Menú

Liga

Ronaldo quiere deshacerse a toda costa del Real Valladolid: los motivos del divorcio con su propia afición

Ronaldo Nazario ha vendido el 90% de las acciones del Cruzeiro y ahora busca desprenderse como sea del paquete accionarial del Pucela.

Ronaldo Nazario ha vendido el 90% de las acciones del Cruzeiro y ahora busca desprenderse como sea del paquete accionarial del Pucela.
Ronaldo posando con la camiseta del Pucela junto al anterior alcalde Óscar Puente y el anterior máximo accionista, Carlos Suárez | EFE

Ronaldo Nazario está harto de ser propietario. El brasileño se deshizo del 90 % de las acciones del Cruzeiro a un empresario local y ahora su objetivo es desprenderse del Real Valladolid, equipo del que también es el máximo accionista.

"Voy a ser bien rápido (en la respuesta), el Valladolid es el próximo", afirmó el exdelantero brasileño en una rueda de prensa junto con el nuevo propietario del Cruzeiro, Pedro Lourenço, al ser preguntado sobre el futuro de su participación en el conjunto blanquivioleta.

Ronaldo anunció este lunes que vendió el club de Belo Horizonte después de 2 años y 4 meses al frente del equipo en el que empezó a despuntar como jugador.

Ninguna de las partes divulgó el montante de la operación, aunque la prensa brasileña afirma que rondó los 600 millones de reales (casi 120 millones de dólares), lo que supone 200 millones de reales (40 millones de dólares) más que el valor que pagó por ese 90 % de las acciones en diciembre de 2021.

El campeón en el Mundial de Corea y Japón 2002 anticipó que, después del acuerdo alcanzado con Lourenço, piensa en tomarse un tiempo "sabático" hasta que "aparezca alguna cosa por ahí", en aparente alusión a algún negocio que surja en su país natal.

"Probablemente en el futuro haré algo relacionado con la industria del fútbol, solo intentaré ser más responsable de aquí en delante en los próximos proyectos", manifestó.

Ronaldo decidió comprar el Cruzeiro cuando este estaba en la segunda división del Campeonato Brasileño y "al borde" de la quiebra, con deudas por "1.300 millones de reales" (250 millones de dólares o 240 millones de euros al cambio de hoy).

Consiguió ascenderlo a la primera división, aunque el año pasado el cuadro celeste casi vuelve a perder la categoría, lo que empezó a generar un clima negativo hacia su figura como máximo dirigente del club.

Las críticas han seguido este año después de perder la final del Campeonato Mineiro ante el máximo rival, Atlético Mineiro, y del mal arranque en la fase de grupos de la Copa Sudamericana.

Ronaldo, de héroe a villano en Valladolid

Ronaldo Nazario arribó a la presidencia del Real Valladolid allá por 2018. Compró el 51% de las acciones tras llegar a un acuerdo con el expresidente y expropietario Carlos Suárez. Pucela sonreía y el brasileño soltó la frase: "En cinco años lo normal es que el Valladolid pelee por jugar la Champions". La ilusión recorrió las calles y la afición comenzaba a soñar, confiando en las palabras del presi. Seis años después, con dos descensos en la mochila, Ronaldo quiere deshacerse a toda costa de un equipo cuya afición dijo hace mucho tiempo basta.

La leyenda brasileña robó por un interés puramente personal la identidad del equipo - decidió cambiar el diseño del escudo del Real Valladolid, justificando el cambio con la cantinela de darle un toque mucho más moderno, cargándose uno de los escudos más bonitos de todo el fútbol español, por un auténtico engendro, una caricatura que puso en pie de guerra a buena parte de una afición que sintió que, sin motivo alguno, le arrancaban de cuajo el alma de su corazón...

Nazario, ese presidente que mientras su equipo se juega la vida en San Sebastián, allá por mayo de 2021, se va de farra a Formentera, mostrando un pasotismo inaudito...

‘O Fenómeno’, ese presidente que llama radicales a los aficionados que, libremente, expresan su descontento con el cambio del escudo en los partidos del Nuevo Zorrilla, que coloca a dedo a amigos de dudosa preparación en puestos capitales como Paulo Pezzolano -jamás entrenó en Europa y lo sacas de tu otro equipo, el Cruzeiro, para darle las riendas del Pucela jugándose las habichuelas a falta de 10 jornadas para el final-, Paulo André Benini, colocado para manejar y controlar todo el área deportiva como Director del Área de Estrategia Deportiva o Julio Baptista como entrenador del Real Valladolid B.

Ronaldo, que decidió a falta de tan solo once días de que empezara la actual liga en Segunda División prescindir de su director deportivo Fran Sánchez, pasó por alto que uno de los jugadores de la primera plantilla, Luis Pérez, se ría de la afición publicando en sus redes sociales mensajes en los que afirma sin tapujos con su mítico 3PFC -3 puntos fuera de casa- el hecho de sentir que juega como visitante a pesar de hacerlo en el José Zorrilla arropado por más de 18.000 socios, haciendo gestos despectivos a su propio público o mostrando una actitud amenazante.

luis.jpg

Ni una llamada de atención, pasotismo absoluto en lo que supone una falta de respeto con el alma que sostiene tu negocio, los fieles seguidores del Pucela.

A pesar de que deportivamente el Real Valladolid, tras una espectacular racha de resultados -6 victorias y 1 empate en los últimos 8 partidos disputados-, se ha colocado en ascenso directo, la situación a nivel social es insostenible. Ronaldo, harto de quejas y reproches de la afición - ha presentado en los últimos meses varias denuncias ante el acoso recibido a través de mensajes y redes sociales por su manera de gestionar el Pucela- ha dicho basta y espera vender el club este mismo verano. La fiel afición albivioleta lo celebrará por todo lo alto.

Temas

0
comentarios

Servicios

  • Radarbot
  • Biblia Ilustrada
  • Libro
  • Curso