que ejerce como anfitrión y ese fue el caso del Atlético de Madrid.

Con su fondo sur completamente desierto durante los 12 primeros minutos y con huelga de animación en lo que restó de primera parte, el Atlético de Simeone notó un ambiente muy frío desde el inicio. Gélido. Aún así, no fue una mala primera parte del cuadro colchonero, pero tampoco lograron nunca conectarse del todo al encuentro volviendo a atascarse ante la defensa de cinco visitante. Los rojiblancos fueron a rachas y si hay un equipo que es experto en contener los latigazos del Atlético ese es el Girona. Es ver al equipo de Montilivi enfrente, de rojiblanco o de amarillo, y los colchoneros se atascan. Sí, efectivamente, con ese panorama no era día para notar más frío que calor sobre el campo.

Factores ambientales aparte, que además no deben de servir de excusa, el Atlético fue de menos a más en el acto inicial, sin embargo, no fue capaz de romper la igualdad en el marcador ya fuese por falta de acierto o por ausencia de huecos generados por donde romper la defensa de cinco del Girona. Eusebio volvió a tejer su tela de araña y, otra vez, logró contener al Atlético llevando el partido al descanso con 0-0 en el marcador. Por el camino, una ocasión clara de Doumbia, un par de acciones de Morata, un posible penalti por mano en área del Girona y un disparo de Koke a la cruceta. El Metropolitano empezaba a ver fantasmas gerundenses.

Godín, el abrelatas del VAR

Si la primera parte tuvo sufrimiento para el Atlético, qué decir de la segunda. El depósito rojiblanco fue perdiendo fuelle con el paso de los minutos y dio la sensación continua de que este equipo da mucho menos miedo con cualquier esquema de 4-4-2 sin dos nueves, ya sea con rombo o en su versión normal, que con otro tipo de combinaciones con dos arietes en liza. Morata estuvo muy sólo y, pese a que Griezmann intervino bien para controlar el juego, faltó lo que se tuvo de sobra en Vitoria, pegada con más dinamita arriba. Al no estar Diego Costa, Simeone tuvo que improvisar y acabó acertando metiendo en el campo a Correa junto a Morata y a Vitolo por una de las bandas para que Griezmann tuviese cerca a un jugador que rompiese líneas a base de regates.

Para hacer variaciones en su esquema, Simeone arriesgó perdiendo por el sendero el control de Thomas en la medular y pasando a Saúl al lateral zurdo. Le pudo costar caro si el Girona hubiese arriesgado algo más arriba, pero la ausencia de Stuani se notó mucho en el equipo de Eusebio. El uruguayo está muy por encima de un jugador como Doumbia aunque tampoco estuvo mal el número 22 del Girona obligando a Giménez y Godín a salir continuamente de su zona de confort.

El cambio de estrategia tardó en funcionar en el Atlético, pero cuando lo hizo generó al menos la presencia que los locales necesitaban arriba para, como mínimo, molestar. Gracias a eso llegaron varias acciones de peligro y en una de ellas apareció el 1-0 de Godín. En la jugada se revisaron varias cosas. Primero la posición de Griezmann. Tan justa como lo puede ser un milímetro arriba o abajo. Y, segundo, una posible falta al portero, que, viendo las repeticiones no parece haber. Tan ajustado fue el gol que Godín metió la pelota en la portería y se fue sin protestar y sin celebrar nada. En unos minutos, eso sí, pasó de la tranquilidad al delirio cuando vio que el VAR, nuevamente, le otorgaba un gol decisivo.

El epílogo del partido dejó una ocasión clara de Portu que hizo temblar hasta las luces LED del Metropolitano y la sentencia de un Griezmann que necesitaba un gol para dejar de leer artículos sobre su mala racha goleadora. El Camp Nou ya espera al Atlético que, de momento, se ha quitado 20 kilos de encima ganando por primera vez en su historia al Girona. Morata, con un golpe en el tobillo, es duda para Barcelona.

PD: La huelga de animación tuvo lugar por el trato dispensado por parte del equipo a la afición desplazada a Turín en la Champions ya que ni siquiera se despidieron de los allí presentes tras caer 3-0.

Ficha:

Atlético de Madrid (2): Oblak; Arias, Giménez, Godín, Filipe (Vitolo, m. 64); Thomas (Correa, m. 56), Rodrigo, Koke, Saúl; Griezmann y Morata (Juanfran, m. 85).

Girona (0): Iraizoz; Pedro Porro, Alcalá, Bernardo, Muniesa; Douglas Luiz; Portu (Choco Lozano, m. 68), Aleix García, Pere Pons (Valery Fernández, m. 85), Borja García; y Seydou Doumbia (Roberts, m. 78).

Goles: 1-0, m. 77: Godín cabecea un rechace de Gorka Iraizoz. 2-0, m. 94: Griezmann, de vaselina al contragolpe.

Árbitro: Iglesias Villanueva (C. Gallego). Amonestó al local Arias (m. 47).

Incidencias: partido correspondiente a la trigésima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 40.863 espectadores.

Lo más popular

0
comentarios

Servicios