Menú

Hay vida más allá de McGregor: claves para entender las artes marciales mixtas en España

El presidente de la Federación de Muay Thai y representante de la WKA en España explica a LD cómo funciona el negocio de las artes marciales mixtas.

0
Hay vida más allá de McGregor: claves para entender las artes marciales mixtas en España
Las artes marciales mixtas cuentan cada vez con más adeptos en España. | WKA/FIMT

Conor McGregor, Khabib Nurmagomedov, Eddie Álvarez, Anderson Silva... iconos mundiales de las artes marciales mixtas (MMA, por sus siglas inglés), referentes de ese gigante que es la Ultimate Fight Championship (UFC). Impresionantes luchadores conocidos en más de medio mundo, que en España han venido ganando una enorme popularidad en los últimos años gracias a las emisiones de las peleas de MMA a través del canal en abierto Gol. Y no sólo eso, sino que uno de ellos (McGregor) se atrevió incluso a protagonizar una velada de boxeo contra el campeón mundial Floyd Mayweather, celebrada en agosto de 2017 en Las Vegas, de la que el irlandés salió claramente derrotado.

La UFC es la reina dentro de este mundillo de las artes marciales mixtas, pero otra empresa con gran tirón es la M-1 Global rusa, fundada en 1997 (siete años más tarde que la UFC) y de la que salió en su día Khabib Nurmagomedov, el actual campeón del peso ligero (70 kilos) de Ultimate Fight Championship que se forjó peleando contra osos. Sin embargo, la UFC planea hacerse con el control de las artes marciales mixtas en Rusia y la Comunidad de Estados Independientes (CEI) gracias a la joint venture que impulsó el verano pasado junto al Fondo de Inversión Ruso-Chino (FIRCh) y Mubadala Investment Company PJSC –sociedad de propiedad estatal de Emiratos Árabes Unidos–.

norris-brandis.jpg
Chuck Norris, leyenda de las artes marciales, junto al también actor Jonathan Brandis. | Cordon Press

Y al margen de esos dos monstruos que son la UFC y M-1, hay una tercera organización en discordia metida de lleno en este particular mundo de las artes marciales mixtas. De hecho, la World Kickboxing and Karate Association (WKA son las siglas que emplea en uno de sus logotipos, obviando el término kárate) es la más antigua de las tres: fundada en la década de los 70, por sus filas han pasado actores/luchadores de la talla de Chuck Norris, Jean Claude van Damme, Jet Li, Steven Seagal o Dolph Lundgren, por citar sólo algunos nombres.

Es más, todos los grandes campeones y leyendas del kickboxing han pasado por la WKA, coronándose como reyes indiscutibles de este deporte en cualquiera de sus modalidades (full contact, K1 muay thai…). "Ramon Dekkers (célebre luchador holandés de kickboxing que ganó ocho veces el título mundial de muay thai) decía que el que no tiene el título de WKA no tiene el título mundial", evoca Luis Ochoa Joandó, presidente de la Federación Internacional de Muay Thai (FIMT) y representante en España de la WKA, en declaraciones a Libertad Digital.

Ochoa y uno de sus hombres de confianza en la WKA-España, Antonio Ricobaldi –director de Relaciones Internacionales de la asociación–, reciben a Libertad Digital en el edificio Impact Hub Madrid, que es una de las sedes de la FIMT/WKA España. Y allí, en pleno corazón de la capital, explican a este periódico los entresijos de las artes marciales mixtas en España. Desvelan cómo funciona el negocio de las MMA porque, efectivamente, hay vida más allá de McGregor y Nurmagomedov. De hecho, en nuestro país hay grandísimos artistas marciales que, pese a no ser tan conocidos, nada tienen que envidiarle a estas figuras. Luchar contra la UFC es tarea prácticamente imposible, pero al menos la WKA aspira a recuperar parte del terreno perdido.

ochoa-ricobaldi.jpg
El presidente de la FIMT, Luis Ochoa (i), y el director de Relaciones Intermacionales de la WKA-España, Antonio Ricobaldi. | Guillermo Domínguez

Qué es la WKA

La World Kickboxing and Karate Association (WKA) es uno de los principales organismos sancionadores a nivel mundial para los deportes del kickboxing y el kárate, además de otros estilos de combate. La asociación fue creada en 1976 en Inglaterra por los karatecas Howad Hanson y Arnold Urquidez, convirtiéndose desde entonces en el primer organismo rector sin ánimo de lucro en utilizar una lista de calificación controlada de manera independiente, el primero en establecer una división de campeonato mundial para mujeres y el primero en incluir países de Asia.

Actualmente, la WKA está presente en más de 120 países de todo el mundo. Su sede está en Auckland (Nueva Zelanda) y su presidente es el neozelandés David Sawyer, que en diciembre de 2018 tomó el relevo del histórico dirigente Paul Ingram.

Además de las estrellas de Hollywood mencionadas unas líneas más arriba, a la WKA pertenecen destacados luchadores como Arnold y Benny Urquidez, Don The Dragon Wilson, Ramon The Diamond Dekkers, Ernesto Hoost, Dominike Valera, Kevin Rosier y Graciela Casillas, entre otros. Pese a su escaso protagonismo en España, se trata de la organización que más veladas y eventos profesionales realiza en la actualidad.

hqdefault.jpg

El representante de la WKA en España es Luis Ochoa, que asumió el cargo a finales de 2010. De hecho, este exluchador madrileño –cuatro veces campeón de España de full contact y una de Europa–, que el próximo mes de julio cumplirá 53 años, desvela a LD que hace unos meses le fue ofrecida la presidencia de WKA a nivel global, pero que la rechazó para centrarse en el impulso de las artes marciales mixtas en nuestro país.

"Soy un tío campechano, mi afán no es político ni de protagonismo", se define a sí mismo Ochoa en declaraciones a este periódico. "Dejé de competir y me dediqué a organizar esto. Yo me preocupo de la gente: me paso por los gimnasios y hablo con los luchadores, con los entrenadores… Me doy abrazos y besos con quien sea, no soy un estirado. Tengo claro que esto es un espectáculo y un negocio, pero no por ello hay que apartar la esencia del deporte, que es lo que más me interesa", apunta el máximo dirigente de WKA en nuestro país, a la sazón presidente de la Federación Internacional de Muay Thai (FIMT) y que en su día decidió poner en marcha la Organización Española de Artes Marciales (OEAM) para tratar de impulsar este deporte.

Consciente de que la UFC y la M-1 Global rusa juegan en divisiones superiores, ¿cuáles son los objetivos que se plantea Ochoa para la WKA en España? "A corto plazo", comenta el dirigente, consciente de las limitaciones que vive este minoritario deporte, "es subsistir y vivir el día a día". "Mi afán real es potenciar la presencia en los medios, que sois los que nos dais esta publicidad. Seguir por este camino y este trabajo metódico que quiero implantar", añade un Luis Ochoa que en cierta forma presume de gestión en los más de ocho años que lleva al frente de la WKA en nuestro país. "Cuando una organización subvencionada por el Consejo Superior de Deportes llama a otra y trata de negociar contigo, creyendo que lo que haces lo haces bien y puedes hacerle sombra en muchos campos, te aseguro que muy mal no lo estaré haciendo", dice.

"La WKA", apunta Ochoa, "no es una organización de cuatro amigos que organizan eventos y dan cinturones, sino que somos una asociación con mucho peso a nivel mundial. ¿Qué ha pasado entonces? No se ha profesionalizado lo suficiente en estas últimas épocas, han llegado directivos que la han llevado por una línea que no era la correcta y otras organizaciones lo han sabido aprovechar para posicionarse", lamenta el dirigente.

¿Cuántas licencias hay en España?

Según datos facilitados por Antonio Ricobaldi a este periódico, en España hay cerca de 400 clubes y alrededor de 8.000 licencias a día de hoy entre WKA y FIMT. Es decir, estas licencias corresponden no sólo a muay thai o K1, sino también a kárate, defensa personal, combat jiu jitu, kenpo, krav maga y otras artes marciales mixtas, incluyendo a niños y otros deportistas que no compiten pero poseen la preceptiva licencia. No obstante, el número prevé ser mayor en las próximas fechas gracias al convenio firmado recientemente con la Federación Madrileña de Kickboxing (FMKB).

"El problema", explica Luis Ochoa, "es que las cifras son muy cambiantes y varían de un año a otro porque cuando hay crisis, hay crisis". "Otro problema", añade, "es la imagen de nuestro deporte, que está muy deteriorada. La gente piensa: 'si mi hijo tiene que hacer artes marciales mixtas o judo, le apunto a judo porque en el otro sitio están todos los macarrillas'. Hay que limpiar esa imagen y en ello estoy".

hqdefault.jpg

Lo que también quiere dejar claro el representante de la WKA en España es la conveniencia de sacarse la licencia, independientemente de si el deportista planea competir o no, ante el riesgo de lesiones. "Son 55 euros al año; o sea, nada. Nosotros tenemos que llegar a un número determinado de licencias porque luego puede haber problemas con las compañías de seguros y, lógicamente, también tenemos nuestros conciertos con una serie de hospitales. En el gimnasio luego puedes tener un problema: un chico que se te queda parapléjico, un coágulo en el cerebro…. ves cosas alarmantes", señala.

Asimismo, Ochoa explica los tres criterios por los que se rige la WKA/FIMT a la hora de repartir los cinturones en España: profesionales, neoprofesionales y amateurs. "Y dentro de los amateurs", especifica, "hay dos clases: clase B y clase A. Clase B es el que hace hasta cinco combates y los de A, de cinco en adelante. Tienen que ser nuestros mejores luchadores, que vengan de nuestra organización. Si vienen de fuera, por muy consolidados que estén, siempre hay que dar un trato preferente a los nuestros".

Qué disciplinas incluye la WKA-FIMT

Como ya hemos explicado unas líneas más arriba, la WKA incluye el kárate y el kickboxing en cualquiera de sus modalidades (kickboxing, full contact, light contact, semi contact y K1 muay thai).

El abanico se expande de forma llamativa al hablar de la Federación Internacional de Muay Thai. Esta entidad, inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones del Ministerio del Interior, también gestiona otras disciplinas como las artes marciales mixtas, Savate –también conocido como kickboxing francés–, Okinawa Kenpo, Krav Maga y jiu-jitsu brasileño (BJJ, por sus siglas inglés), según se puede comprobar en el dossier facilitado a este periódico por la FIMT/WKA España.

Los mejores luchadores

En un mundillo como el de las MMA dominado por los McGregor, Nurmagomedov y compañía, resulta imposible pensar hoy por hoy que un luchador, al margen de la UFC, consiga alcanzar la cima mundial. Y así lo reconoce también el propio Luis Ochoa, que no duda en cargar las tintas contra los anteriores rectores de la WKA por su "mala gestión".

Pero lo cierto es que en España sí que hay grandísimos artistas marciales. Quédense con estos tres nombres:

  • Jonathan Fabián. Madrileño, 36 años. Ganador del cinturón mundial y de Europa de Muay Thai. Vencedor del título de España en ocasiones. Este luchador, criado en el madrileño barrio de La Ventilla, perdió a su padre con sólo siete años y diez después, con 17, empezó a practicar muay thai. Le llaman Scarface por la cicatriz de un corte en el rostro.
  • Juan Martos. Barcelonés, 39 años. Especialista en K1. Él dice que es de Barcelona, pero sobre todo "muy español". Ganador del cinturón mundial en Invencibles. Capataz de obras y padre de tres hijos, le apodan El Avispa por la picadura de sus golpes.
  • Sergio Cabezas. Madrileño, 31 años. Un luchador de kickboxing de mucho nivel. Ganador del cinturón mundial por la WKA y The World Prestige. Su apodo es El Depredador y, al igual que Martos, es especialista en K1.
hqdefault.jpg

Los principales combates

El mundo de las artes marciales mixtas en España no podría entenderse sin la figura de Chinto Mordillo. Este exluchador barcelonés (practicó kárate, taekwondo, judo, kick boxing y muay thai, entre otras artes marciales) es el principal promotor de las MMA en España. Y guarda muy buenas relaciones con los dirigentes del deporte en nuestro país. No en vano, tiene que pasar por ellos para poder organizar un evento o un torneo. Entre ellos, por supuesto, un Luis Ochoa que también fue promotor antes de ponerse al frente de la FIMT. "Entre bomberos no nos pisamos la manguera", dice en tono de broma el representante de WKA España a Libertad Digital.

