Menú

Liga

Alarma en el FC Barcelona: "No hay dinero ni para pagar nóminas ni proveedores"

Marc Ciria, responsable económico de la candidatura de Joan Laporta en 2015, da la voz de alarma.

0
Marc Ciria, responsable económico de la candidatura de Joan Laporta en 2015, da la voz de alarma.
El Barça, hundido económicamente | EFE

Marc Ciria (Barcelona, 1979), socio fundador y director general de Diagonal Inversiones, fue en 2015 el responsable económico de la candidatura de Joan Laporta en las elecciones del Barcelona y ahora considera que el préstamo que el club ha pedido a Goldman Sachs para financiar el Espai Barça en realidad tiene como cometido poder pagar los salarios de los jugadores a corto plazo. Para Ciria, las cuentas del Barcelona presentan un estado desastroso, mucho mayor del que la gente piensa. No hay un euro en caja. La situación, casi insostenible.

Así lo explica el mismo Ciria en esta entrevista con EFE. En 2010, cuando trabajaba para Caixa Catalunya, fue el encargado de hacer los avales a la directiva de Sandro Rosell.

Pregunta: ¿Formará parte de la posible candidatura de Joan Laporta en las próximas elecciones?

Respuesta: No, no iré con él ni con ningún otro precandidato porque la actual situación económica del club requiere de directivos que no sean meras figuras institucionales, necesita ejecutivos que puedan dedicar mucho tiempo de sus jornadas al Barcelona durante por lo menos dos años para poner orden en el club y, ahora mismo, no dispongo de este tiempo porque tengo una agencia de valores. En el futuro ya veremos si me presento.

P: ¿Cree que Laporta se presentará en estos comicios?

R: Sí, que aún no lo haya hecho oficial, es una cuestión de 'tempos'.

P: ¿Considera que puede ganar en las próximas elecciones?

R: El peligro que tiene es que cometa los mismos errores que en 2015. Pero si se presenta lo va a hacer para ganar. Su carisma hace que, aunque Víctor Font lleve años trabajando con Xavi Hernández, pueda llevárselo si se lo propone.

P: ¿La situación económica del Barcelona es grave?

R: Primero de todo, quiero dejar claro que la covid-19 no tiene nada que ver con la situación económica del Barcelona. Es una mentira de la junta directiva, la cual pretende que un club que facturará 700 millones de euros esté endeudado con 1.600. Esto es impagable con los mecanismos actuales del club. Lo que dicen los números es que las dos únicas soluciones viables que plantea esta directiva son la conversión en sociedad anónima deportiva de la entidad o la entrada de un fondo de inversión internacional que deje al socio como propietario de un 30 o un 40%.

P: ¿Respecto a la segunda posibilidad usted teme que tenga algo que ver el crédito pedido a Goldman Sachs para financiar el Espai Barça?

R: Goldman Sachs no es conocido por prestar dinero, sino por hacer operaciones de entrada en sociedades para después salir de ellas revendiendo las acciones que ha comprado. Es un banco de inversión, no un banco de préstamo de dinero como LaCaixa o el BBVA.

P: En la comparecencia de la semana pasada del vicepresidente económico Jordi Moix dijo que si el Barcelona un ejercicio no era capaz de pagar los 50 millones de euros por año estipulados para devolver el crédito a Goldman Sachs la compañía podría incorporar un consultor comercial en el club. ¿En qué consiste esta figura?

R: Vendría a hacer eficientes los recursos para que el club pudiese pagar el préstamo. Que aparezca Goldman Sachs significa que el Barcelona no ha podido acudir a las entidades nacionales para incrementar la deuda. El motivo es evidente: el club debe a estas casi 500 millones de euros en deuda a corto plazo. Y la pregunta es fácil: ¿por qué en un contexto de pandemia y de crisis económica del club se decide tirar adelante el Espai Barça?

P: Adelante.

R: Antes de que apareciera el coronavirus el club ya debía 740 millones de euros y con él ha subido a 820. El principal problema es que es deuda a corto plazo. El Barcelona es el club del mundo con la masa salarial más alta y esto no es culpa del coronavirus. A partir de la salida de Neymar en 2017 se empezaron a hacer unos fichajes que están fuera del ratio de endeudamiento propio del club, el cual se ha saltado sus propios Estatutos.

P: ¿En qué punto?

R: Se ha saltado en dos ejercicios consecutivos el porcentaje máximo de EBITDA del 2% sin pasar por la Asamblea de Compromisarios y la junta no ha dimitido como marcan los Estatutos. Pero sigo con lo que explicaba: la deuda que se necesita pagar a corto plazo es del 77%. Eso significa que no hay dinero para pagar las nóminas ni a algunos proveedores. Así que el incremento de la deuda ha sido para pagar el día a día del club, no el Espai Barça.

P: ¿Está afirmando que el préstamo de Goldman Sachs no se ha pedido para pagar el Espai Barça?

R: El club está utilizando la deuda a 30 años por el Espai Barça, del cual está hinchando claramente el resultado final del coste, para pagar los salarios de este ejercicio. Y a Goldman Sachs ya le parece bien porque está cobrando unos intereses entre el 3 y el 4% y si el Barcelona no le paga ya vendrá un señor. La pregunta es cómo se ejecutaría el impago de la deuda: ¿Con patrimonio del club? ¿Con el estadio? Porque cuando hay un préstamo de un banco de inversión las cláusulas son mucho más firmes que las de un banco tradicional. La junta necesita hacer esto para arreglar los números antes de irse y les da igual el Espai Barça porque no lo harán ellos.

P: ¿Cuál es el peligro a largo plazo?

R: Si yo debo entre 600 y 700 millones a corto plazo y tengo un presupuesto de 700 millones, ¿cómo se aguanta? Sería un milagro que hubiese 700 millones en ingresos este ejercicio con la pandemia del coronavirus. Y la situación en la que una compañía acumula más deuda a corto plazo que facturación posee un nombre: fallida. Cuando tú tienes una deuda hay una cola de cobradores. Y Goldman Sachs se ha puesto en el orden de cobro por delante de los salarios de los jugadores y de los proveedores.

P: ¿Entonces el Espai Barça no se hará?

R: La próxima junta directiva no podrá desarrollar el Espai Barça con este préstamo. Necesitará otro financiamiento y el proyecto se tendrá que reconvertir en algo mucho más barato que consistirá en acondicionar el estadio. Y hasta dentro de 10 o 15 años el club no se podrá plantear hacer el Nou Palau Blaugrana y el resto de infraestructuras.

P: ¿Cómo puede empezar a resolver la situación el próximo presidente?

R: El Barcelona tendría que volver a tirar de cantera. Un 60% de la plantilla debería estar formada por jugadores de La Masia y la masa salarial del primer equipo debería reducirse en un 30%. Además, se tendrían que renegociar con todas las entidades nacionales los préstamos que hay para pasarlos del corto al largo plazo y adelgazar la estructura de 540 trabajadores del club en un 30%. También se deberían buscar patrocinadores reales y dejar de tener directivos y ejecutivos que tengamos la sospecha de que se benefician de fichajes en el primer equipo y en el filial.

0
comentarios

Servicios