Menú

Liga

Zidane se rinde a Vinícius y Rodrygo pero les pide que tengan los pies en el suelo

Los dos brasileños encendieron el Bernabéu con sus goles ante Osasuna. Según Zidane, el control de Rodrygo en la acción del 2-0 fue "la hostia".

0
Los dos brasileños encendieron el Bernabéu con sus goles ante Osasuna. Según Zidane, el control de Rodrygo en la acción del 2-0 fue "la hostia".
Zidane, en el momento de sacar del campo a Vinícius para dar entrada a Rodrygo. | EFE

"Me alegro por ellos porque muchas veces nos olvidamos de que tienen 18 años. Se ha visto cuando marcaron la emoción que tenían de hacerlo en el Bernabéu". Son palabras del técnico del Real Madrid, Zinedine Zidane, sobre sus dos jóvenes perlas brasileñas, Vinícius Júnior y Rodrygo Goes, que con sus goles ante Osasuna (2-0) hicieron vibrar a la parroquia madridista como no se veía desde hace mucho tiempo.

Vinicius fue el encargado de abrir la lata. A los 35 minutos, el brasileño sorprendió con un disparo lejano con el que batió al meta Rubén. Eso sí, también tuvo algo de fortuna: la pelota tocó en un defensa rojillo y dibujó una espectacular parábola, imparable para el meta gallego de Osasuna. El Bernabéu estalló, pues se abría la lata en un partido gris, y Vinícius rompió a llorar como un bebé. Se sacudía así la presión el joven jugador de Sao Gonçalo, de 19 años, después de ocho meses sin ver portería.

"Nunca había estado tantos partidos sin marcar", afirmó Vinícius al final del encuentro. "He llorado porque después de mi lesión fue un poco complicado", añadió el brasileño. "Marcar aquí para Vinícius es muy importante y se le ha visto muy contento", apuntaba, por su parte, Zidane.

A los 71 minutos, el 25 blanco fue sustituido por su compatriota Rodrygo Goes, un año más joven, y lo del joven de Osasco (estado de Sao Paulo) fue llegar y besar el santo. En el primer balón que tocó, Rodrygo realizó un magnífico control con el exterior tras un envío en largo de Casemiro, se marchó de Estupiñán en velocidad y, una vez dentro del área, conectó un gran disparo cruzado con el que superó a Rubén para firmar el definitivo 2-0. "El gol ha estado muy bien, pero ya sabéis que a mí me gustan los controles y el suyo ha sido la hostia", decía Zidane sobre un Rodrygo que firma así su segundo gol con la camiseta blanca y el primero en partido oficial —hace dos meses, en el partido de pretemporada contra el Bayern, el brasileño marcó el definitivo 3-1 con un golazo de falta—.

Zidane se rinde a sus dos pupilos brasileños, Vinicius y Rodrygo, pero también les pide que tengan los pies en el suelo, que sigan trabajando para que mejoren y, con ellos, también el equipo. "Han hecho un gran partido, como todo el equipo", dice un Zidane que también se rinde a otro jugador joven como el uruguayo Fede Valverde (21 años). "Ha hecho un gran partido, ¡pufff! Me alegro por él. Es muy joven y tiene un futuro extraordinario", decía el técnico galo sobre el charrúa.

0
comentarios

Servicios