Pero, ¿cuántos eventos de artes marciales mixtas se celebran al año en España? ¿Cuáles son los más importantes? Ochoa nos lo desvela:

bushido1.jpg
Los cinturones del Bushido Challenge que se pondrán en juego a mediados de marzo. | WKA

"Podemos acabar una temporada con 30-40 eventos a nivel nacional. El mes de marzo, por ejemplo, hay seis eventos en España: uno en Canarias, dos en Madrid, otro en Almería… Hay meses totalmente nulos, sin torneos, pero en otros coinciden cinco o seis eventos en diferentes provincias", explica. Ricobaldi, por su parte, apunta a este periódico que, por normal general, el precio de la entrada para un evento organizado por la WKA en España oscila entre los 20 y los 35 euros para el público general.

Entre los imprescindibles –los must, que dirían los modernos–, hay cinco torneos en 2019 en España que, según Ochoa y Ricobaldi, los aficionados a las artes marciales mixtas no deben perderse:

  1. Ushiro Fight Night (Morro Jable, Fuerteventura). Dos peleas al año, en abril y noviembre. "Son combates profesionales con luchadores de bastante nivel", apunta Ochoa.
  2. Super Combat (Vícar, Almería). Uno o dos combates al año, uno de ellos en octubre.
  3. Invencibles (Getafe, Madrid). Una cita ineludible que se celebra en el mes de noviembre y este año va por la novena edición. El coste de la edición de 2018 fue de unos 30.000 euros, según fuentes de la WKA-España, y el objetivo es "que alguna vez se realice en el Palacio de los Deportes". "A la organización le supone un desgaste brutal, porque siempre hay cambios y problemas, pero merece la pena. Estamos buscando patrocinadores potentes para próximas ediciones", señala Luis Ochoa sobre Invencibles a LD.
  4. Open de España. Con fecha por determinar. "Hay un flujo muy grande de gente y se celebra en varios días. Tendrá mucho peso el día de las finales, que es cuando más público habrá", dice Ochoa, que recuerda que en la edición de 2018, celebrada en abril, "hubo 850 competidores y asistieron más de 2.000 personas".
  5. Open Mundial Amateur (Azuqueca de Henares, Guadalajara). Del 31 de mayo al 2 de junio. Según las previsiones de Antonio Ricobaldi, se esperan "unas 15.000 personas de público con más de 2.000 participantes".
    hqdefault.jpg

En cualquier caso, Luis Ochoa destaca la dificultad de organizar cualquier evento de artes marciales mixtas en España, debido principalmente a la falta de patrocinios y al nulo apoyo de las instituciones. "Yo no tengo a El Corte Inglés o a Zara que me digan: 'Toma, 10.000 euros'. No, esto aquí no va así. Hablamos de sponsors de 50 euros. Y el alquiler del ring ya me cuesta 700, mientras que la bolsa que se puede llevar un deportista es de 1.500 euros… así que las cuentas no salen", lamenta.

"No vivimos de esta historia", insiste un Ochoa que también ha explicado cuáles son los pasos a seguir para organizar un evento. "Si eres promotor, me tienes que pedir un permiso. Para homologar tu evento, tenemos unos seguros deportivos contratados, regulados a través del real decreto de la Ley del Deporte. Todo legal para que estos muchachos puedan hacer la actividad que más les gusta. Se sacan estos seguros deportivos pagando una cifra que es ridícula, así que el beneficio que nosotros podemos sacar es prácticamente nulo. ¿Qué te puedo decir, 8 euros? Al ser un deporte minoritario, con los beneficios que saques no te vas a hacer rico", afirma un Ochoa que vuelve a sacar a relucir las diferencias patentes entre la WKA y la UFC.

"Allí tienen marcas impresionantes que te sueltan 15 millones de dólares por sponsor. Eso aquí no lo hacen ni con el fútbol", apuntó el presidente de la FIMT a este periódico, esperanzado en que algún día puedan empezar a recuperar parte del terreno perdido.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios