Menú

Liga

Lío a la vista por el presunto amaño del Valladolid-Valencia: "Había siete jugadores comprados"

Las grabaciones del caso Oikos, a las que ha tenido acceso en exclusiva El Mundo destapan un escándalo sin precedentes en La Liga.

Libertad Digital
0
Lío a la vista por el presunto amaño del Valladolid-Valencia: "Había siete jugadores comprados"
El Real Valladolid-Valencia dará que hablar | EFE

Bombazo en La Liga. Según ha desvelado en exclusiva el diario El Mundo, los investigadores de la Operación Oikos tienen en su poder conversaciones telefónicas que probarían que el Real Valladolid-Valencia disputado en la última jornada de la liga que termina de acabar, estaría amañado.

En estas conversaciones se puede escuchar a Carlos Aranda asegurar que "siete jugadores del Valladolid estaban comprados". Los pinchazos, siempre según El Mundo, destapan los planes para "determinar" el resultado del partido ante el Valencia que decidió la última plaza de Champions. El juez habría llegado a la conclusión de que Aranda y Raúl Bravo pactaron el resultado con parte de la plantilla del Valladolid para apostar y sacar un beneficio económico del partido.

"Mira, hermano, que gana primera y segunda parte el Valencia, ¿vale?", es una de las frases que pronuncia Carlos Aranda en una de las conversaciones intervenidas por la Policía Judicial, según refleja la transcripción de las mismas a la que ha tenido acceso El Mundo. Este medio asegura que el titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Huesca tiene en su poder seis meses de intervenciones telefónicas a los principales implicados en la trama de amaños y apuestas ilegales. El teléfono de Raúl Bravo, según la Policía, ha sido más difícil de intervenir al tener las llamadas encriptadas y cambiar continuamente de móvil.

El Mundo relata que los investigadores también tienen acreditada la existencia de una reunión mantenida por Borja Fernández "con varios jugadores de la plantilla del Valladolid en casa de uno de ellos, Sergio Gotán Gallardo, alias Keko, para coordinar el amaño del encuentro. "Por realizar estas gestiones, los cabecillas de la trama aluden en sus conversaciones a que el capitán del Valladolid debería cobrar al menos 50.000 euros", escriben los periodistas Esteban Urreiztieta y Orfeo Suárez en la página web de su diario.

El capitán del Valladolid aseguró, tras ser detenido, que es cierto que se reunió en el Bar Corinto con Raúl Bravo dos días antes del Valladolid-Valencia, como también hizo en enero, pero que era para ayudarle para entrar en el club como entrenador de la cantera. De hecho, en ese encuentro estaban la mujer y la hija del centrocampsta. Borja también quiso dejar claro, a través del periodista Isaac Fouto, que el encuentro en la casa de Keko fue una barbacoa con las familias el día de su despedida y que no era una reunión secreta y, además, desveló que Ronaldo le ha dicho que 'la que se ha liado' justo cuando jugó su mejor partido de la temporada.

Sin embargo, los investigadores piensan otra cosa según las pruebas recabadas. La conversación telefónica cazada a Aranda, es clave para el caso: "Mira, hermano" –le dice este exfutbolista a un amigo suyo– "el Valencia gana la primera parte y la segunda, ¿vale? Escúchame, que gana la primera parte y la segunda, ¿vale? O sea que gana la primera parte y el partido lo gana también; no que gana, que tiene que marcar dos goles en las dos partes, que gana primera y segunda (...). Mira, tú sabes lo que es, no se puede enterar nadie, pero sabes lo que es. Nadie. Nadie es nadie, nadie, ni tus amigos, ni nadie".

Aranda y Raúl Bravo se encuentran en libertad bajo fianza, después de abandonar la cárcel de Zuera, en Zaragoza. En la misma situación están el presidente del Huesca, Agustín Lasaosa, y el ex jugador del club oscense, Íñigo López, al que se considera intermediario entre jugadores y cabecillas de la trama. Este asunto parte de una denuncia de LaLiga hace más de un año por el Huesca-Nàstic de 2018.

Lo más popular

0
comentarios

Servicios

Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
España Baila Flamenco