Menú

Liga

Así es Clos Gómez: de enemigo acérrimo del madridismo a jefe del VAR

El excolegiado aragonés, señalado por Mourinho por sus "13 errores" en un Real Madrid-Sevilla, está al frente del VAR desde marzo de 2018.

El excolegiado aragonés, señalado por Mourinho por sus "13 errores" en un Real Madrid-Sevilla, está al frente del VAR desde marzo de 2018.
Archivo

El videoarbitraje (VAR) ha venido para quedarse en el fútbol desde su implantación en la temporada 2018/19, pero en estas cinco temporadas —y algo más— que lleva funcionando en España no sólo no ha aclarado un sinfín de jugadas, sino que ha servido para incrementar las dudas de clubes y aficionados.

Las decisiones del VAR se toman desde la sala VOR (siglas en inglés de Video Operation Room), situada en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas (Madrid). Según la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), encargada del arbitraje de todos los partidos, la sala VOR es "una de las mejores y más modernas del mundo". Se trata de una sala totalmente hermética a la que sólo pueden acceder los VAR, AVAR (asistente de VAR), operadores de vídeo, técnicos de Hawk Eye (tecnología de Ojo de Halcón) y los directores de operaciones, una posición creada específicamente para la irrupción del VAR y que desempeñan los exárbitros Álvarez Izquierdo, Iglesias Villanueva y el exasistente Pérez Payá. Estos tres últimos son, por tanto, los encargados de coordinar cualquier incidencia y sólo pueden acceder a la sala VOR con una huella electrónica. Además, hay una sala de descanso externa desde donde preparan los partidos aquellos que todavía no tengan que actuar.

El director del Proyecto VAR es el excolegiado internacional Carlos Clos Gómez, elegido para el cargo en marzo de 2018 —dos meses antes de que Luis Rubiales llegara a la presidencia de la Federación Española— por el entonces presidente del Comité Técnico de Árbitros (CTA), el recientemente fallecido Victoriano Sánchez Arminio. Lo cierto es que Clos Gómez, un árbitro aragonés que pitó durante once temporadas en Primera División (2006-2017) y que recibió la escarapela internacional en enero de 2009, está constantemente en el ojo del huracán, tanto cuando estaba en activo como ahora en su condición de jefe del VAR.

Más sospechas sobre el arbitraje

Y es que, si ya es harto complicado comprender el criterio de los árbitros en España y darle credibilidad a sus intervenciones desde la sala VOR, la desconfianza se multiplica hacia su figura con la existencia de una segunda sala anexa a la del VOR. Según ha desvelado esta semana Miguel Ángel Pérez en Libertad Digital, Clos Gómez controlaba en directo por streaming los arbitrajes desde fuera de las instalaciones del CTA. En pleno caso Negreira —tras salir a la luz el pasado mes de febrero que el FC Barcelona estuvo pagando un total de 7,3 millones de euros al ex vicepresidente de los árbitros, José María Enríquez Negreira, durante al menos 17 años (2001-2017) por unos supuestos informes arbitrales—, el arbitraje español queda así más en entredicho que nunca.

Se desconocía que en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas cohabitasen dos salas que pueden tener influencia directa en el arbitraje de campo. La sala VOR es la legal, la que según el reglamento ocupan el árbitro de VAR, el AVAR y el técnico de repeticiones. En ella se chequean todas las jugadas con las señales de las cámaras y allí es donde se graba todo el contenido tanto de vídeo como de audio. Salvo el árbitro principal de campo, nadie puede comunicarse con ellos.

En la temporada 2021/22, el CTA crea una segunda sala de operaciones donde Clos Gómez y su ayudante, el también exárbitro internacional Alberto Undiano Mallenco, vigilaban a la sala VOR sin tener una comunicación directa. Sin embargo, esto cambió a partir de la siguiente temporada (2022/23): desde entonces, los árbitros que forman el grupo de VAR sí tienen comunicación directa con los que están en la sala VOR. Y es esto lo que genera las sospechas sobre el grado de influencia que tiene la sala de operaciones.

¿Quién es Clos Gómez?

En Libertad Digital queremos arrojar más luz a todo este asunto y recordar al lector quién es Carlos Clos Gómez (Zaragoza, 30 de junio de 1972), un colegiado a quien el madridismo no duda en señalar constantemente —fue el árbitro que dirigió el Real Madrid-Sevilla en el Santiago Bernabéu, donde José Mourinho detalló los 13 errores que, según él, cometió en el partido— y que ahora dirige un sistema tecnológico tan importante como es el VAR en el fútbol español.

El aragonés empezó arbitrando en fútbol sala en 1987 y a finales de los 80 se pasó al fútbol, donde no tardó en subir escalafones: en la temporada 1997/98 pasó a Segunda B, donde permaneció cuatro temporadas, y en julio de 2001 le comunicaron su ascenso al fútbol profesional (Segunda División), donde estuvo durante cinco campañas.

Antes de dar el salto a Primera División en la campaña 2006/07, Clos Gómez desempeñó varios puesto en la empresa privada y pública, siendo inspector de control de calidad en Cinger, auxiliar administrativo en el Grupo La Zaragozana, técnico administrativo en la Diputación General de Aragón y administrativo en la empresa José Alberto Martínez Otero SL en Cuarte de Huerva, según se puede ver en su perfil de la red social LinkedIn.

Ya en el fútbol profesional, el primer partido que pitó en la máxima categoría del fútbol español fue el 27 de agosto de 2006, en un Espanyol-Nástic de Tarragona jugado en el Olímpico de Montjuic (0-1). No tardó en ganarse la animadversión del madridismo con sus polémicas actuaciones en los terrenos de juego: en su tercera temporada en Primera, en un derbi ante el Atlético de Madrid en el Vicente Calderón (1-2), anuló de forma polémica tres goles al conjunto blanco y expulsó de forma muy rigurosa a Ruud Van Nistelrooy con roja directa.


El 1 de enero de 2009 se le concedió la escarapela FIFA y su estreno en competiciones europeas fue el 23 de julio de 2009 en la Europa League, en un partido que enfrentó al Gent belga con el Naftan Novopolotsk de Bielorrusia (1-0). Clos Gómez, que ha dirigido 218 encuentros en Primera, ha sido árbitro internacional en partidos de Champions, Europa League, encuentros de clasificación para el Mundial de Brasil 2014 y también formó parte del equipo de Velasco Carballo en la Eurocopa de Polonia y Ucrania 2012.

A lo largo de su dilatada carrera, el zaragozano ha protagonizado un sinfín de polémicas: Dani Benítez le lanzó una botella que impactó en su rostro al final de un Granada-Real Madrid (2012), Pep Guardiola le tachó de "mentiroso" públicamente después de un partido con el FC Barcelona en el campo del Almería (2010) y José Mourinho mostró una lista con "13 errores" de Clos Gómez que el club había redactado en un Real Madrid-Sevilla (2010).


En noviembre de 2014 se lesionó pasando las pruebas físicas y tuvo que estar más de un mes apartado de los terrenos de juego. En abril de 2016, en un Barcelona-Sporting de Gijón (6-0), Clos Gómez volvió a ser protagonista al pitar tres penaltis en 12 minutos a favor de los culés. Concedió un gol ilegal al equipo barcelonista y no pitó un claro penalti de Gerard Piqué después de interceptar un balón con el brazo dentro del área.

La carrera arbitral de Clos Gómez acabó al final de la temporada 2016/17, dirigiendo su último encuentro en una final de la Copa del Rey que el FC Barcelona le ganó al Deportivo Alavés en el estadio Vicente Calderón (3-1): el CTA obliga a todos los árbitros a retirarse durante la temporada en curso en la que cumplan 45 años y, como él nació el 30 de junio de 1972, tuvo que colgar el silbato por sólo un día porque la temporada siguiente arrancó el 1 de julio de 2017.

Diez meses después de su retirada (marzo de 2018), el entonces presidente del Comité Técnico de Árbitros, Victoriano Sánchez Arminio, le nombró director del Proyecto VAR, cargo que sigue ostentando, cinco años y medio después, con el actual responsable del CTA, Luis Medina Cantalejo.

El pasado 10 de marzo, el canal oficial del Real Madrid (Real Madrid TV) se despachó a gusto contra Clos Gómez. En el programa Hoy Jugamos previo al a un partido contra el Espanyol en el Santiago Bernabéu, la televisión del club blanco emitió un vídeo repasando todos los errores que el aragonés habría cometido contra el equipo madridista durante su etapa como árbitro profesional. Críticas que el club blanco luego hizo extensibles a otros colegiados como De Burgos Bengoechea y Soto Grado.

Clos, un árbitro capaz incluso de sacar de quicio a un tipo tan aparentemente afable e inalterable como es Carlo Ancelotti. En la pieza repasan los datos de los 34 partidos que el colegiado arbitró al Real Madrid con un balance de 20 victorias, siete derrotas y siete empates. Además, la entidad merengue destacó el balance de tarjetas mostradas por Clos contra el equipo blanco: 102 amarillas y ocho rojas, convirtiéndose en el equipo al que más amarillas mostró y el segundo al que más rojas enseñó, según RMTV.


Él, sin embargo, siempre ha negado la mayor. Clos Gómez, un tipo nada partidario de conceder entrevistas, cuyas intervenciones en la prensa son más bien escasas, habló hace diez años en El Rincón del Árbitro, refiriéndose a los saldos arbitrales de Real Madrid y FC Barcelona. Le preguntaban si madridistas y azulgranas son los equipos a los que más se beneficia, a lo que él respondía: "Totalmente al revés. Siempre defiendo que esos equipos son a los que más se les perjudica. El árbitro siempre se equivoca de menos. Madrid y Barcelona te generan muchas situaciones de penalti-no penalti a su favor y en caso de duda tú siempre vas a abstenerte. Por tanto, siempre serán perjudicados".

Temas

0
comentarios