Menú

Liga

El Castilla perdona al Barça B en la vuelta del miniclásico (0-0)

Los de Raúl González perdonaron hasta cuatro ocasiones muy claras de gol.

0
Los de Raúl González perdonaron hasta cuatro ocasiones muy claras de gol.
El Castilla perdonó cuatro ocasiones muy claras ante el Barça B | EFE

Siete años después volvió a darse un clásico de filiales, entre Real Madrid Castilla y Barcelona B, encuadrados en el Grupo 2 de Primera RFEF, que acabó con empate a cero en gran parte por la falta de acierto de cara a portería de los futbolistas dirigidos por Raúl González Blanco, que contaron con hasta cuatro ocasiones de peligro.

Los catalanes comenzaron mejor el encuentro, dominando el balón ante un equipo local que estrenaba pareja de centrales, con Rafa Marín y Marvel, y Gila actuando por primera vez de lateral derecho. Pero no logró transformarlo en ocasiones de peligro más allá del peligro en conducción de Antonio José Aranda.

Su hermano, en las filas del Real Madrid Castilla, le cogió el testigo. Dos internadas por banda izquierda y diagonales hacia dentro en conducción para buscar su buen disparo con la pierna derecha, pero el primero tiro, en el minuto 9, lo despejó el guardameta Iñaki Peña y el segundo, en el m.15, tras pisar el balón ante Guillem Jaime, se le marchó al lateral de la red, haciendo que, por el efecto óptico, cantaran el gol los aficionados madridistas que se dieron cita en un estadio Alfredo di Stéfano que lució la mejor entrada de la temporada, con 1.600 espectadores.

Los de Raúl González se mostraron más verticales con balón y Peter Federico fue un puñal por banda derecha. Tuvo el 1-0 en el m.40, pero su disparo cruzado a la escuadra se marchó fuera por poco. 20 minutos antes, el Castilla reclamó penalti por mano de Jandro Orellana, pero el colegiado no lo vio así.

Las tónica se mantuvo tras el descanso. Sergi Barjuan cambió a Arnau Sola, con amarilla, por Mousa Ndiaye para proteger la banda izquierda, en la que atacaba Peter. Por ese costado llegó la ocasión más clara de los locales, pero Andri Gudjohnsen, hijo de Eidur, quien, curiosamente, jugó en el Barcelona, no logró impactar bien con el balón.

El partido se abrió. Al contrario que ocurre en la mayoría de partidos en el Di Stéfano en la que los rivales defienden más atrás, el Barcelona B no rehuyó el ataque. Y la tuvo en un contragolpe en el m.64, pero Ferran Jutlgà mandó fuera un mano a mano.

El Castilla acabó el encuentro llevando la iniciativa y saliendo con peligro en velocidad, pero siguió acusando la falta de acierto en los metros finales. Un empate a cero que deja a los de Raúl con ocho puntos en ocho encuentros, mientras que el Barcelona B suma 12 en su casillero.

0
comentarios

Servicios

  • Inversión
  • YoQuieroUno
  • Radarbot
  • Historia