Menú

Liga

Los precios de la vergüenza del Deportivo Alavés para intentar vetar a la afición del Cádiz

El Cádiz se juega la permanencia en Mendizorroza ante un ya descendido Alavés. Las entradas más baratas, a 120 euros.

El Cádiz se juega la permanencia en Mendizorroza ante un ya descendido Alavés. Las entradas más baratas, a 120 euros.
La afición del Cádiz recibe una puñalada trapera de la directiva del Deportivo Alavés | Agencias

Cádiz sueña con la salvación de su equipo. Toda una temporada remando para conseguir la ansiada permanencia con una afición espectacular que siempre ha dado la cara por su equipo. Una permanencia que se complicó mucho tras la penúltima jornada. El Cádiz empató en casa ante el Real Madrid y el gol de Abdon para el Mallorca en el último suspiro que le dio el triunfo a los bermellones frente al Rayo Vallecano, hace que el equipo del ‘Vasco’ Aguirre dependa de sí mismo para conseguir la salvación. Juegan contra el Osasuna en el siempre complicado Sadar. Además el Granada necesita ganar al Espanyol en casa para certificar la permanencia.

El Cádiz depende de terceros, pero para intentar obrar el milagro de la salvación lo primero es buscar el triunfo en Mendizorroza. Se mide a un Deportivo Alavés que no se juega nada tras certificar su descenso con su derrota en el Ciutat de Valencia frente al Levante.

La afición gaditana preparaba con mimo un desplazamiento a Vitoria que se presumía masivo. Había mucha ilusión por dar el último aliento a un equipo que tiene uno de los presupuestos más bajos de la categoría y esperanza por conseguir la proeza de seguir un año más en primera. Todo ello se ha tornado en indignación tras conocer los precios que ha puesto la directiva del Deportivo Alavés para el partido del próximo domingo. Las entradas a la venta van desde los 120 euros, la más barata, hasta los 150 euros, la más cara. Unos precios de vergüenza que han hecho mucho daño en la Tacita de Plata.

¿Por qué hace esto el club babazorro cuando ya está descendido? Desde el Alavés justifican esta decisión para evitar posibles enfrentamientos entre aficiones y para evitar una marea amarilla en Mendizorroza.

En las redes sociales la decisión de la directiva del Glorioso está siendo duramente criticada. Incluso los propios aficionados del Alavés ponen el grito en el cielo ante una maniobra canalla e injustificable.

Al final, como casi todo lo que pasa en este fútbol moderno, el que pierde es el aficionado.

Temas

0
comentarios