Menú

Contador, Purito y Valverde, las grandes bazas españolas en el Tour

La carrera, que comienza este sábado en la isla de Córcega, presenta este año contrarrelojes cortas y muchas llegadas en alto.

0
La carrera, que comienza este sábado en la isla de Córcega, presenta este año contrarrelojes cortas y muchas llegadas en alto.
Contador, Valverde y Purito, bazas españolas en el Tour.

Recordatorio para despistados o poco duchos en la materia: Chris Froome es el favorito número uno para ganar este año el Tour de Francia. El británico se presenta a la salida de este sábado en Porto Vecchio –la carrera salda su deuda con Córcega en su centenaria edición– en un extraordinario momento de forma. Lleva meses asumiendo los galones del Team Sky, teniendo en cuenta también el alarmante bajón sufrido por un Bradley Wiggins que no podrá volver a enfundarse el maillot amarillo que conquistó el año pasado.

Desde que principios del pasado mes de agosto ganara el oro en la contrarreloj de los Juegos Olímpicos de Londres, Wiggo no ha levantado cabeza y todo le ha salido rana: desde el atropello del que fue víctima en noviembre mientras entrenaba hasta la lesión de rodilla sufrida en los últimos meses, pasando por una infección pulmonar que le obligó a abandonar el Giro de Italia.

Graves contratiempos que su compañero Froome, nacido hace 28 años en Nairobi (Kenia) y que obtuvo la nacionalidad británica en 2008, ha aprovechado para robar a Wiggins los galones no sólo en el Sky, sino también en el pelotón internacional.

Ganador esta temporada del Tour de Omán, el Criterium Internacional, la Vuelta a Romandía y la Dauphiné-Liberé (antesala del Tour), Froome pasa por el mejor momento de su carrera y, además, acude a la Grande Boucle con escuderos de lujo como Richie Porte, Rigoberto Urán, Sergio Henao, Boasson Hagen y Xabier Zandio. Sin duda todo un equipazo llamado a hacer cosas muy grandes en este Tour.

El año pasado, Froome aceptó a regañadientes su condición de escudero de Wiggins, teniendo que apretar el freno en los Alpes, la Toussuire y Peyragudes para que su entonces jefe de filas, prácticamente imbatible en la lucha contra el reloj, no se quedara descolgado en la montaña. Un acto de fidelidad a la empresa Sky, aunque "resulte un poco frustrante", como él mismo reconoció. Un año después, con Wiggo en otros menesteres ajenos a la carretera, Chris apunta a lo más alto del podio de los Campos Elíseos el próximo 21 de julio, cuando acabe la ronda gala.

La experiencia de Contador

Con permiso, eso sí, de tres españoles que no se lo van a poner nada fácil: Alberto Contador, Alejandro Valverde y Joaquim Purito Rodríguez.

Ganador de la Grande Boucle en 2007 y 2009 –también se impuso en la carretera en 2010, aunque fue desposeído del título por su positivo por clembuterol–, Contador juega con la baza de la experiencia y de su fortaleza mental. Desde su regreso en agosto pasado tras cumplir una sanción de dos años, el Pistolero de Pinto ha ganado la mejor Vuelta a España de la historia y la clásica Milán-Turín. Sin embargo, en este 2013 sólo ha podido obtener una victoria al imponerse en el Tour de San Luis en Argentina.

Segundo en la general de ese Tour de San Luis y tercero en la Tirreno-Adriático, el madrileño ha perdido este año todos los enfrentamientos directos que ha tenido con Froome: en Omán, la Tirreno y la Dauphiné. No obstante, Contador espera hacer valer su experiencia y su fortaleza mental para lograr su tercera victoria en la Grande Boucle. La cuarta para él, pues, como dice, "tengo tres Tour" porque "sigo contando el de 2010".

El pero que siempre se le ha puesto a su equipo, el Team Saxo-Tinkoff, es que no tenía gregarios que le allanararan el camino. Pero ahora, por fin, acude Alberto con una formación sólida en la que cuenta con escuderos como Michael Rogers, Roman Kreuziger, Nicolas Roche o Sergio Paulinho, sin olvidar a sus dos hombres de confianza: Jesús Hernández y Benjamín Noval.

Valverde, el eterno aspirante

El murciano Alejandro Valverde es el eterno aspirante en el Tour. A sus 33 años, el jefe de filas del Movistar tiene un sexto puesto (2007) como techo en la general final. Y es que siempre, por unas razones u otras –fundamentalmente las caídas– se le ha atragantado la Grande Boucle a Balaverde, que afronta su sexta participación.

Dice estar el murciano convencido de poder pelear con los mejores y ahora acude a Córcega con un auténtico equipazo que le va a arropar en todo momento y en todos los terrenos: desde la montaña, con el colombiano Nairo Quintana como figura en ciernes, hasta la contrarreloj por equipos, donde cuenta con especialistas de la talla de Jonathan Castroviejo para estar cerca de los mejores.

Recorrido ideal para Purito

Después de su experiencia en 2010, cuando ganó la etapa de Mende y acabó séptimo en la general, el catalán Purito Rodríguez, 34 años, afronta su segunda participación en el Tour.

Escalador potentísimo en las subidas cortas, el jefe de filas del equipo ruso Katusha tiene en la contrarreloj su mayor hándicap. Segundo en el Giro 2012 –sólo el canadiense Ryder Hesjedal le robó la gloria en Milán– y tercero en la última Vuelta tras Contador y Valverde, Purito se crece a la hora de postularse para el podio, apuntando incluso a la victoria final. También cuenta el ciclista de Parets con un gran equipo a su servicio, con hombres de confianza como los españoles Dani Moreno y Alberto Losada.

Esta misma semana, en una entrevista a L'Équipe, Contador decía que el recorrido "le conviene a Joaquim al tener contrarrelojes cortas y muchas llegadas en alto", por lo que "puede hacer un gran Tour".

Otros candidatos

Con menor ambición acude el Euskaltel Euskadi, aunque la presencia de Igor Antón y Mikel Nieve representan la posibilidad de cazar al menos una etapa de montaña.

Además de Froome, Contador, Valverde y Purito, habrá que prestar atención también a otros nombres como Andy Schleck (Leopard), uno de los grandes protagonistas del Tour en los últimos años. El luxemburgués, que tendrá un buen respaldo en Haimar Zubeldia, se perdió la edición del año pasado por fracturarse la pelvis en la Dauphiné-Liberé y su estado de forma es una incógnita. Sin embargo, la reducción del número de kilómetros en la contrarreloj, su talón de Aquiles, y las numerosas llegadas en alto pueden servir para volver a ver la mejor versión del menor de los Schleck.

Y no, nos olvidamos de uno de los viejos rockeros del pelotón como es el australiano Cadel Evans (BMC), campeón en 2011 y que, a sus 36 primaveras, tendrá el reto de doblar tras el último Giro de Italia, en el que acabó tercero tras el Tiburón Nibali –uno de los grandes ausentes este año junto al citado Wiggins, el holandés Tom Boonen y el suizo Fabian Cancellara– y Rigoberto Urán. Sin embargo, el protagonismo en su equipo podría ser para el estadounidense Tejay van der Garderen, ganador de la Vuelta a California y segundo en el Tour de San Luis.

Otros nombres a tener en cuenta son los del belga Jurgen van den Broeck (Lotto), que fue segundo en la Vuelta a Andalucía; el holandés Robert Gesink (Blanco), tercero en la Vuelta a Mallorca, como mejor resultado este año; y Pierre Rolland (Europcar), la gran esperanza francesa que a principios de abril se impuso en el Circuito de la Sarthe.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios