Menú

El 'supersábado' menos súper de los últimos Seis Naciones

No precisamente por el rugby. Tres equipos mantienen vivas sus aspiraciones matemáticas de llevarse el campeonato más antiguo del mundo.

0
No precisamente por el rugby. Tres equipos mantienen vivas sus aspiraciones matemáticas de llevarse el campeonato más antiguo del mundo.
Irlanda, principal favorita para ganar el Seis Naciones 2020. | EFE

No es marzo. Quedan lejos San Patricio y esas tardes que anticipan la primavera, cada una más larga que la anterior. Nadie peregrinará este fin de semana a los templos del rugby europeo. Nadie poblará sus gradas. Pocos encontrarán refugio en algún pub.

El Seis Naciones 2020, que sigue en disputa, finaliza el sábado con el supersábado menos súper de los últimos años. No precisamente por el rugby. Tres equipos, la mitad de los contendientes, mantienen vivas sus aspiraciones matemáticas de llevarse el campeonato más antiguo del mundo. Irlanda, Inglaterra y Francia. Las de siempre menos Gales.

De ellos, el único que depende de sí mismo es, seguramente, el conjunto que lo tiene más difícil para hacerse con el título. El XV del Trébol, después de vencer con holgura a Italia la pasada semana en Dublín, jugará en París con la necesidad —es difícil imaginar que Inglaterra facilite un escenario diferente— de conseguir una victoria con bonus (cuatro ensayos o más) frente al equipo más en forma allá por febrero y, por lo visto el fin de semana anterior, ahora.

El XV del Gallo ha sido muy superior a sus rivales durante todo el torneo, es decir el año, y tan sólo un traspiés en Edimburgo el 8 de marzo ha evitado que llegue a la última jornada con una mano en la copa. Es más, muy posiblemente aquel día en Murrayfield les privará de una victoria para la que necesitan imponerse a Irlanda por un margen mayor del que consiga Inglaterra sobre Italia.

Es imprevisible una victoria aplastante en Saint Denis, en una dirección u otra. No así que el XV de la Rosa pase por encima de los Azzurri en, más que un partido, el trámite que cerrará uno de los Seis Naciones más atípicos en los 137 años de historia del torneo en todas sus versiones. Los de Eddie Jones, por mucho que vayan de blanco y con rosas, son los villanos perfectos a este lado del ecuador.

Antes, en el primer encuentro del día, Gales y Escocia se enfrentarán sobre la hierba del renovado Parc y Scarlets de Llanelli —¿para qué abrir el Millenium?— con el principal aliciente de ver a Alun Wyn Jones convertirse en el jugador con más internacionalidades de la historia del rugby. El capitán del XV del Dragón y de los British and Irish Lions alcanzará los 149 tests (140 con Gales y 9 con los Lions) para dejar atrás a Richie McCaw, como hizo en su día con Sergio Parisse, Brian O’Driscoll o George Gregan.

Roma y París sin aficionados. El Estadio de Francia y el Olímpico vacíos. Himnos sin abrazos. Pubs cerrados sine die. Jugadores históricos sin aficionados alrededor. Mucho rugby, no tanto Seis Naciones.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios