Menú

Lone Star Dietz, la leyenda del mayor impostor del deporte americano

Una falsa identidad cambió el rumbo de un equipo.80 años después, continúa la controversia; pero el equipo sigue siendo el mismo: Washington Redskins.

Una falsa identidad cambió el rumbo de un equipo.80 años después, continúa la controversia; pero el equipo sigue siendo el mismo: Washington Redskins.
Lone Star Dietz, vestido de entrenador.

Los Washington Redskins pasan por ser uno de los equipos de fútbol americano más importantes de Estados Unidos: son uno de los más laureados, con tres Super Bowls; uno de los más ricos del planeta, y uno de los que más seguidores arrastra.

Sus orígenes, además, siempre fueron motivo de orgullo para jugadores y aficionados. Se remontan a 82 años atrás, cuando en Boston aparecieron los primeros Redskins. Aparentemente, era en honor a su primer entrenador, el indio sioux ‘Lone Star’ (Estrella Solitaria) Dietz. Sin embargo, años más tarde, muchos años más tarde, se conoció que éste, en realidad, había sido un impostor.

Un magnífico entrenador

William Henry Dietz fue un jugador primero y entrenador después de fútbol americano. Fue en el equipo universitario de los Washington State University Cougars donde comenzó a cosechar sus primeros éxitos como técnico. Eso le valió para pasar a dirigir, en 1932, al equipo de la Liga Nacional de Boston, los Braves. Un equipo que acababa de nacer con aspiraciones a todo.

Al año siguiente los Braves abandonan el estadio que compartían con el equipo de béisbol, y deciden que ha llegado la hora de cambiar de nombre; un nuevo apelativo para un equipo totalmente nuevo, independiente, y esperanzador. Y tras el éxito y el reconocimiento cosechados por el flamante técnico, el presidente del club, George Preston Marshall, decide rebautizarlo como Boston Redskins.

Una elección que no generó pocas polémicas. Como defensa ante estas primeras críticas, Preston Marshall afirmó que, en realidad, lo hacía debido al importante número de indios con que contaba la plantilla. Pero lo cierto es que eran todos de diversa procedencia, y el único que era sioux, y piel roja, redskin, era su entrenador, Lone Star Dietz.

Un indio que no era indio

Pero tampoco eso era cierto. su origen indio fue puesto en entredicho ya desde el principio. Mucho antes de que adquiriera tal fama. A finales de la década de 1910 aparecieron diversos escritos contradiciendo su identidad. La Oficina Federal de Investigación afirmó que no era ciudadano indio, y que había tomado la identidad de un Sioux Oglala, One Star, desaparecido en 1894. Una identidad cuya hermana desmintió radicalmente poco tiempo después.

La investigación también extrajo, entre otras, que Dietz que se había divorciado de su mujer en noviembre de 1918, y sólo seis días después había sido encontrada muerta. O que había afirmado falsamente ser el propietario de una compañía que había producido propaganda durante la Guerra Mundial.

Unos meses después su madre, Leanna, afirmó que ella era de origen indio, y que era el hijo que había tenido con un hombre de origen alemán fuera del matrimonio, declaración con la que le salvó de la prisión por falsa identidad. Como en aquella época era difícil demostrar la certeza o incerteza de los orígenes de Dietz, se dio por válida la declaración de su madre y, por tanto, su origen piel roja. Ha sido ya más recientemente cuando han salido a la luz estudios que demuestran, de manera fehaciente, que Dietz no era Sioux. Ni tan siquiera indio.

Todo, para no ir a la Guerra

Fue sobre todo un exhaustivo trabajo de la periodista e historiadora Linda M. Waggoner, el que permitió descubrir la certeza del origen de William Dietz, y que en realidad había afirmado ser piel roja para así evitar acudir a la Primera Guerra Mundial.

"Los estudios revelan que, en efecto, Dietz era un hombre blanco de origen germano nacido en Rice Lake, Wisconsin; un ciudadano natural de los Estados Unidos y no ciudadano indio. Nació en 1884, de padres blancos de acuerdo a su certificado de nacimiento y el censo. Y años más tarde, en su certificado de matrimonio, cambiaría Rice Lake como su lugar de nacimiento, y añadió que Julia One Star era su madre".

No hay duda de que el hecho de ser supuestamente indio ayudó a incrementar su fama, más allá de sus indudables resultados como técnico, y también la de un equipo que acababa de nacer. En esa diferenciación encontró un reconocimiento que de otra manera hubiera resultado mucho más complicado. Poco importa que ese origen fuera cimentado en una falsedad.

Y por ello, pese a que ya se ha demostrado de manera pública que se trata de una farsa, y a que las críticas en torno a la misma están alcanzando niveles sin precedentes –incluyendo acusaciones de racismo - el club aún mantiene la teoría, alegando que es para ellos un orgullo.

De hecho, su presidente, Dan Snyder, escribió hace apenas unos meses una carta en la que aseguraba que el primer gran entrenador del club era efectivamente un piel roja, y que por ello así se había llamado al equipo, lo que sin duda suponía "todo un honor".

Y lo cierto es que, aun siendo todo falso, William Henry Dietz o Lone Star Dietz, como prefieran, sigue permaneciendo 80 años después como uno de los técnicos de mayor controversia que jamás hayan existido en el deporte estadounidense, motivo de orgullo y repulse para seguidores y detractores de los Washington Redskins que, eso sí continua inaltareble, continúan siendo los Washington Redskins

Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso