Menú

La historia de dos australianos que se hicieron pasar por golfistas profesionales para jugar un torneo en Corea del Norte

Morgan Ruig y Evan Shay quedaron penúltimos. "Jugamos horrible, pero conocimos a gente muy interesante", cuentan.

0
Morgan Ruig y Evan Shay quedaron penúltimos. "Jugamos horrible, pero conocimos a gente muy interesante", cuentan.
Morgan Ruig y Evan Shay, los protagonistas de esta peculiar historia, en Corea del Norte. | Facebook

"Normalmente, éste es el tipo de historia en el que la que las personas no regresan a casa". Pero quien lo cuenta, Morgan Ruig, y su amigo Evan Shay sí lo hicieron. Una historia desde luego sorprendente.

Morgan Ruig y Evan Shay son dos jugadores de polo de Brisbane (Queensland, Australia) que se encontraban de gira por China con su equipo, simularon ser golfistas profesionales ylograron representar a su país en un torneo organizado en Pyongyang, la capital de Corea del Norte.

Así lo cuenta ambos en la cadena australiana 9News, ofreciendo más detalles sobre este caso. Lo cierto es que Ruig y Shay, ambos de 28 años, estuvieron cinco días en Corea del Norte y, efectivamente, consiguieron jugar ese campeonato, disputado los días 8 y 9 de octubre, con la participación de 85 golfistas de todo el mundo.

Todo comenzó cuando ambos se encontraban disputando un torneo de polo en Pekín con su equipo y se enteraron de que había una competición de golf, deporte que también practican -aunque no con tantos éxitos-, en Pyongyang, ciudad situada a unos 800 kilómetros al este de la capital china.

Ambos solicitaron por correo electrónico su participación en el North Korea Golf Open, en el Lago Taicheng -a 27 kilómetros de Pyongyang-, y, sorprendentemente, fueron aceptados. "Al principio les dijimos que éramos una pareja de golfistas australianos, pero ellos nos respondieron: 'No, ustedes son el equipo australiano'. Tratándose de Corea del Norte, pensamos que sería mejor aceptar esa versión", declaraba Morgan Ruig.

golf1.jpg

Sin pensarlo dos veces, se hicieron pasar por representantes de un supuesto equipo australiano y, luciendo dos chaquetas verdes con el tradicional logo de su país, consiguieron inscribirse en el evento. "Nos pusimos muy nerviosos al tener que entregar nuestros pasaportes en la frontera. Este es el tipo de historia en el que la que las personasno regresan a casa", relata Ruig en declaraciones al periódico Courier Mail.

Pero el engaño no tardaría en ser descubierto. Ruig y Shay firmaron tarjetas desastrosas. La del primero, por ejemplo, fue de 120 golpes, 48 por encima del par del campo del Pyongyang Golf Complex. Una actuación lamentable para un jugador profesional y que dista mucho del récord mundial que tiene Kim Jong-Il, el Querido Líder norcoreano, padre del actual dictador Kim Jong-un, que logró la asombrosa tarjeta de 38 golpes bajo par -incluyendo once hoyos en uno- en su primera salida a un campo de golf, según cuentan los cronistas oficiales de Corea del Norte.

coreanorte-golf3.jpg

"Yo hice 120 y mi caddie me dijo que había deshonrado a mi familia", ha dicho Ruig. Pero no acabaron últimos. Él y su amigo Evan acabaron el torneo en penúltima posición, sólo por delante de una chica de 15 años que es la hija del embajador de Nepal.

Un engaño que a cualquier otro le podría haber costado la vida. Pero a ellos no. Morgan y Evan estuvieron escoltados durante todo el viaje, se hospedaron en un hotel en el centro de Pyonyang y hasta brindaron con el embajador de Suiza en Corea del Norte. Al final regresaron a su país sin contratiempo alguno.

"Jugamos horrible, pero conocimos a gente muy interesante", ha relatado Ruig en otra entrevista con el portal Yahoo Sport.

coreanorte-golf2.jpg

¿Volverían a repetirlo? La respuesta parece obvia. "Nos enteramos de que dentro de poco hay un torneo en Somalia, pero hemos decidido desistir", contaron Ruig y Shay a la televisión australiana.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios