Menú

Liga

El Real Madrid gana el Clásico ante el Barcelona y duerme líder (2-1)

Benzema y Kroos pusieron a los blancos con 2-0 y Mingueza acortó distancias. Lucas Vázquez se lesionó. Nacho y Casemiro, bajas para Getafe.

0
Benzema y Kroos pusieron a los blancos con 2-0 y Mingueza acortó distancias. Lucas Vázquez se lesionó. Nacho y Casemiro, bajas para Getafe.
Toni Kroos, en acción durante el Clásico Real Madrid-Barcelona. | EFE

Gran Clásico en Valdebebas. Un Real Madrid-Barcelona que tuvo de todo en un escenario inédito como es el estadio Alfredo di Stéfano: goles, ocasiones, emoción, buen juego, lluvia a manta y, cómo no, polémica. La victoria, por 2-1, ha sido para los blancos, que con los tres puntos se sitúan con 66, los mismos que el Atlético de Madrid, aunque el equipo de Zinedine Zidane supera al Diego Pablo Simeone en lo más alto de la tabla al tenerle ganado el golaverage particular (2-0 en Valdebebas y 1-1 en el Wanda Metropolitano), a la espera de lo que los colchoneros hagan este domingo frente al Betis en su visita al Benito Villamarín (21:00 horas).

Un triunfo forjado desde la pegada, la solidez defensiva y el sufrimiento, aguantando el Madrid todas las embestidas del Barça en la segunda mitad bajo el diluvio. Así, los goles de Benzema y Kroos acabaron valiendo más que la reacción tardía de los de Ronald Koeman, que acortaron distancias a la vuelta de vestuarios con el tanto de Óscar Mingueza, fusilando a Courtois con un remate con la rodilla. Incluso Ilaix Moriba pudo haber firmado el empate en el descuento, pero su remate se estrelló contra el travesaño.

El conjunto merengue aprueba así el segundo de los tres exigentes exámenes en apenas ocho días. El primero fue la visita del Liverpool a Valdebebas el pasado martes, en la ida de cuartos de final de la Champions (3-1) y el segundo, este gran Clásico frente a un Barcelona que se queda con 65 puntos. El tercero, la vuelta frente a los reds en Anfield, el próximo miércoles. Si los blancos consiguen pasar a semifinales, habrán puesto así la guinda al pastel a una semana fantástica.

Pero no todo han sido buenas noticias para los blancos. Lucas Vázquez se lesionaba antes del intermedio tras un choque con Busquets, teniendo que dejar su puesto a Álvaro Odriozola, mientras que Nacho y Casemiro causarán baja en el próximo choque liguero en Getafe: el central al ver la quinta amarilla y el brasileño al recibir dos cartulinas en apenas dos minutos, dejando a los suyos con diez para el tramo final.

Zidane afrontaba el choque con bajas importantes (Sergio Ramos, Varane, Carvajal y Eden Hazard), mientras que Koeman, sin poder contar con Ansu Fati y Coutinho, recuperaba para la causa a Gerard Piqué y Sergi Roberto, aunque el veterano central se quedó sin jugar y el canterano actuó en la última media hora al entrar al campo por Busquets. Desde muy pronto se vio que los dos equipos iban a ser fieles a sus estilos, como viene siendo habitual en los últimos clásicos: el Barcelona con la posesión por bandera y el Madrid tratando de sorprender al contragolpe.

Las primeras muestras de peligro las ofrecía el equipo culé, que encontraba zonas donde combinar el talento de Pedri, De Jong, Messi y Ousmane Dembélé. Courtois estuvo magistral para desviar un peligroso centro de Jordi Alba, que buscaba a Dembélé, desbaratando así la primera ocasión visitante. Y el Madrid reaccionó enseguida a las mil maravillas para asestar la primera bofetada cuando aún no se había cumplido el primer cuarto de hora. Benzema había avisado con un par de arrancadas, pero la letal fue la de Fede Valverde, que abrió a Lucas Vázquez y éste centró al francés. El delantero tiró de clase y firmó el 1-0 con un espectacular remate de tacón en el primer palo.

Apenas trece minutos después llegaría el 2-0. Vinicius, muy activo y que venía de marcar un doblete ante el Liverpool, provocó una falta en el borde del área y Kroos la mandó adentro para poner tierra de por medio. Fue con fortuna, después de que la pelota pegara en Dest, que se dio la vuelta, y Jordi Alba fuera incapaz de despejar en la misma raya de gol. La pegada del Madrid puso la primera piedra y la defensa, con unos sobresalientes Eder Militao y Nacho, hizo el resto hasta el último suspiro.

El Barça no se vino abajo. Respondió y tuvo sus ocasiones, pero siempre se encontraba con un rival que cortara un pase o tapara un disparo. Sin embargo, estuvo cerca de llegar el tercero del Madrid con un remate de Valverde al palo y el rechace posterior de Lucas Vázquez que salvó Ter Stegen en el suelo. El Barça lograba salir con vida ante un rival que se mostraba letal a la contra.

Lucas Vázquez se lesionó antes del descanso tras un encontronazo con Busquets, teniendo que dejar su puesto a Odriozola, y el Barça tuvo dos buenas ocasiones al final de la primera parte, ambas con Messi como protagonista. En la primera, el argentino mandó un balón al palo en su intento de gol olímpico —lanzando un córner que Gil Manzano no debió conceder— y en la segunda, el remate de Leo lo tapó Courtois para mandar el Clásico al descanso con la ventaja local de 2-0.

Ida y vuelta bajo el diluvio

Koeman reaccionó tras el paso por vestuarios, metiendo en el campo a Antoine Griezmann por Dest, y volvió a llover con fuerza en Valdebebas. El Barça logró empatar a la hora de partido gracias a Mingueza, que remató con la rodilla. Jordi Alba centró desde la izquierda. No pudo rematar Griezmann pero sí lo hizo el canterano culé para fusilar a Courtois.

El Madrid perdió gasolina y Zidane terminó haciendo cuatro cambios con urgencia (quitó del campo a Valverde, Vinicius, Kroos y Benzema para dar entrada a Asensio, Marcelo, Isco y Mariano), tras el esfuerzo ante el Liverpool y el pendiente el miércoles en Anfield. También Koeman movería el banquillo al meter en el campo a Ilaix Moriba y posteriormente a Trincao y Braithwaite.

Por momentos y bajo una lluvia torrencial, el Clásico se convirtió en una ida y vuelta, con Kroos perdonando una ocasión muy clara. Cómo no, también apareció la conexión entre Messi y Jordi Alba. En los últimos minutos apretó el Barcelona y se volcó hacia la portería de Courtois en busca de un 2-2 que no llegó. Braithwaite y los suyos pidieron penalti por un supuesto agarrón de Mendy al danés dentro del área —parece que hubo contacto, pero no el suficiente para decretar la pena máxima—, mientras que los blancos se quedaron con diez en la recta final al ver Casemiros dos amarillas en apenas dos minutos.

Messi, que ha podido disputar su último Clásico, lo intentó un par de veces de falta, pero se topó con la barrera, y la ocasión más clara para los azulgranas fue un balón al larguero de Ilaix Moriba, justo después de que Marcelo perdonara el 3-1 en un mano a mano con Ter Stegen ante el que Mingueza reaccionó de manera magistral en defensa.

En definitiva, un gran triunfo del Madrid que le sirve para volver a soñar más que nunca con la Liga, cuando aún tiene pendiente rematar la faena dentro de cuatro días en Anfield para sellar su pase a semifinales de Champions.


Ficha técnica

Real Madrid, 2: Courtois; Lucas Vázquez (Odriozola, m.43), Militao, Nacho, Mendy; Casemiro, Kroos (Marcelo, m.72), Modric, Valverde (Marco Asensio, m.61); Vinicius (Isco, m.72) y Benzema (Mariano, m.72)
FC Barcelona, 1: Ter Stegen; Dest (Griezmann, m.46), Mingueza, Araújo (Ilaix Moriba, m.72), Lenglet, Jordi Alba; Busquets (Sergi Roberto, m.64), De Jong, Pedri (Braithwaite, m.81); Dembélé (Trincao, m.81) y Messi

Goles: 1-0, m.13: Benzema; 2-0, m.27: Kroos; 2-1, m.59: Mingueza
Árbitro: Gil Manzano (Comité extremeño). Amonestó a Nacho (m.69), del Real Madrid; y a Pedri (m.23), Araújo (m.26), Sergi Roberto (m.84) y al entrenador Ronald Koeman, del Barcelona. Expulsó a Casemiro por doble amonestación (ms.89 y 91)
Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Alfredo Di Stéfano a puerta cerrada

0
comentarios