Menú

Liga

El Real Madrid pincha ante el Athletic y se baja de la cima (0-0)

Tercer empate seguido, pero ante el Athletic tampoco obtuvo el Madrid el premio a su notable superioridad. Los blancos tuvieron tres postes.

0
Tercer empate seguido, pero ante el Athletic tampoco obtuvo el Madrid el premio a su notable superioridad. Los blancos tuvieron tres postes.
Jovic (c) se lamenta tras mandar un cabezazo al larguero. | EFE

Es imposible que un torero salga a hombros, triunfal, si no es capaz de rematar una buena faena con una estocada. Y esto es lo que le está pasando al Real Madrid en las últimas semanas. Torean bien, pero les falta cerrar la actuación con el gol. Es estrictamente necesario. De lo contrario, se marchará el toro con vida o en el caso de Valencia, Barcelona o Athletic de Bilbao, con un punto; o lo que es lo mismo, sin que el Real Madrid sume dos más de los que merece.

El equipo de Zidane tiene un problema y es el que posiblemente dé más rabia. No sirve de nada hacer tantas cosas bien si luego no marcas un gol y el Real Madrid tiene un problema con el gol. En el siguiente partido podrán marcar cinco, pero a la larga está claro que no pueden ir a ganar títulos con estos números. El problema no está en Benzema, solo superado por Messi en LaLiga. El problema está en el resto de sus compañeros. Sergio Ramos es el segundo máximo goleador con tres tantos, normal que se pasara los últimos 6 minutos de delantero. Entre Vinicius, Rodrygo, Bale, Hazard, James, Lucas Vázquez y Jovic, futbolistas ofensivos, suman ocho goles, cuatro menos que Benzema. El Madrid no puede depender exclusivamente del delantero francés, porque no es Cristiano Ronaldo, por mucho que esté marcando más goles que el portugués.

¿Mala suerte ante el Athletic de Bilbao? Es evidente que el Madrid tampoco la tuvo de aliada. Fueron tres postes en total, con Kroos, Nacho y Jovic como protagonistas. No fue por falta de entrega o de inoperancia. Generaron hasta 20 ocasiones; es decir, tuvieron oportunidades de sobra. Juego, aunque pudo ser mejor sobre todo en la segunda parte, no le faltó al Real Madrid. Un gol en los últimos tres partidos. No hacía mucho el Madrid necesitaba media ocasión para marcar.

Y todo hay que decirlo, gran actuación de Unai Simón, portero del Athletic. Los vascos son el segundo equipo menos goleado de LaLiga y eso es por muchas cosas. Entre otras, por Gaizka Garitano. El técnico cambio su sistema habitual y se adaptó al rival. Sacó tres centrales altos, Yeray, Núñez e Íñigo Martínez, y entre los tres se hartaron de despejar las decenas de centros laterales. Sacó a Kodro para fijar a la defensa blanca y liberó a Williams para correr al espacio. Sufrieron, como era de esperar, pero siempre estuvieron en un escenario donde estaban cómodos. De hecho, Courtois fue decisivo en un par de acciones ante Iñaki, le anularon un tanto por fuera de juego por un par de centímetros y un cabezazo muy claro en el último minuto de partido.

El plan de Garitano se venía abajo cuando sus jugadores se saltaban su propio plan. Cuando abandonan el pelotazo largo. Ahí, con dos buenas presiones adelantadas del Madrid, tuvieron sus mejores ocasiones. Un larguero de Kroos y un mano a mano de Vinicius que sigue desprendiendo un olor fuerte a gafe. En sus dos acciones más claras volvió a fallar. En la primera, tras hacer un buen recorte, dispara al centro; en la segunda, una ocasión de oro. Benzema regatea a Simón, dispara y, aunque se iba fuera, lo despeja Núñez al punto de penalti donde estaba Vinicius. Era la situación idónea para cualquier jugador. Pues en vez de disparar, que era la mejor opción, opta por un control de seguridad pero innecesario. Así, ante la inminente situación de gol, el brasileño, quizá por los nervios, falló el control y un gol cantado se quedó en nada.

Casi todo el partido se desarrolló en la frontal del área del Athletic de Bilbao. No sólo faltó la puntería. También buenos centros laterales donde no tuvieron su día, otra vez más, Carvajal y Mendy.

La segunda parte comenzó con el extraño incidente sobre Militao. Kodro le metió los dedos en el ojo y no pudo continuar. Salió Nacho y no Varane, y a los pocos minutos el central español mandó el segundo remate a la madera en un córner en el que se adelantó a Íñigo Martínez y en el que Simón se quedó a medias.

Zidane metió a Gareth Bale en lugar de Rodrygo y a Jovic por Vinicius. El galés, otra vez, no se hizo notar saliendo desde el banquillo. Un disparo desde lejos y poco más. Muy lejos del nivel que tiene que aportar. Normal que hasta dos chavales puedan quitarle el sitio. Jovic sigue en su línea, gafado. Metió al final un cabezazo realmente complicado que dio en la base de la portería. Pudo haber sido el héroe por una vez. Su regalo antes de Navidad.

El Real Madrid no ha dejado de ganar porque no estuviera Casemiro. Está claro que es mejor equipo con el brasileño y Valverde, y no sin uno de ellos. Pero hoy, por lo menos, se merecieron de sobra llevarse los tres puntos y seguir a la misma altura que el Barcelona. El fútbol es así. Hace cuatro días fueron mucho mejores en el Camp Nou y se van de vacaciones por detrás en la clasificación. Zidane debería pedir al Papá Noel de Florentino Pérez un delantero más.


Ficha técnica

Real Madrid, 0: Courtois; Carvajal, Militao (Nacho, m.57), Sergio Ramos, Mendy; Valverde, Kroos, Modric; Rodrygo (Bale, m.62), Benzema y Vinicius (Jovic, m.71)
Athletic Club de Bilbao, 0: Unai Simón; Lekue, Yeray, Núñez, Iñigo Martínez, Yuri; Dani García, Vesga, Raúl García; Williams (Beñat, m.86) y Kodro (Villalibre, m.73)

Árbitro: Adrián Cordero Vega (Comité cántabro). Mostró tarjeta amarilla a Sergio Ramos (m.87), del Real Madrid
Incidencias: Partido correspondiente a la decimoctava jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 71.306 espectadores

0
comentarios