Menú

Recomendaciones deportivas de LD durante la cuarentena por el coronavirus: 'El color del dinero' (XXVII)

Sergio Valentín continúa en LD su serie de recomendaciones de películas, series y documentales de temática deportiva durante la cuarentena.

0
Sergio Valentín continúa en LD su serie de recomendaciones de películas, series y documentales de temática deportiva durante la cuarentena.
Tom Cruise y Paul Newman. | Imagen TV

Si ayer recomendé El buscavidas, era de esperar que hoy hiciera lo propio con su secuela, El color del dinero. ¿Es tan buena como la primera? No. ¿Paul Newman se merecía el Oscar que no había conseguido anteriormente? Tampoco. ¿Es una buena película? Por supuesto que sí. El personaje de Eddie Felson fue tan querido y popular que todos querían saber qué le había deparado la vida 25 años después. ¿Seguiría jugando al billar? ¿Habría madurado? ¿Hasta qué punto le había marcado lo sucedido con Sarah?

el-color-del-dinero-1.jpg
Cartel de la película

Paul Newman, además, había lanzado su carrera a lo más alto. Ya no era un chaval que empezaba en Hollywood. En 1986 era una estrella, una de las figuras con más influencia de la gran pantalla. Tanto que fue él quien le ofreció a Martin Scorsese dirigir la película tras haber demostrado su valía con cintas como Taxi Driver o Toro Salvaje. Hay que decir que Paul Newman está perfecto y realmente es como sería Eddie Felson después de esos 25 años.

Respondiendo a las anteriores preguntas, Eddie sí ha conseguido la paz interior y tiene una vida ciertamente tranquila. No bebe tanto whisky, tiene una relación sentimental estable y, aunque sigue manteniendo contacto con el billar, ya no es tan frecuente ni depende económicamente como sí lo hacía en el pasado. Su vida divertida y sin control ha dado paso a otra más tranquila y aburrida. Sus últimos años iban a tener un guión predecible, pero aparece Vicent Lauria, interpretado por Tom Cruise, un joven en el que se ve reflejado. Es una copia exacta de él. Habilidoso con el taco pero demasiado impulsivo, volátil, impredecible, un jugador que asume demasiados riesgos. Eddie ya tenía un objetivo en la vida, va a ser su mentor. ¿Conseguirán domarle entre él y Mary, la novia de Vicent?

El color del dinero no es una película tan profunda como El buscavidas. Tampoco lo pretende. No quieren transmitir tanto con su trama ni con sus personajes. Es más superficial pero gracias a ello también brilla más el propio juego del billar, algo más secundario en la película de 1961. Sin embargo, debo reconocer que sí consiguen sorprender con una metáfora que años más tarde llevó a su esplendor la saga de Star Wars: la del alumno que se rebela contra su maestro y éste se ve obligado a aceptar el desafío.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios