Menú

Armée se impone en Santo Toribio y Froome retiene el maillot rojo en la Vuelta a España

Victoria de etapa para el belga Sander Armée, que se ha impuesto en la cima inédita de Santo Toribio de Liébana.

LD / Agencias
0
El belga Sander Armée se impone en la meta de Santo Toribio de Liébana. | EFE

El ciclista belga Sander Armée (Lotto Soudal) se ha impuesto este jueves en la decimoctava etapa de la Vuelta a España, disputada entre Suances y el Alto de Santo Toribio de Liébana sobre 169 kilómetros de recorrido, como último superviviente de la fuga. Chris Froome (Sky) ha reforzado el liderato al ser el más fuerte entre los favoritos junto a Alberto Contador (Trek), que sigue al alza.

Entre los candidatos al triunfo final destacar el intento lejano de Fabio Aru (Astana), que finalmente se cobró apenas unos segundos por la gran ascensión final de Froome, Contador y Michael Woods (Cannondale), que llegaron juntos y picando segundos a Wilco Kelderman (Sunweb), Ilnur Zakarin (Katusha) y, sobre todo, a Vincenzo Nibali (Bahrain-Merida).

La machada de Contador en la etapa anterior dio alas de nuevo al de Pinto, que está acabando muy bien esta Vuelta a España con la que pondrá punto y final a su carrera. El español se quiere despedir por todo lo alto y, aunque apenas fueran 4 segundos, recortó un poco más la distancia que le separa del podio final en Madrid.

Esta vez fue el Team Sky quien quiso abortar cualquier intento de daño a su líder, Chris Froome. Anuló así un primer intento de Contador en la Collada de la Hoz (2ª), y vigiló el tímido intento de Miguel Ángel Superman López (Astana). Dejó ir libre a Fabio Aru al estar demasiado lejos, a 6:45 del británico, como para ser una amenaza seria y se dedicó a trabajar en bloque para reforzar el maillot rojo.

Froome, tras la brillante selección de Gianni Moscon, Mikel Nieve y sobretodo Wout Poels, quien asestó el golpe final a sus rivales, decidió atacar. Haciendo bueno el dicho de que la mejor defensa es un buen ataque, y para demostrar que sigue fuerte en su empeño de hacer el doblete Tour-Vuelta, el británico se fue junto a Contador y Woods y reforzó el liderato.

Ahora tiene 1:37 de ventaja sobre Nibali, que se dejó 21 segundos en Santo Toribio, y 2:17 y 2:29 respectivamente sobre Wilco Kelderman e Ilnur Zakarin. Contador, por su parte, sigue en quinta posición a 3:34 de Froome y más cerca del podio, pues le separan ahora 1:05 de Zakarin y 1:17 de esa tercera plaza defendida por Kelderman.

Armée, el más fuerte de una nutrida escapada que fue perdiendo unidades con el paso de los kilómetros y las cotas de montaña, tiró de plato grande para fundir a Alexey Lutsenko (Astana), segundo a medio minuto, y para el a priori hombre fuerte en la escapada, Julian Alaphilippe (Quick-Step), y anotar el tercer triunfo parcial para el Lotto Soudal.

La inédita subida final al Alto de Santo Toribio de Liébana, monasterio construido a los pies de los Picos de Europa y que este año vive el jubileo lebaniego, dejó de nuevo grandes momentos para una Vuelta que está cumpliendo las expectativas. Tras una primera mitad de etapa muy rápida y dura, la fuga fue perdiendo miembros y Armée, el 'tapado', se destapó a base de fortaleza y determinación para lograr su primer triunfo de etapa como profesional.

Se metieron en la fuga, en la selección que parecía la buena a falta de 15 kilómetros y superada la Collada de la Hoz, los españoles José Joaquín Rojas y Marc Soler, pero los del Movistar perdieron otra oportunidad de brindar un triunfo de etapa al equipo telefónico, que sin un líder para la general busca esa etapa que les haga validar y sacar rédito de su presencia en la Vuelta.

Este viernes la decimonovena y antepenúltima etapa partirá de Caso (Parque Natural de Redes) y llegará a Gijón tras 149,7 kilómetros. Se trata de una etapa engañosa, de media montaña, con el Alto de San Martín a 16,6 kilómetros de la meta y rampas duras preparadas para ser el escenario de otro cambio de guión en esta Vuelta explosiva.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios