Menú

Liga

Un ex del Málaga se enfrenta a 16 años de prisión por liderar una organización criminal dedicada al tráfico de drogas

Sergio Contreras, más conocido futbolísticamente como Koke, era el supuesto cabecilla de la banda.

Sergio Contreras, más conocido futbolísticamente como Koke, era el supuesto cabecilla de la banda.
Koke se enfrenta a 16 años de prisión y 150.000 euros de multa | EFE

El exjugador del Málaga C.F. Sergio Contreras, Koke, se enfrenta a una petición fiscal de 16 años de prisión por presuntamente liderar una organización criminal dedicada a comprar importantes cantidades de droga que posteriormente transportaban en camiones a países europeos.

El juicio está previsto que celebre el próximo lunes en la Audiencia Provincial de Málaga y junto al exjugador se sentarán 17 personas más, entre ellas su pareja sentimental y un hermano del futbolista.

El fiscal mantiene en su escrito acusatorio que Koke presuntamente lideraba la organización, y era la persona que asumía la dirección de las operaciones y daba las instrucciones necesarias de qué cantidades de droga comprar, a qué precio, dónde llevarlas y qué tipo de vehículo se debía alquilar para el traslado de la misma.

La droga que normalmente compraban era marihuana y, posteriormente, la envasaban al vacío y era entregada a transportistas extranjeros para su traslado en camiones de diferentes países europeos.

Gracias a la investigación con escuchas telefónicas, vigilancias, seguimientos policiales e mecanismos de geolocalización instalados en los vehículos objetos de investigación, la Policía pudo identificar a los diferentes miembros de la red y determinar el papel que jugaba cada uno de ellos.

El ministerio público señala que además de Koke hay otro procesado que también desempeñaba una posición relevante dentro de la organización ya que presuntamente era el encargado de dar soporte financiero de importantes cantidad económicas mediante el método de la hawala, un sistema financiero milenario de transferencias informales de dinero difíciles de rastrear.

Tanto Koke como el otro acusado que supuestamente desempeñaba una posición relevante se enfrentan cada uno de ellos a una pena de 16 años y multa de 150.000 euros.

El resto de acusados, según el grado de implicación, están acusados de un delito contra la salud pública o tenencia de armas y se enfrentan a penas que oscilan entre los cuatro años y seis meses a un año de cárcel.

La que fuera pareja de Koke está acusada de desarrollar labores de custodia y entrega del dinero procedente de la actividad ilícita y presuntamente se hacía cargo del pago y cobro a proveedores e intermediaba en las operaciones de tráfico de drogas.

El hermano de Koke supuestamente realizaba labores de transporte de la droga y labores de envasado de la misma.

Gracias a las intervenciones telefónicas se pudo detectar como Koke y otros miembros de la organización adquirían diferentes partidas de droga, entre ellas hubo una de marihuana que ocultaron en un cargamento de ajos.

Koke estuvo por esta causa en prisión un año y ocho meses y pudo salir en libertad provisional tras abonar una fianza de 15.000 euros en julio de 2021.

La operación que se desarrolló en Málaga, Sevilla y Granada, participaron 150 guardias civiles y se practicaron once registros simultáneos.

Su detención se produjo en 2019 dentro de la operación "Vinculada" y, según el fiscal, la organización contaba con una elevada capacidad económica y estructura logística que le permitía obtener grandes cantidades de droga y disponer de viviendas donde envasar al vacío y preparar su posterior transporte.

Entre los meses que duró la investigación formalizaron numerosos contratos de alquiler de vehículos con distintas empresas del sector.

Además del Málaga C.F., Koke también jugó en otros equipos como el Olympique de Marsella francés, el Sporting de Lisboa portugués, el Aris de Salónica griego, el Dynamo de Houston estadounidense y el Blooming de la ciudad boliviana de Santa Cruz.

Temas

0
comentarios

Servicios

  • Radarbot
  • Biblia Ilustrada
  • Libro
  • Curso