Menú

Hindley gana la etapa reina del Giro de Italia y Kelderman arrebata la maglia rosa a Joao Almeida

El portugués baja al quinto puesto de la general, que pasa a liderar Kelderman con 12 segundos sobre Hindley. Pello Bilbao es cuarto a 1:19.

0
El portugués baja al quinto puesto de la general, que pasa a liderar Kelderman con 12 segundos sobre Hindley. Pello Bilbao es cuarto a 1:19.
Wilco Kelderman, con la maglia rosa que le acredita como líder del Giro de Italia. | EFE

El australiano Jai Hindley (Sunweb) ha ganado este jueves la decimoctava etapa del Giro de Italia, considerada la reina de la presente edición, de 207 kilómetros de recorrido y con el puerto del Stelvio como protagonista, en la que el portugués Joao Almeida (Deceuninck) se ha hundido y ha cedido el liderato al neerlandés Wilco Kelderman (Sunweb). El Stelvio, considerado el Tourmalet del Giro por su historia y leyenda, se presentaba como el principal punto de batalla para intentar dar un golpe de timón a la ronda italiana y su dureza hizo estragos en una etapa que ha acabado dando un vuelco a la general.

Comenzó con buen ritmo, con el portugués Rubén Guerreiro y el australiano Ben O'Connor como principales animadores en busca de una fuga que sirvió para hacer una primera selección de 45 corredores. Los continuos intentos de ataque en ese grupo cristalizaron después en otra fuga más selectiva, de diez corredores, en la que se coló el español Dani Navarro, que llegó a sacar un minuto al pelotón junto a sus compañeros de rodaje. Para la subida del Passo Castrin, puerto de primera categoría, se unieron a ese grupo otros cinco corredores, entre los que estaban Sergio Samitier y Antonio Pedrero, aunque fue el belga De Gendt el que se llevó los 40 puntos para la general de la montaña.

Fuga de 15 corredores en el Stelvio

Tras reducir un poco la diferencia en la bajada, los quince fugados ampliaron su ventaja hasta los cuatro minutos con un espléndido trabajo en grupo, sin que ninguno de sus integrantes buscara nuevos ataques. Al unísono y con ritmo uniforme iniciaron la subida al Stelvio los quince fugados. Por delante, 24,8 kilómetros de subida al 7,5% de pendiente media coronados a 2.758 metros por carreteras rodeadas de nieve.

El Movistar agitó la carrera con tres corredores (Samitier, Cataldo y Pedrero) tirando del grupo en la subida, aunque el italiano cedió pronto. Del grupo de cabeza salió con fuerza O'Connor, ganador la jornada anterior en Madonna di Campiglio, que llegó a meter un minuto en las rampas del Stelvio a los perseguidores, que cada vez fueron más una vez que fueron neutralizados los fugados.

Las fuerzas de O'Connor para ir en solitario se acabaron a falta de 45 kilómetros para meta. Fue entonces cuando Wilco Kelderman vio la oportunidad de medir sus opciones reales de intentar asaltar el liderato y tiró hacia adelante aprovechando el sufrimiento de Joao Almeida, aunque poco después se dio cuenta de que el australiano Jai Hindley y el británico Tao Geogheghan también querían su parte de gloria. El Stelvio lo coronaron Hindley (Sunweb) y Geogheghan (Ineos) con 50 segundos de ventaja sobre Kelderman y 3:37 sobre Almeida, que empezó a sentir el peso de perder la maglia rosa.

A los diez últimos kilómetros llegaron en cabeza Hindley y Geogheghan, que tuvo el inestimable apoyo de su compatriota Rohan Dennis hasta que le fallaron las fuerzas. Por detrás, el español Pello Bilbao (Bahrein McLaren) tiró de orgullo para intentar alcanzar a los escapados, aunque fue imposible. Hindley le ganó la partida al esprint a Geogheghan, que sube al tercer cajón del podio, y se queda a solo 12 segundos de la maglia rosa que se enfunda ahora Kelderman, su compañero de equipo. Cuarto queda Pello Bilbao a 1:19, justo un puesto por encima de Joao Almeida, que se desmoronó en la etapa y entró en meta, cabizbajo, a 4:51.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios