Menú

Liga

El Real Madrid gana al Alavés en Vitoria y es líder provisional (1-2)

Los blancos ganan un duro partido con goles de Carvajal y Ramos, que hizo un penalti en el empate del Alavés. Destacó Isco. Bale, desaparecido.

0
Los blancos ganan un duro partido con goles de Carvajal y Ramos, que hizo un penalti en el empate del Alavés. Destacó Isco. Bale, desaparecido.
Isco, en acción ante el Alavés en Mendizorroza. | EFE

El Real Madrid tenía que ganar por lo civil o por lo criminal. Está genial eso de seguir acumulando buenas sensaciones e ir creciendo, pero, a diferencia del martes ante el PSG, contra el Alavés si es importante sumar los tres puntos. Para ganar LaLiga es necesario ganar este tipo de encuentros tan trabados ante un rival cuya máxima virtud es la intensidad y, sobre todo, el orden en una estructura defensiva por la que pasa su salvación. El Madrid esta temporada sí ha entendido la exigencia que pide el campeonato cada fin de semana y pelea por todos los puntos. Con la confianza que desbordan ahora, sumado a la calidad de su plantilla, ahora es complicado pensar en un tropiezo de los blancos. Seguirán una jornada más como líderes tras sumar 13 de los últimos 15 puntos. Ahora falta por ver si comparten la primera plaza porque el Barcelona juega el domingo en el Wanda Metropolitano ante el Atlético de Madrid.

Pese a que el Alavés se parece al PSG lo mismo que Pablo Iglesias a Santi Abascal, Zidane planteó un partido similar. Hizo rotaciones pero la idea y el sistema fue el mismo o similar. Cambió la portería en una moda cada vez más común entre los entrenadores. Además de Areola, también fue novedad Gareth Bale, que volvió otra vez a las andadas con un partido muy discreto, y Modric en lugar de Valverde, que parece tan indispensable que cada vez que un partido se le complica al Madrid, uno tiende a pensar, correcta o incorrectamente, que ya le están echando de menos. Es decir, que se mantuvo Isco en el once titular y, por segundo partido consecutivo, estuvo a un gran nivel. Ésta, al margen de los puntos o sensaciones, es una de las mejores noticias del Madrid en el último mes. Zidane ha recuperado al malagueño, un futbolista al que le sobra la calidad. Siempre es mejor que esté a que no esté en dinámica. Y más si entiende así el fútbol. Como ante el PSG, Isco no sobó la pelota. Uno o dos toques, que es lo que más se le critica.

El Madrid intentó ganar de inicio por lo civil. Con mucho fútbol que en eso gana al Alavés y a casi todos. Desde los primeros minutos, los de Zidane se impusieron a través del balón. Dominio que se basó en posesiones largas y recuperación rápida tras pérdida. La cuestión es que produjeron muy poco para todo lo que dominaron. Movían la pelota rápido, pero sin desborde y sin sorpresa ante un sistema, el 4-4-2 de Garitano, que es casi perfecto. Esta vez el Madrid ha conseguido la segunda victoria visitante en Mendizorroza. No era sencillo. La circulación era previsible y faltaba la genialidad que estaba aportando Hazard en los últimos partidos. Benzema no estuvo tan bien como otros días y Bale apenas participaba, así que todo se basaba en lo colectivo, que eran posesiones sin profundidad salvo por las subidas de Marcelo y Carvajal. Los dos laterales estuvieron muy activos porque podían. El Alavés casi ni salía de su área.

En la primera mitad no vimos casi a los dos porteros. Areola no salió en casi ningún plano de televisión. Pacheco, en un par de intervenciones a dos disparos de Isco y poco más. Lo más destacado fue un posible penalti sobre Aleix Vidal que fue sancionado con amarilla por fingir o exagerar porque sí hubo contacto de Militao.

Y como en la primera parte el Real Madrid no se impuso por lo civil, pasó al plan B: ganar por lo criminal. Se quitó el traje de Emidio Tucci y se puso el uniforme de vikingo para ganar bajo una intensa lluvia que generaba un escenario más épico. El Madrid iba a tener que ganar un partido duro y en el que no está especializado, el que conlleva luchar, tirarse al barro... un partido del norte en el que cada balón dividido es la vida. El escenario era el opuesto al que quiere Isco. Él es más de jugar con un buen césped en un día soleado. Pues como todos sus compañeros, entendió que hoy había que ganar con más garra que calidad. Sólo con esa mentalidad un jugador como Isco puede ganar un centro lateral a sus dos centrales para rematar de cabeza. Una acción que fue clave porque ahí llegó el 1-2 con el tanto de Carvajal. Hay que elogiar al Madrid porque no sólo fue darse cuenta de lo que tenía que hacer, sino que consiguió hacerlo. También se impusieron así, y encima teniendo una adversidad entre medias con el tanto de penalti que transformó Lucas Pérez. El Madrid ganó con dos goles de dos defensas, eso lo dice casi todo.

El marcador se inauguró en el minuto 52 con el tanto de Sergio Ramos. Una falta botada maravillosamente por Kroos. Once minutos después, el mismo héroe se convertía en villano. ¿Cuántas veces hemos dicho que lo que te da Ramos te lo quita Ramos? El capitán cometió un penalti absurdo al utilizar las manos por encima del hombro en un balón dividido en área propia. Absurda es la palabra. Las cosas de Ramos que se retirará sin corregirlas. Lo mejor para él y para el Real Madrid es que no tardó mucho tampoco en llegar el tanto de la victoria. Si Isco demostró coraje en el salto de cabeza, Carvajal demostró su inteligencia. Antes del rechace estaba detrás de Laguardia pero intuye la jugada para adelantarse. Es la diferencia entre estar metido o no. Entre estar espabilado o no. Es olfato y lo tuvo el jugador del Real Madrid que menos pisa el área contraria.

Los últimos minutos fueron una locura. Entraron Rodrygo y Valverde, buscando gol con el primero y presión y robo con el segundo, pero el Alavés se volcó tanto en ataque que el partido se convirtió en una ruleta rusa. Justo Valverde tuvo el tanto definitivo en un mano a mano que manda fuera, pero también las tuvieron los vitorianos a balón parado. Hubo tres córneres consecutivos en el descuento que pudieron ser el empate perfectamente. En una ocasión, Marcelo saltó rápidamente al disparo de Lucas y, en el último, Areola blocó un cabezazo de Manu García. Estaba claro que el Madrid iba a sufrir. Es lo que tiene ganar por lo criminal. Que se sufre pero, cuando ganas, saben especialmente bien los tres puntos.


Ficha técnica

Deportivo Alavés, 1: Pacheco; Aguirregabiria, Laguardia, Ximo, Duarte; Aleix Vidal, Wakaso (Manu García, min.82), Tomás Pina (Pons, min.76), Luis Rioja (Burke, min.59); Lucas Pérez y Joselu
Real Madrid, 2: Areola; Carvajal, Militao, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Modric (Valverde, m.79), Kroos; Bale (Rodrygo, m.66), Isco (Mendy, m.90) y Benzema

Goles: 0-1, m.52: Sergio Ramos; 1-1, m.65: Lucas Pérez, de penalti; 1-2, m.69: Carvajal
Árbitro: Cuadra Fernández (Comité balear). Amonestó con tarjeta a amarilla a Aleix Vidal (m.7), Pina (m.45), Lucas Pérez (m.65) y Duarte (m.79), del Alavés; y a Modric (m.32) y Sergio Ramos (m.64), del Real Madrid
Incidencias: Partido correspondiente a la decimoquinta jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio de Mendizorroza de Vitoria ante 19.357 espectadores. Prácticamente lleno. Antes del arranque se interpretó la canción Lau Teilatu en apoyo a los niños con cáncer

Lo más popular

0
comentarios

Servicios