Menú

El robo que ha hecho que tres nadadores de EEUU estén retenidos en Río

Tres de los cuatro nadadores estadounidenses que sufrieron un robo la noche del sábado no podrán salir de Brasil hasta que testifiquen.

0
Tres de los cuatro nadadores estadounidenses que sufrieron un robo la noche del sábado no podrán salir de Brasil hasta que testifiquen.
El nadador estadounidense Ryan Lochte durante los Juegos de Río | EFE

Ryan Lochte y otros tres integrantes del equipo de natación estadounidense salieron de fiesta el sábado pasado para celebrar el fin de su paso por los Juegos de Río, pero cuando volvían a la Villa Olímpica, se vieron envueltos en un incidente.

Según declaró Lochte al día siguiente, "nos hicieron parar y llegaron estos tipos con una placa de Policía. Sacaron sus armas y nos dijeron que nos tiráramos al suelo. Yo me negué, y entonces un tío sacó su pistola y me apuntó a la frente". Tras eso, les robaron, pero dejaron que se marcharan con sus identificaciones y teléfonos móviles.

Leonardo Picciani, ministro de Deportes de Brasil, declaró que no se pueden controlar los hechos que tienen lugar "fuera de los locales de competición" y "fuera del momento apropiado", dando a entender que la culpa era de los nadadores.

Orden de búsqueda y arresto contra los nadadores

Pues bien, una jueza brasileña ordenó este miércoles que, tanto Ryan Lochte como James Feigen permanecieran en Brasil debido a que dieron versiones contradictorias del robo, pero Lochte ya estaba de vuelta a Estados Unidos y no se sabía si Feigen también, aunque finalmente éste ha quedado retenido en Brasil.

Las autoridades solicitaron una orden de búsqueda y arresto para los nadadores con el fin de hallar el teléfono móvil de alguno de ellos y así poder identificar dónde se encontraban en la noche del sábado.

Ese mismo día, en el momento en el que los nadadores restantes, Gunnar Bentz y Jack Conger, cuando se disponían a coger un avión de vuelta a casa, fueron retenidos por la Policía de Brasil y sus pasaportes requisados. Estos dos fueron los únicos que no denunciaron el robo ante las autoridades.

Lochte modifica su versión de los hechos

Lochte ha decidido cambiar la historia, diciendo que el asalto no se habría producido mientras circulaban en el taxi sino en una gasolinera, en la que "fueron a los baños, volvieron al taxi y le pidieron al conductor que continuara, pero él no se movió. Fue entonces cuando dos hombres los abordaron con pistolas y distintivos de la Policía". Esto ha sido revelado por un periodista de la NBC, quien también ha dicho que no le encañonaron con una pistola en la cabeza sino que simplemente apuntaron.

Las lagunas en la versión de los deportistas junto al vídeo que recoge su llegada a las instalaciones de la Villa Olímpica horas después del supuesto asalto, tranquilos y con sus efectos personales, son los hechos a los que se remite la justicia brasileña.

Los deportistas han sido liberados bajo el acuerdo de que continúen hablando sobre los hechos a lo largo de este jueves, por lo que no podrán salir de Brasil hasta que testifiquen. Feigen ha dicho a USA Today que "tan solo estoy intentado darle a Brasil lo que necesitan o lo que quieren e irme de aquí".

Todo esto plantea dos incertidumbres. Una es si el robo se produjo tal y como contaban dos de los nadadores, y la otra es si podrán salir de Brasil en las próximas horas o quedarán retenidos más días.

En Deportes

    0
    comentarios