Menú

Liga

El Espanyol estalla y anuncia que luchará "hasta las últimas consecuencias" contra el robo arbitral

Presentará la semana que viene la querella múltiple:

Presentará la semana que viene la querella múltiple:
El Espanyol ha sido tremendamente perjudicado por los arbitrajes | EFE

El Espanyol ha dicho basta. Tras recibir la negativa del Comité de Competición a su impugnación del encuentro contra el Atlético de Madrid tras validad el VAR un gol fantasma en el que la imagen utilizada no demuestra en ningún momento que el esférico entre por completo en la portería, el conjunto perico anuncia -como adelantó RAC 1- que acudirá a los tribunales y no solo para denunciar la acción del gol fantasma de Griezmann. Será una querella múltiple que englobará diferentes situaciones del VAR, tecnología, arbitrajes.

Los pericos se sienten tremendamente perjudicados por los arbitrajes esta temporada, pero lo de las dos últimas semanas ha sido una auténtico escándalo. Todo comenzó en el partido de la 36ª jornada en Cornellá ante el Atlético de Madrid con el mencionado gol fantasma de Griezmann.

Tras el empate a tres frente al Atlético, los pericos se la jugaban en Mestalla en el penúltimo partido donde sufrieron una auténtica estafa arbitral. El equipo de Luis García se imponía por 1-2 tras remontar el tanto inicial del Valencia y tenía los tres puntos en la mano, lo que le situaba con opciones de salvación de cara a la última jornada.

Con 1-2 en el marcador de Mestalla (min. 77), un balón colgado desde la izquierda del ataque perico fue rematado por César Montes al fondo de las mallas del Valencia. El mexicano saltó con Mamardashvili, que estaba a su espalda y que midió muy mal su salida. Esta mala decisión evitó que le llegara al balón, no la acción de Montes. Gil Manzano invalidó el tanto. Desde la sala VOR (se supone) no se le invitó a revisar la jugada, que habría supuesto el 1-3 y la sentencia del partido.

Tras el empate en el 93 del Valencia, el Espanyol se fue con todo arriba y pudo tener la victoria en su mano si Gil Manzano, árbitro principal o Del Cerro Grande, responsable del VAR, hubieran considerado como penalti un clamoroso derribo con patada de kárate incluida sobre Martin Braithwaite a un metro escaso de la línea de gol.

Un penalti clamoroso que escamoteaban al Espanyol y que suponía el descenso matemático de un histórico que es cierto que ha hecho muchas cosas mal, pero al que los árbitros han destrozado en las dos últimas jornadas.

Resolución de Competición

El Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF) se ha declarado incompetente para resolver la impugnación presentada por el Espanyol en la que pidió la nulidad del partido contra el Atlético de Madrid, tras la polémica por el 0-2 del rival validado tras consultar con el VAR.

El Espanyol solicitó al Comité que procediera a acordar la nulidad de dicho partido "y su retroacción al minuto 44, como consecuencia de la comisión de una actuación negligente determinante de un error técnico arbitral" al conceder un tanto del francés Antoine Griezmann que con las imágenes no se comprueba claramente si el balón entró por completo antes de que lo despejara el meta Fernando Pacheco.

El club espanyolista, que acabó empatando el partido a tres tantos tras una vibrante reacción pero no pudo sumar una victoria imprescindible en la lucha por la permanencia, invocó asimismo la existencia de precedentes en FIFA y UEFA.

El Comité argumenta que carece de competencia para pronunciarse sobre la impugnación, ya que el caso que expone no es ninguno de los supuestos de infracción de la disciplina deportiva, que, según la normativa vigente, se extiende a los incumplimientos de las reglas de juego o competición y a las de las normas generales deportivas.

"Es este mismo sentido se han pronunciado esta misma temporada, en un caso idéntico a este, tanto el Comité de Apelación de la RFEF (mediante resolución de 9 de febrero de 2023), como el Tribunal Administrativo del Deporte (mediante resolución de 3 de marzo de 2023, dictada en el marco del expediente 30/2023 TAD)", añade en alusión a la impugnación que el Cádiz presentó tras el partido contra el Elche.

El conjunto andaluz pidió que el encuentro se reanudase a partir del minuto 81, en el que el Elche empató con un gol precedido de un fuera de juego que el VAR no señaló, motivo por el cual el colegiado principal, Carlos del Cerro Grande, pidió disculpas por el error cometido.

Por ello, el Comité acuerda declarar su falta de competencia para conocer de la impugnación presentada y contra su resolución el club puede interponer recurso ante el Comité de Apelación en el plazo de 10 días desde mañana.

Tras la derrota contra el Atlético, el pasado día 24 en la jornada 36, el Espanyol pidió al Comité Técnico de Árbitros (CTA) que facilitara una imagen en la que se viera de forma inequívoca que el balón superó la línea y se convirtió en gol.

Este organismo, según como informó el propio club, aseguró que no era "posible" facilitar esas imágenes debido al reglamento actual y confirmó que la imagen para tomar la decisión de validar el gol fue la mostrada en televisión, capturada con la 'spider cam'.

La entidad explicó que con esta única fotografía es "imposible determinar si la pelota ha entrado o no en su totalidad" y aseguró que, según sus propios análisis "y de terceros", podía demostrar que el balón no pasa la línea de fondo por completo, requisito necesario para que un gol suba al marcador, por lo que calificó de "negligencia" la actuación del VAR.

Temas

0
comentarios

Servicios

  • Radarbot
  • Biblia Ilustrada
  • Libro
  • Curso